El estado gastará el máximo histórico en el mantenimiento de carreteras mientras estudia la aplicación de peajes.



El periódico digital de Alicantur Noticias

Vista de conjunto de la A-3 a su paso por Rivas Vaciamadrid (Madrid), el pasado sábado.
Vista de conjunto de la A-3 a su paso por Rivas Vaciamadrid (Madrid), el pasado sábado.FERNANDO VILLAR (EFE)

La incorporación de nuevos kilómetros a la red viaria pública y el déficit de conservación heredado del anterior gobierno harán que el Estado gaste más que nunca en el mantenimiento de su red viaria en 2022. El presupuesto destina 1.371 millones de euros a tal efecto. cifra más alta de la historia, por encima de los 1.330 millones gastados en 2009. Sin embargo, no se recauda nada de las cuentas públicas sobre los futuros peajes de autopistas que el gobierno se ha comprometido con Bruselas a implementar en 2024.

La cifra representa más de la mitad de los 2.463 millones que se invertirán en carreteras. La conservación requerirá el 56% de esta cantidad y el desarrollo de nueva infraestructura, el 44% restante. Al presentar los presupuestos que dependen de su departamento, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, defendió este jueves que esta cantidad «permite mitigar, con mayor determinación e impulso que nunca, el déficit de conservación».

En el Presupuesto 2018 solo se reservaron 786 millones para mantenimiento (la cifra más baja en más de diez años), con el agravante de que estas cuentas se extendieron luego a 2019 y 2020. Para 2021, con el impulso extraordinario del inversor. Recuperación de fondos europeos, la cifra ha saltado considerablemente hasta los 1.240 millones y aumentará un 11% el próximo año.

Al mismo tiempo, en esos años el Estado incorporó más de 1.000 kilómetros de autopistas al no renovar las concesiones de autopistas. Desde la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa en junio de 2018, el tramo de la AP-1 entre Burgos y Armiñón (noviembre de 2018), el tramo de la AP-7 entre Alicante y Tarragona (enero de 2020), la AP-4 entre Sevilla y Cádiz (también en enero de 2020), la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell (agosto de 2021) y otra en la AP-7 entre Tarragona y La Junquera (agosto de 2021). En conjunto suman 1.029 kilómetros cuyo mantenimiento depende ahora de las finanzas públicas.

En contraste con este aumento de los créditos para autopistas, no se desprende de los presupuestos la intención del gobierno, expresada en Bruselas, de implementar un sistema de tarificación por el uso de estas y otras autopistas a partir de 2024. En los planes reformas enviadas a Europa Para recibir ayudas por el coronavirus, el Ejecutivo habló de un «mecanismo de pago» tanto para autos como para camionetas que ayudaría a llegar a fin de mes. Este sistema se aplicaría ampliamente a los 12.000 kilómetros de carreteras de alta capacidad que forman parte de la Red de Carreteras del Estado, aunque podría extenderse a otras carreteras similares que dependan de las comunidades autónomas (aproximadamente 5.000 kilómetros).

Este es un reclamo de larga data del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (antes llamado Desarrollo). Ya en 2018, con el PP al Gobierno, se encargó un estudio a Ineco, empresa pública de ingeniería, para estudiar la viabilidad del suministro. Fuentes informadas del actual proyecto dijeron a Alicantur que la intención es obtener una recaudación anual de unos 1.500 millones, que a la luz de las cifras actuales, sería más que suficiente para el mantenimiento de todas las carreteras españolas. Las cuentas de 2022 citan peajes para indicar que la liberación y descuento de ciertos tramos costará 92 millones el próximo año, lo que incluye reducciones de tarifas por obras de mejora y seguridad vial.

Aparte de las autopistas, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana presentó este jueves un presupuesto global que, en su caso, incluye 19.328 millones, de los que 16.286 millones se consideran inversiones y el resto de gastos corrientes. Se trata de un aumento del 15% en comparación con el año pasado y del 80% en comparación con los presupuestos prorrogados de 2020, un efecto adicional de la ayuda millonaria europea. De los 6.505 millones que saldrán del plan de rehabilitación, poco más de 4.000 se destinarán a la movilidad sostenible y casi 2.000 millones a la rehabilitación de viviendas y 500 millones a la construcción de vivienda sostenible con alquiler social.

Las pólizas de vivienda se llevan 3.290 millones, la cifra más alta de la historia, por el extraordinario impulso a la rehabilitación que llega desde Europa. Pero 663 millones también están reservados para el plan de expansión del parque de rentas sostenibles. los vínculo joven, que, según el ministro, estará listo el 1 de enero de 2022, absorberá 200 millones para dar una ayuda mensual de 250 euros a personas de entre 18 y 35 años que vivan en alquiler y demuestren unos ingresos anuales inferiores a 23.726 euros. La inversión en los ferrocarriles será de 6.743 millones, de los que 2.833 millones se reservarán para la red convencional y de cercanías. Más de 800 millones están reservados para el transporte aéreo y más de 1.000 millones para el transporte marítimo. El ministerio estima que las inversiones que realizará el próximo año ayudarán a crear hasta 350.000 puestos de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *