El gobierno excluye apelar al fallo que invalida parte del complejo Hard Rock



El periódico digital de Alicantur Noticias

Él Mandar cree que el complejo recreativo que Piedra dura Los planes para construir en Vila seca i Salou, cerca de Port Aventura, es «más necesario que nunca» en la actual crisis. En cualquier caso, aunque se ha planteado impugnar la reciente sentencia judicial contra el urbanismo del proyecto, en última instancia no lo hará.

Esto lo ha explicado mucho el ‘vicepresidente’ del gobierno, Pere Aragonès, como el ‘ministro’ de Territorios, Damià Calvet, en una comparecencia en el Parlamento. Ambos defendieron las oportunidades económicas que conlleva este proyecto, a pesar de las demoras acumuladas, y en las que argumentaron que el gobierno fortalecerá las garantías en cuanto al interés público.

Aragonès señaló que este proyecto no le costará «ni un euro» al erario público, aunque defendió la conveniencia de incrementar las «garantías» para el Incasòl, mientras que Calvet ha garantizado que el Plan de Ordenación Urbana (PDU) se modificará para ubicar en otras partes los espacios impugnados por una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Calvet se refirió explícitamente a la reciente sentencia del TSJC que declara la PDU parcialmente nula porque parte de la espacios libres y equipamiento Estoy en el area de riesgo químico.

El titular de Territorios remarcó que la sentencia «es favorable» a los intereses de la Generalitat, porque valida todo el plan urbanístico, contrario a lo que pretendía el organismo medioambiental Gepec, y solo cuestiona la ubicación de una parte de los espacios de la llamado sector 1.

“La sentencia no afectará la zona donde se construye el complejo, ni el terreno ni la superficie edificable, ni afectará el precio del terreno”, añadió Calvet.

Por tanto, si bien en un principio explicó que los servicios jurídicos de la Generalitat estaban considerando si se había interpuesto o no recurso, finalmente desveló que el Gobierno no recurrirá, porque falla «a favor de los intereses del proyecto», aunque el Gobierno trabajará para cambiar la planificación urbana, dijo.

Ambos concejales aseguraron que el complejo de ocio de Hard Rock, que incluye hoteles, casino, espacios de entretenimiento y espectáculo, así como un bulevar comercial con tiendas, tiene un impacto económico de más de 600 millones de euros y se espera que genere más de 5.000 plazas de obra una vez construida.

Por otro lado, la mayoría de los grupos de oposición han atacado duramente al Gobierno por argumentar que este complejo «no les costará ni un euro» a los catalanes y han preguntado en varias ocasiones a los concejales por qué el Incasòl debería actuar como intermediario en la venta del terreno entre La Caixa y Hard Rock.

“Esto no es Port Aventura. El elemento principal del complejo es el juego, porque será el casino más grande de Europa”, dijo el diputado de los comunes David Cid, quien pidió al gobierno que no tome ninguna decisión. clave en esta última parte de la legislatura.

Aragonès y Calvet respondieron a la oposición que Incasòl participa en la operación simplemente para evitar cualquier tipo de «especulación territorial» y para garantizar el «control público», y añadieron que el proyecto no afectará a la tesorería de la Generalitat ni implicará riesgos. para la administración.

Según la sentencia del TSJC «el riesgo de revalorización existe, pero es muy pequeño. Es mínimo», dijo Calvet, quien aseguró que en ningún caso este riesgo no recaerá del lado de la Generalitat ni cambiará la situación del Incasòl.

«No podemos tirar por la borda un proyecto que puede generar miles de puestos de trabajo», ha remarcado Aragonès, vicepresidente interino de la Generalitat.

Aragonès explicó que en comparación con el proyecto original, que se denominó BCN World y constaba de seis casinos, el proyecto se redujo en tamaño, por lo que se volvió «aceptable para el territorio».

El vicepresidente ha añadido que el Gobierno tiene la obligación de «estudiar y controlar cualquier proyecto empresarial que suponga una inversión de cientos de millones de euros», y remarcó que con los niveles de paro en Cataluña «no podemos decir que no desde entonces». Empezar. Poner las condiciones y asegurarse de que las inversiones sean robustas, y para ello hay garantía, plazos y requisitos «.

Por otro lado, los dos concejales destacaron que, tras el estallido de la pandemia, Hard Rock, que emitió una fianza de 10 millones, solicitó dos prórrogas de la venta del terreno, por valor de 120 millones de euros, y que el el último de ellos marca la fecha del 15 de diciembre como fecha límite para la firma del contrato.

«El proyecto es más necesario que nunca, porque generará nuevos negocios y ofrecerá nuevas oportunidades» a los habitantes de la zona, dijo Calvet, y agregó que este complejo de ocio debe contribuir también a la reactivación económica de Cataluña y que no está «muerto». sino un proyecto «que está vivo».

Aragonès también ha querido subrayar que la situación económica ha cambiado a tal punto tras la pandemia que, al igual que Hard Rock ha solicitado varias prórrogas, el Gobierno también debe tomar «más precauciones» y «reforzar las garantías», aunque ha insistido en llevar la Complejo de recreación al frente.

«Entre ahora y el 15 de diciembre, las cláusulas» se fortalecerán «para proteger los intereses públicos, dijo Aragonès, y agregó que una vez en funcionamiento, este complejo puede generar ingresos fiscales de entre 272 millones y 312 millones.

.