El G7 acuerda ampliar las líneas de ayuda del FMI para los países con problemas



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Jefes de Estado y de Gobierno del G7, en una reunión online celebrada a mediados de febrero.
Jefes de Estado y de Gobierno del G7, en una reunión online celebrada a mediados de febrero.OLIVIER HOSLET / PISCINA / EFE

Las siete principales potencias mundiales, reunidas en torno al G7, acordaron el viernes la primera expansión de las reservas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en más de una década. El objetivo de la medida es apoyar a los países en desarrollo, aquellos que han visto su financiamiento más cortocircuitado desde el estallido de la pandemia. El anuncio, realizado este viernes por la delegación británica -que preside el G7 este año- no cuantifica cuánto aumentarán los derechos especiales de giro, nombre que recibe el instrumento con el que la organización aporta liquidez a gobiernos en dificultades financieras. Hoy, debido a una pandemia, hay muchos en el mundo en desarrollo que necesitan este apoyo, pero la pregunta es si será suficiente.

La medida aún no ha sido aprobada por los órganos rectores del Fondo, pero con la aprobación de las siete grandes casi se puede suponer que continuará. «El acuerdo de hoy allana el camino para una acción crucial y completa para apoyar a los países de bajos ingresos y garantizar que nadie se quede atrás en la recuperación», señaló el ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, después de la reunión virtual con sus homólogos del G7.

El aumento de los recursos disponibles del FMI debería ayudar a los países más pobres a «hacer frente al pago de necesidades básicas, como vacunas o importaciones de alimentos», según Sunak, quien también anunció que el grupo colaborará con el Fondo para «mejorar transparencia ”En el uso de derechos especiales de giro. Esta medida se suma a la moratoria temporal sobre las obligaciones financieras asumidas por los países más pobres del mundo, acordada en junio del año pasado por el G20. El horizonte inicial de esta suspensión de reembolsos era de seis meses, pero ante las denuncias se volvió a prorrogar por otros seis.

La última vez que el FMI aprobó un aumento de los derechos especiales de giro fue en 2009, justo después de la Gran Recesión que siguió a la crisis financiera mundial. Actualmente hay $ 293 mil millones en circulación en la moneda local del Fondo, que tiene un precio en una canasta de monedas de todo el mundo que consiste en el dólar estadounidense, el euro, el yen japonés, la libra esterlina y el yuan. . En los últimos días, la agencia de noticias japonesa Kyodo él había asegurado que tras este incremento, los derechos especiales de giro en circulación rondarían los 650.000 millones de dólares (algo menos de la mitad del PIB español), mientras que otras fuentes apuntan a 500.000 millones (cifra que el propio Fondo apuntó el año pasado).

La ampliación de los fondos de que dispone el FMI para ayudar a los países en dificultades es una noticia importante que muchos gobiernos llevan meses esperando, pero algunos organismos internacionales, como la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Unctad), ya han advertido que – visto el alcance de la crisis – no es suficiente. «Se necesita mucho más», dijo el miércoles Richard Kozul-Wright, jefe de la división de Estrategias de Desarrollo y Globalización de la entidad, en conversación con este periódico. Para entonces ya especulaba que el aumento sería de medio billón de dólares, «menos de lo necesario».

Tampoco cree la calificadora Fitch que la medida sea la «panacea» que permita a las naciones atribuladas salir de la espiral en la que están inmersas desde el inicio de la pandemia. «Ayudará a los países bajo presión, pero no será suficiente para hacer frente a los desequilibrios más fundamentales del aumento de la deuda» tras la pandemia, observan los analistas de la agencia estadounidense en un informe publicado poco antes de que se conociera la luz verde del G7. .