El exdirector de Acuamed denuncia un desperdicio de 50 millones para recuperar una cuenca de agua limpia



El periódico digital de Alicantur Noticias

El ex director ejecutivo de Acuamed, Arcadio Mateo, denunció un desperdicio de 50 millones de euros Recuperar el embalse de Flix (Tarragona), que ya ha sido limpiado. Este premio fue otorgado por la actual dirección de Acuamed por la sospecha de posibles irregularidades cometidas por el equipo anterior.

El Ministerio de Medio Ambiente aprobó el proyecto de descontaminación química del campo en 2007 y lo asignó a FCC para 133.743.146 euros. Un informe del CSIC de octubre de 2015 indicó que se había descontaminado 98% y por lo tanto se completaron las actividades de descontaminación.

Tras el estallido del caso Acuamed, el nuevo consejo de administración de esta sociedad anónima aprobó la comisión en octubre de 2017 VIAJE la finalización de la remediación del campo Flix con un presupuesto inicial de 44 millones que en última instancia equivaldría a un total de 50 millones. El actual presidente de Acuamed estuvo ausente de la votación del citado premio porque «Ha ocupado cargos ejecutivos en TRAGSA durante más de 25 años».

Posteriormente, Acuamed presentó un informe a la Corte en octubre del año pasado que concluyó los trabajos de campo e indicó que se habían removido 7.232 kg de contaminantes. «menos de un tercio del monto utilizado para justificar la cesión a TRAGSA». Posteriormente, Acuamed notificó al juzgado en enero de este año que se retirarían las tablestacas (estructura de contención) que componen el cerramiento porque se había terminado la descontaminación del tanque.

En un escrito al que tuvo acceso Libertad digital, remitido al Juzgado Central de Educación n. 6 de la Audiencia Nacional, el exdirector de Acuamed expresa «su preocupación por las graves consecuencias que tendría el retiro prematuro de tablestacas, ya que Una de las acusaciones que hizo el Ministerio Público durante estos 5 años de educación es que en octubre de 2015 no se había completado la remediación, apoyando la tesis defendida por los postulantes ”.

Después de estudiar los nuevos informes de Acuamed, Mateo plantea dos interpretaciones en su escritura. La primera es que “el número de contaminantes que quedan tras la finalización del dragado en 2015 fue sensiblemente inferior al contenido en el informe encargado por Acuamed en marzo de 2017. Este error de cálculo, hubiera supuesto sobrestimar el residuo de material contaminante y provocar una ingesta que no es realmente necesaria una pérdida de caja pública de aproximadamente 50 millones de euros «.

En segundo lugar, afirma que «si el número de contaminantes realmente depositados fuera sustancialmente correcto, el resultado de Los 3 años de trabajos de descontaminación de TRAGSA no están justificados ya que la cantidad restante sigue siendo muy alta (Por tanto, el riesgo ambiental asociado, por ejemplo, a los 866 kg de mercurio que aún existen en el campo se mantiene hasta el día de hoy) «

«La situación necesita ser aclarada»

Según el exdirector de Acuamed, «La situación expuesta debe necesariamente ser aclarada, ya que es fundamental para el esclarecimiento del caso en cuestión., ya que en lo que respecta a los materiales contaminantes extraídos según el proyecto de la obra, defendemos que los informes existentes en 2015 justificaron la decisión de frenar el saneamiento. De hecho, así lo resolvió el laudo arbitral. “Está claro que si se levantan las tablestacas, cualquier acción que intente contrarrestar la cantidad de desperdicio restante será imposible”, agrega.

Por eso, Mateo lo requiere, por precaución. la Corte «paraliza la retirada» de las referidas tablestacas y propone que los peritos designados por la Corte, informados sobre la labor de remediación de Flix «publiquen un informe dentro de los 10 días en que, dada la información disponible en resumen, se pronuncien sobre el problema aquí expresado, y que también estoy llamado a ratificar y , en su caso, ampliar el mismo «.

.