El FMI rebaja su previsión de crecimiento para España en 2021 y enfría el optimismo del gobierno



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El FMI rebaja su prevision de crecimiento para Espana en

El Fondo Monetario Internacional (FMI) amortigua el optimismo del Gobierno trasladando parte del crecimiento que tenía previsto para este año a 2022. El organismo que lidera Kristalina Georgieva señala que la economía española se expandirá un 5,7% en 2021, cinco décimas menos que esperado el pasado mes de julio. La previsión del FMI representa el primer recorte de un organismo internacional en sus proyecciones para España desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo una fuerte corrección el mes pasado en sus cifras de crecimiento del segundo trimestre. Las cifras que maneja el instituto con sede en Washington también están lejos del avance del 6,5% en el que se basan los presupuestos elaborados por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. En cambio, eleva su proyección para 2022 al 6,4%.

La economía global busca velocidad de crucero a pesar de los vientos en contra. El negocio no solo no elimina la incertidumbre que plantean las nuevas variantes de covid-19, sino que también agrega más riesgos. Estos incluyen el lento proceso de vacunación en los países en desarrollo, la escasez de suministros o los desastres provocados por el cambio climático. La combinación de estos factores frenó el progreso económico en el segundo trimestre, que fue más débil de lo esperado por el FMI. Ahora las instituciones económicas están observando el aumento de los precios con lupa, lo que pone en problemas a los bancos centrales. Sobre todo en Estados Unidos, que busca un equilibrio para controlar la inflación y, al mismo tiempo, acabar con la lentitud que atraviesa su mercado laboral.

Todas estas cuestiones se trasladan a las previsiones económicas de los organismos internacionales, que suben y bajan con el tiempo con los nuevos retos que impone la pandemia. En España, el INE certificó esta tendencia al realizar una reducción sin precedentes en su estimación del PIB respecto al primer avance del dato correspondiente al segundo trimestre: a finales de julio calculó que era del 2,8%; apenas dos meses después, lo bajó al 1,1%. Este recorte inesperado en el INE anticipó una ola de revisiones a las proyecciones de crecimiento del país. El FMI fue el primero en frenar la euforia: estima que España avanzará fuerte, pero menos de lo que creía hace dos meses. Además, ya no será la economía que más avance este año en la eurozona, a pesar de ser la más afectada por el virus: el golpe en 2020 fue del 10,8%. Italia y Francia, impulsados ​​por las inversiones, lo superarán después de que el FMI haya mejorado sus perspectivas.

Una recuperación «de menos a más»

La Europa que diseña la relación Perspectivas de la economía mundial dibujar varias diferencias. La primera está a punto de empezar, ya que solo España (y Andorra) sufrieron una caída de más del 10% el año pasado. Y el segundo tiene que ver con el proceso de recuperación: algunos países están explotando, como Irlanda, que rebotará un 13% este año; Otros ya se han recuperado y siguen su trayectoria previa a la crisis, como Polonia, y un grupo de países sigue rezagado, entre ellos España. La economía mundial, de hecho, crecerá dos décimas (5,9%) más que España a pesar de que la caída del PIB del país sea tres veces superior a la del conjunto del planeta.

España está llamada a brillar -si nada sale mal- en 2022, cuando avanzará al ritmo más rápido de la eurozona (6,4%) y finalmente recuperará los niveles de Producto Interior Bruto (PIB) previos al estallido de la pandemia. España crecerá impulsada principalmente por la llegada de fondos europeos, cuyo impacto se refleja en las previsiones del FMI, y por su avanzado proceso de vacunación, que se erige como el gran antídoto para seguir abriendo el turismo, el ocio y la restauración. El país, de hecho, se sitúa 20 puntos por delante del resto de economías avanzadas. De media inmunizaron al 58% de la población, cuando en España este porcentaje se acerca al 78%. El secretario de Estado de Economía, Gonzalo García, aseguró a través de su cuenta de Twitter que el informe certifica que «España liderará el crecimiento económico en 2022», siendo el «país más dinámico de la UE» y confirmando que «la recuperación de la que va de menos a más «.

El mercado laboral seguirá mejorando, pero no podrá retomar los niveles anteriores a la pandemia. España logró evitar que estallara el desempleo gracias a la fórmula ERTE, pero el FMI cree que la tasa de desempleo continuará en 2022 por encima de lo que tenía antes del Gran Aislamiento. La agencia espera que en 2021 sea del 15,4% y que en 2022 aumente hasta el 14,8%, frente al 13,78% del cuarto trimestre de 2019. Con estos datos, España seguirá siendo el país de la eurozona con el la mayor parte del desempleo, por delante de Grecia.

En línea con las previsiones del Gobierno, el FMI cree que España cerrará este año con una inflación del 2,2%, la misma que en toda la zona euro. La agencia coincide con el Banco Central Europeo (BCE) en que el aumento de este año en las economías avanzadas es temporal y llegará el próximo año. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha advertido que comprobará que no se produzcan los denominados «efectos de segundo impacto». En otras palabras, que el aumento de los precios de la energía, responsable del aumento, se traslade a otros productos o que los trabajadores exijan aumentos salariales para alimentar esta espiral. Por ahora, eso no está sucediendo. En una de las pocas referencias directas a España, el informe afirma: «En general, la inflación salarial nominal media de la economía sigue siendo baja (Canadá, Alemania, España, Reino Unido, Estados Unidos)». Sin embargo, se espera que la inflación se mantenga alta hasta 2022 en las economías emergentes y en desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *