El gobierno apoya la exclusión de la delegación de Carles Puigdemont: «Apoyamos la propuesta de Pere Aragons»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Actualizado

Pedro Sánchez delega al ministro de la Presidencia, Flix Bolaos, la coordinación de los trabajos de la mesa de diálogo que se reunirá mañana

Teresa Ribera e Isabel Rodríguez, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
Teresa Ribera e Isabel Rodríguez, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.Javier LiznEFE

En medio de un terremoto dentro del gobierno de Cataluña, en nombre de los participantes en la mesa de diálogo, este miércoles comienza lo que en La Moncloa lo llaman «orden del día de la reunión» en el Ejecutivo y en la Generalitat. Una primera cita, convulsa tras la decisión del presidente catalán, Pere Aragons, de excluir la delegación propuesta por Junts -su socio de gobierno- y en la que Pedro Sánchez delega la coordinación de la obra en Flix Bolaos.

El gobierno apoya y apoya el golpe de Estado en la mesa de Aragón para excluir la representación de Junts, la formación liderada por Carles Puigdemont, ya que incluyó a tres personas que no forman parte del gobierno: el portavoz del partido en el Congreso, Mariam Nogueras y Jordi Turull y Jordi Sánchez, este último sentenciado el 1 de octubre e indultado por el gobierno. Con su decisión, el presidente de Cataluña evita un mal trago y un malestar en La Moncloa.

En el canal de comunicación entre Madrid y Barcelona, ​​en los últimos días ya se había ratificado y se acordó que las delegaciones tendrían que responder ante los integrantes de ambos mandatarios. Así, en La Moncloa, la decisión y actitud de los aragoneses no se sorprendieron. Era lo que esperaban y de lo que hablaban. «Son grupos de trabajo de gobiernos. Se sientan los representantes de los dos gobiernos», concluyó Isabel Rodríguez, portavoz del Ejecutivo y Ministra de Políticas Territoriales, tras la gabinete.

Aunque en un tiempo pasado en La Moncloa se mostraron ambiguos con una posible presencia, por ejemplo, de Oriol Junqueras en la mesa de diálogo, sin dar un portazo fuerte, en fechas más recientes, y asumiendo que Junts no fuera partidario de este foro, cerraron la puerta a quienes no eran miembros del ejecutivo. No sirvió de nada que la única vez que se reunió esta mesa hubiera «extraños» como Elsa Artadi, Marta Vilalta, Josep Maria Jov, este último acusado por el 1-O.

El Gobierno cree que la mesa de diálogo empieza de cero. Que se trata de dos nuevos gobiernos y, por tanto, borrón y cuenta nueva. Hay nuevas reglas y es necesario establecer una nueva metodología. Y ahí es donde se acordó entre los dos directivos que las delegaciones estarán integradas por miembros de estos equipos.

«Nunca entendimos a ningún otro equipo que no fueran equipos de los dos gobiernos», explicó Rodríguez, quien formó parte de la mesa. «Por supuesto que no», respondió si estaban dispuestos a reunirse con Turull y Sánchez. Por eso apoyamos la propuesta lanzada por el presidente de la Generalitat ”. Para que no haya dudas, desde La Moncloa explican que el diálogo y la comunicación es con la presidencia de la Generalitat, es decir, que el papel relevante y principal lo juega Aragón, restando cualquier importancia o influencia a Carles Puigdemont.

Este miércoles, Sánchez y Aragones serán los protagonistas de un encuentro bilateral (el segundo después del celebrado en La Moncloa) y allí sentarán las bases sobre cómo gestionar la mesa de diálogo. A partir de entonces, ambos estarán presentes al inicio de este foro, para salir poco después para que las dos delegaciones entren en el asunto.

El gobierno minimiza la importancia del hecho de que solo ellos y ERC y no Junts se reúnan en el foro. Señalan que la mesa se llevará a cabo, que eso es lo importante.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *