El gobierno bajará el impuesto a la electricidad y limitará el precio del gas



La actualidad en Alicantur Noticias

los Gobierno cortará los impuesto a la electricidad hasta el limite mínimo permitido por la legislación europea (del 5,1127% al 0,5%) y será «empujando» el precio del gas para bajar sus facturas de luz y gas doméstico. Así se anunció a última hora este lunes. Pedro sanchez, que quiso aprovechar su primera entrevista en RTVE en más de un año para adelantarse a las medidas estelares que el Plan de emergencia quien aprobará este martes Gabinete. El paquete de iniciativas tiene como objetivo desactivar la bomba económica y política provocada por la subida sin precedentes del precio mayorista de la electricidad este verano, que le impide aprovechar al máximo los buenos datos de recuperación.

Sin atacarlos directamente, el presidente asestó un golpe a las empresas eléctricas. «Existen empresas energéticas que ahora mismo están tomando un poco beneficios extraordinarios. Para mi esto No creo que sea aceptable, como beneficios derivados de la evolución de los precios de la energía en los mercados internacionales. Por eso lo haremos empequeñecer esos extraordinarios beneficios, ellos pueden pagarlo, y los redirigiremos a los consumidores, dado el aumento del precio del gas en los próximos meses, un pegar la factura del gas y la luz ”, aseguró.

Sánchez no descascaró esta media, que bautizó como una de las «redes de seguridad social» del Gobierno, pero recordó que el proyecto de ley que el Ejecutivo envió al Congreso en junio para recortar el excedente que reciben las centrales nucleares e hidroeléctricas por derechos de emisión de CO2 sin contaminar le costará a las empresas 650 millones de euros al año. «Y haremos lo mismo con el gas también», agregó. «Lo que queremos decirte: aquí todos debemos ser solidarios y hacer un esfuerzo «, insistió. El impuesto a la electricidad, por su parte, lo cobra el Estado en nombre de la autonomías, al que está destinado, con quien previsiblemente tendrá que compensarlos (cerca de 1.4 billones euro por año).

Máximo tras máximo

El tan esperado «Plan de emergencia» El gobierno busca paliar el impacto del aumento mayorista en la factura final que pagan los aproximadamente 11 millones de pequeños consumidores cubiertos por la tarifa regulada PVPC. De no actuarse, la factura media anual de estos consumidores ascendería a 644 euros en 2021, un 25% más que el año pasado. Además de las medidas anunciadas por Sánchez, el paquete incluirá iniciativas para hacer la factura menos volátil, proteger a los clientes más vulnerables y limitar el uso de humedales por parte de las centrales hidroeléctricas.

El mercado mayorista o «pool» ha rociado un lo mejor de todos los tiempos tras otro porque los precios del gas y los derechos de emisión de CO2 que deben tener las plantas contaminantes se están disparando. Este lunes alcanzó un nuevo récord de 156,16 euros el megavatio hora (MWh). Y aunque este martes descienda ligeramente hasta los 153,43 euros, seguirá más de triplicando el nivel de hace un año (48,9 euros). En una situación normal, este precio representa entre el 25% y el 30% de la tarifa PVPC regulada (que beneficia a familias y pequeñas empresas y que es en promedio un 20% más baja que las del mercado libre), pero su fuerte aumento se elevó a unos 50 %.

Además de dar munición a la oposición, esto ha alimentado la tensiones en la alianza de gobierno. El vicepresidente Teresa Ribera Días atrás rechazó enérgicamente la propuesta de United We Can de limitar los precios de las centrales hidroeléctricas y nucleares por considerar que sería contraria a la legislación europea. La formación violeta, sin embargo, sigue ejerciendo presión sobre el ala socialista. Su vocero co-estatal, Pablo Fernández, pidió este lunes al ejecutivo que adopte «medidas ambiciosas» y advirtió que si se revelan «insuficiente», su grupo propondrá nuevas iniciativas. «Al El PSOE lucha por moverse y estamos aquí para convencerlos ”, lanzó.

Comparación ventajosa

El objetivo más inmediato del plan es intentar cumplir con el compromiso de Pedro Sánchez de que los consumidores pagan este año en promedio como en 2018. La referencia, adoptada con el argumento de que es aquí cuando el presidente llegó al poder, Beneficia al Ejecutivo, ya que los ingresos fueron los más altos de los últimos siete años. Además, el propio Sánchez precisó que la factura entonces deberá sumar el incremento del IPC, lo que le da aún más libertad de acción. Sin embargo, para mantener su promesa, el plan debe darse cuenta de que el recibo promedio más bajo en unos 11,3 euros en cada uno de los últimos tres meses del año, lo que se traduciría en una reducción de aproximadamente 20% en comparación con la recepción media de enero a septiembre calculada según las proyecciones vigentes para el conjunto de 2021.

Desde hace un par de semanas, el Ejecutivo viene dando pistas sobre hacia dónde irán las medidas y el vicepresidente económico, Nadia calviño, reiteró este lunes que continuarán en «la misma línea» seguido hasta ahora. En los últimos meses, el Gobierno ha aprobado la reducción del IVA en la factura de la luz del 21% al 10% y la suspensión del 7% del impuesto a la generación hasta fin de año. Además, tomó dos medidas en el Congreso mediante las cuales espera reducir el precio del recibo en aproximadamente una 15% en los próximos años: la creación del fondo para sacar de la factura el costo de las primas de las renovables más antiguas, y el recorte de los llamados beneficios que han caído del cielo de la energía nuclear e hidroeléctrica.

Batería de medidas

Noticias relacionadas

Tal y como adelanta este diario, el Gobierno tiene sobre la mesa la rebaja del impuesto a la electricidad (5,1127%) hasta el límite permitido por la legislación europea, un impuesto recaudado por el Estado y cede a las autonomías (aproximadamente 1.400 millones por año), que por tanto debería compensar. La otra línea de acción que puede tener un impacto más inmediato es liberar la tarifa regulada del mercado mayorista en la mayor medida posible para vincularla a una «canasta de indicadores más estables». En esta línea estudia recuperando la figura de barras de energía primaria (que obligan a las grandes empresas eléctricas a ofrecer parte de la energía generada para promover la competencia y permitir que los pequeños comerciantes y clientes industriales puedan ofertar) y planes para racionalizar la contratos bilaterales a largo plazo (PPA).

El Ministerio de Transición Ecológica también está preparando nuevos subastas renovables (el próximo será el 19 de octubre: 3.000 MW de energía eólica y fotovoltaica, con plazos acelerados); medidas para promover autoconsumo y comunidades energéticas (autoconsumo colectivo); la medida de suministro vital mínimo para consumidores vulnerables que se benefician de la renta mínima de subsistencia; y mirando límites al manejo de humedales por centrales hidroeléctricas, como también adelantó este diario, luego de haber promovido una reducción “escandalosa” en el nivel de algunos embalses.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *