El dramático viaje de la niña de Mali en el que nueve pasajeros, tres de ellos menores, murieron en el mar



El periódico digital de Alicantur Noticias

Llegada del barco con los 53 supervivientes del barco rescatado el 16 de marzo, en el que se encontró a la niña de dos años que falleció cinco días después en el hospital.
Llegada del barco con los 53 supervivientes del barco rescatado el 16 de marzo, en el que se encontró a la niña de dos años que falleció cinco días después en el hospital.Ángel Medina G. / EFE

Las imágenes del barco que llegó al puerto de Arguineguín (Gran Canaria) el 16 de marzo dieron la vuelta al mundo. Esa noche, dos trabajadores de la salud de la Cruz Roja lograron resucitar in extremis a un bebé de 24 meses en el mismo asfalto que el muelle. La niña falleció seis días después en el hospital maternoinfantil de Las Palmas de Gran Canaria debido a una deshidratación extrema. Ese barco, sin embargo, resultó ser mucho más letal: un total de 62 inmigrantes viajaron allí. Solo llegaron 53 de ellos, de los cuales 10 eran menores de edad. Por lo tanto, otros nueve pasajeros murieron en el océano, entre ellos tres menores, y otras 13 personas terminaron en el hospital, según informaron a Efe fuentes policiales.

La Policía Nacional detuvo a un ciudadano senegalés y a otro gambiano, los capitanes de este barco, y a otros tres que gestionaban otro que llegaba a Arrecife (Lanzarote) el pasado 2 de abril. A ambos viajaron 94 personas, incluidos 15 menores. Los viajes se realizaron sin ningún tipo de medidas de seguridad, chalecos salvavidas, comida ni bebida, según la Policía.

Un juez decidirá si una de esas muertes no solo se clasifica como un asesinato imprudente sino también como un asesinato por lo que le sucedió a otro de los niños que viajaba en el barco. Según investigaciones policiales, durante el viaje este niño no ha dejado de llorar casi desde el inicio del viaje. Los líderes comenzaron a amenazar a la madre y luego colocaron un balde sobre la cabeza del bebé. Cuando su estado se debilitó mucho y casi había dejado de gemir, uno de los capitanes arrebató al bebé de los brazos de su madre y lo arrojó al mar. La madre asegura que aún estaba vivo, dice Efe.

Foto tomada la noche del 16 de marzo en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) a la llegada del barco Salvamento Marítimo Salvamar Macondo con los 53 supervivientes de una embarcación rescatada a 15 kilómetros de la isla.
Foto tomada la noche del 16 de marzo en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria) a la llegada del barco Salvamento Marítimo Salvamar Macondo con los 53 supervivientes de una embarcación rescatada a 15 kilómetros de la isla.Ángel Medina G. / EFE

Cuando la embarcación arribó la noche del 16 de marzo, las autoridades y autoridades sanitarias señalaron el alto grado de deshidratación y fatiga que presentaban para un viaje de cuatro días, una duración supuestamente «normal» y dentro del rango de lo que normalmente es. Necesita un coche para llegar a Gran Canaria desde Dakhla (Sahara Occidental), su punto de partida, a 450 kilómetros de distancia. También les llamó la atención el hecho de que varios niños denunciaron, antes de ser evacuados al Hospital Materno Infantil, que algunas personas habían muerto a bordo de la embarcación y fueron arrojadas por la borda, de lo que ningún adulto había hablado esa noche.

Los sobrevivientes dijeron a la policía que el agua y la comida se acabaron el tercer día del viaje y muchos comenzaron a beber agua de mar, lo que empeoró su situación. El inconveniente había comenzado días antes, de hecho, ya que, según las investigaciones policiales, el grupo había sido previamente llevado por los responsables de la travesía a un punto de la costa donde habían estado escondidos entre cuatro y siete días antes de embarcar, con casi no hay agua. o comida.

Como sucedió con otro bote rescatado el 15 de enero -el bote en el que murió el bebé Alhassane y fue arrojado por la borda en presencia de su madre y su hermana gemela- esos días en la costa fueron cruciales para lo que sucedió a continuación, porque los inmigrantes solo llevaban comida. . por el tiempo que esperaban pasar en el mar. Habían pagado entre 1.500 y 2.500 euros cada uno por un agujero en el barco, informó la policía en un comunicado de prensa el viernes.

Cuando se acabó el agua, los viajeros murieron. Los sobrevivientes dicen que 63 personas salieron de Dakhla, pero llegaron 53 personas: 29 mujeres, 14 hombres y 10 niños (incluido el menor que murió en el hospital maternoinfantil de Gran Canaria). Según sus declaraciones, de hecho, cuando el radar SIVE los detectó a tan solo 15 kilómetros de la costa de Maspalomas y Salvamar Macondo acudió en su auxilio, ya habían fallecido seis adultos y tres menores, entre ellos un niño de unos dos años.

El Fiscal cree que, por ahora, los empleadores pueden ser acusados ​​de al menos cinco asesinatos imprudentes, sin contar la muerte del menor presuntamente arrojado por la borda, que – si finalmente se confirma – también podría convertirse en un cargo de asesinato. . El fiscal también cree que se puede suponer que al menos otras dos personas se suicidaron lanzándose al océano, desesperadas.

Los datos de esta embarcación casi concuerdan con un aviso difundido el 15 de marzo por el colectivo Caminando Fronteras luego de recibir varias llamadas telefónicas de familiares que habían embarcado. Esa ONG española, que trabaja desde Marruecos, informó que el sábado 13 de marzo, a las tres de la madrugada, salió de Dakhla un barco con 64 personas, entre ellas 35 mujeres y unos 15 menores.