El gobierno italiano en crisis, colgando de un hilo



El periódico digital de Alicantur Noticias

Corresponsal en Roma

Actualizado:

Italia comienza el nuevo año en medio de un enorme caos político, con el gobierno de Giuseppe Conte colgando de un hilo el ultimátum del ex primer ministro Matteo Renzi, líder de Italia Viva, que amenaza con retirar a sus dos ministros del Ejecutivo. Durante semanas, los italianos han sido testigos del desconcertante escenario de una amarga batalla política dentro de la coalición gobernante, con una serie de vetos, ultimátums y enfrentamientos políticos y personales. Conte ha perdido el control de la mayoría gubernamental. El espectáculo político, sobre todo sacudido por Matteo Renzi, resulta absurdo e incomprensible para los italianos, cuyas preocupaciones hoy son la grave crisis económica y la emergencia sanitaria provocada por Covid, que ya ha matado a casi 75.000 personas, con una media de 500 muertos. . todos los días en las últimas semanas y más de dos millones de infectados desde el comienzo de la pandemia.

El ex primer ministro Renzi ataca al gobierno principalmente por su programa sobre el Fondo Europeo de Reconstrucción, que cuenta con 209.000 millones de euros. El líder de Italia Viva lo considera un plan «sin ambiciones y sin alma», criticando que su partido no fue contado y que el Parlamento fue marginado. Cuando estuvo en el poder, Renzi odió las luchas permanentes entre partidos de izquierda y atacó duramente a los partidos pequeños por sus tácticas para desgastar al gobierno. Es curioso que Matteo Renzi se haya convertido ahora en lo que solía criticar con fiereza: un líder de un partido pequeño (las encuestas le dan apenas el 3% de los votos) de una izquierda dividida inclinada a una lucha política permanente.

Giuseppe Conte aceptó parcialmente algunas de las propuestas de Renzi. Pero el líder de Italia Viva continuó con sus ultimátums y amenazas: «Nuestros ministros renunciarán si no se acepta nuestro plan», reiteró Renzi. El enfrentamiento ya es político y personal. El primer ministro ha decidido llevar la crisis al Parlamento la semana que viene, para comprobar si el gobierno tiene suficiente apoyo. Italia Viva tiene 30 diputados (630 escaños en la Cámara) y 18 senadores de un total de 315. Estos últimos pueden ser decisivos, porque el gobierno tiene una pequeña mayoría en el Senado. Giuseppe Conte espera tener algunos votos fuera de los cuatro partidos que conforman la mayoría: Movimento 5 Stelle, Partido Democrático, Liberi e Uguali e Italia Viva. El transfuguismo político está en la agenda de la política italiana. Al llevar la crisis al parlamento, existen varias posibilidades, incluida una reorganización del gobierno. Giuseppe Conte también podría verse obligado a dimitir, aunque no se puede descartar que vuelva a ser nombrado por el presidente de la República para formar un nuevo gobierno.

Todo es posible hoy en la confusa política italiana. Lo que está claro es que la mayoría de los parlamentarios no quieren elecciones generales, porque más de la mitad no serían reelegidos. Hace tres meses se aprobó una reforma con referéndum que redujo el número de diputados de 630 a 400 y de senadores de 315 a 200. Además, si se celebraran elecciones, el gobierno pasaría a la centro derecha, que claramente ganaría las elecciones . Con el premio que otorga la ley electoral a la mayoría que gana en las urnas, el centro-derecha podría ganar el 60% de los escaños en el parlamento, según las encuestas.

En su mensaje de fin de año, el presidente de la República, Sergio Mattarella, llamó a los políticos «a no perder tiempo ni energías en perseguir ilusorias ventajas partidistas». La advertencia fue muy clara, pero ningún político lo dio por sentado. Muy pronto se verá si los políticos unirán fuerzas, como piden los italianos, para detener la pandemia y salir de la grave situación económica lo antes posible, o si se alcanzará antes el enésimo enfrentamiento de su clase política.

Míralos
Comentarios

.