El gobierno admite que la factura de la luz subirá un 25% este año pero se niega a fijar precios máximos



El periódico digital de Alicantur Noticias

El gobierno admite que la factura de la luz subira

El Gobierno admite que la factura de la luz que pagan los 10 millones de hogares sujetos a la tarifa eléctrica regulada (PVPC o precio voluntario para el pequeño consumidor) aumentará un 25,8% en 2021: alcanzará los 644 euros anuales frente a los 512 euros que tienen .pagado en promedio el año anterior. A pesar de esta escalada de precios que, según todas las previsiones, continuará, el Ejecutivo ha declarado que no intervendrá en los precios finales de la electricidad que paga el consumidor mediante la fijación de techos ni modificará el sistema de piscina con el que se fijan los precios mayoristas de la electricidad.

Así lo reveló la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante su comparecencia este lunes por la tarde en el Congreso de los Diputados para explicar esta espiral ascendente en el precio de la electricidad, cuyo costo mayorista batió récord este lunes. (124,45 euros el megavatio hora), que se volverá a pulverizar mañana hasta alcanzar los 130,53 euros.

Más información

Pese a este incremento, Ribera ha dejado claras una serie de líneas rojas que no está dispuesto a traspasar, tal y como solicita su socio de gobierno United We Can, otros grupos políticos de oposición y organizaciones de consumidores. Los precios finales pagados por el consumidor no intervendrán; no impondrá precios máximos ni mínimos; no modificará el sistema de subastas para fijar el precio mayorista o su mecanismo de precio marginal; y no discriminará a ningún tipo de energía (nuclear e hidroeléctrica en particular) porque violaría las normas europeas.

“Este gobierno nunca promoverá la adopción de medidas que sabemos de antemano que son directamente contrarias a la legislación de la UE. Es lo peor que se puede hacer. No hay nada más perjudicial para los ciudadanos y el tejido productivo de un país que adoptar medidas totalmente contrarias al marco de la UE; Esto acaba convirtiéndose en una pérdida de confianza en el país y multas y sanciones de más interés, en ocasiones a nivel comunitario, o como sucedió recientemente con la tarifa hidráulica (modificada en la fase de gobierno del PP por el ministro José Manuel Soria en 2012). , con sentencias que nos obligan a devolver 1.400 millones a hidroeléctricas ”, advirtió el vicepresidente en referencia a la solicitud de United We Can de fijar precios máximos.

El ministro destacó que los precios mayoristas de la electricidad, triplicados en comparación con hace un año, son solo una parte de la factura (alrededor del 24%), por lo que su aumento no se traslada directamente a la factura. Por todo ello, pidió no recurrir al alarmismo. Además, aseguró que, a pesar de los últimos incrementos, la tarifa regulada sigue siendo un 20% inferior a la tarifa libre (la que establecen libremente las empresas con clientes que la contratan).

Acusación de empresas eléctricas

Sin embargo, acusó a las empresas eléctricas de haber mostrado «poca empatía social» en este período de continuas subidas de precios, y advirtió, con referencia específica a las hidroeléctricas, que se les acusaba del vertido masivo de los pantanos al buscar mayores precios de la electricidad. que modificará la ley de aguas para prevenir este tipo de comportamientos.

Ribera reiteró las dos medidas estructurales que el gobierno tiene sobre la mesa para bajar la factura en alrededor de un 15% en los próximos años. La primera es una fórmula para reducir el llamado ganancias inesperadas Beneficios del cielo, que reciben las centrales eléctricas no contaminantes, principalmente nucleares e hidráulicas, por el aumento del coste del CO₂.

El segundo es la creación de un fondo (Fondo Nacional para la Sustentabilidad del Sistema Eléctrico o FNSSE) para retirar de la recaudación el costo de las primas por renovables en los próximos cinco años, y distribuirlo entre todas las comercializadoras de energía, incluyendo gas y hidrocarburos. Sin embargo, la fórmula elegida para impulsar ambas medidas, el proyecto de ley, retrasará su entrada en vigor, y desató chispas entre los socios del gobierno: Unidos podríamos haber pedido al PSOE que agilizara el proceso por decreto.