El ERC hace un guiño a Junts para inaugurar la investidura de Aragonès



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Pere Aragonès, este viernes antes de la reunión semanal de la Generalitat de Catalunya.
Pere Aragonès, este viernes antes de la reunión semanal de la Generalitat de Catalunya.Rubén Moreno / EFE

El republicano Esquerra ayer dio un paso más a favor de la alianza con Junts para que Catalunya invierta presidente a Pere Aragonès. En un claro gesto de complicidad, los republicanos han anunciado que finalmente votarán la candidatura de la diputada Aurora Madaula para sustituir a Jaume Alonso-Cuevillas en la Mesa Parlamentaria. Cuevillas fue destituido por Junts por oponerse a la estrategia de desobediencia. Aragonès se reunirá hoy en la sede de ERC con su equipo negociador.

Tras varios días de silencio, la vicepresidenta del Gobierno en funciones y candidata a presidente Se pondrá frente a los micrófonos para hacer un balance de la situación y la gravedad del momento debido a la crisis del COVID. Aragonès lanzará un mensaje acompañado de Marta Vilalta, portavoz del partido, para transmitir su confianza en que las negociaciones con los Junts culminarán en un acuerdo. Su discurso tendrá lugar poco después de que ERC vote a favor de Madaula como candidato a segundo secretario de la mesa del Parlamento.

Junts frustró la investidura de Aragonès a finales de marzo con el argumento de que el acuerdo no estaba maduro. Días después, Cuevillas desafió la estrategia de su partido diciendo que era «una tontería» arriesgarse a la descalificación de las resoluciones, dijo, «que no lleva a ninguna parte». El incidente sorprendente e inesperado proporcionó argumentos para el ERC, y Roger Torrent, ex presidente del Parlamento, incluso sugirió que los republicanos no votarían por Madaula si no estaban seguros de la investidura. En los últimos días Laura Borràs, presidenta del Parlamento, o Jordi Sànchez, secretario general de los Junts, se han atrevido a votar por Aragonès y seguir en la oposición.

El soporte de ERC para Madaula fue adelantado ayer por TV3 y confirmado por este diario. Con su decisión, Esquerra quiere demostrar que mantiene sus compromisos con sus socios: la presidencia de la Generalitat por el partido independentista más votado; el del Parlamento, por el segundo, y evitó la tensa situación. La posición de los republicanos ratifica el actual equilibrio de fuerzas en la mesa: dos miembros de la ERC, dos de los Junts, dos del PSC y uno de la CUP. En total, cinco separatistas contra dos socialistas.

Un Comú Podem había designado al diputado Lucas Ferro para el cargo, pero la candidatura no tendrá éxito. Alicia Romero, portavoz socialista, argumentó anteayer que hubieran preferido a Ferro como secretario del Consejo porque hubiera sido más representativo de la diversidad de la Cámara. El Pleno debe votar el nombramiento de Madaula, un doctor en historia contemporánea que llegó a la política en 2017 como independiente para apoyar la denominada lista de presidente dirigido por Carles Puigdemont. Es miembro de la dirección del Consell de la República y forma parte del núcleo duro del presidente.

Cuevillas fue destituido de su cargo después de asegurar a Vilaweb que se negaba a infringir la ley en circunstancias innecesarias. “No sé si tiene sentido descalificarte por llegar a una resolución que no lleva a ninguna parte. La inmolación debe realizarse si es eficaz. De lo contrario, me parece absurdo ”, ha dicho. Cuevillas, que era abogado de Puigdemont, se abstuvo en el voto de la Mesa a favor de delegar el voto de Lluís Puig, diputado y exconsejero de la Generalitat que huyó a Bélgica por no ser procesado por la Corte Suprema en el juicio contra procesada. Cuevillas evitó participar en esa votación para evitar problemas legales. Borràs aseguró este martes que tras esta abstención se acordó con él su destitución.

Mientras tanto, el tiempo se acaba y el 26 de mayo, si no hay acuerdo, se convocará a elecciones. Junts reiteró que no tiene intención de forzar las elecciones y que ERC renueve la coalición gobernante. El último mandato terminó abruptamente en 2020 debido a desacuerdos entre los dos socios. Después de deshabilitar el ex presidente Quim Torra, ambos lo dejaron languidecer hasta las nuevas elecciones.