El gobierno quiere aumentar el presupuesto de defensa al 1% del PIB, pero habrá menos dinero



El periódico digital de Alicantur Noticias

El gobierno de Pedro Sánchez trabaja desde hace algunos meses en la elaboración de lo que podría ser el Presupuestos Generales del Estado desde 2021. Ya ha realizado los primeros acercamientos a las partes más cercanas a sus intereses –incluyendo EH Bildu– Intentar sacarlas adelante y no ampliar un año más las cuentas públicas aprobadas en 2018, de nuevo con el popular Mariano Rajoy en La Moncloa, y que siguen vigentes a día de hoy.

Su escritura la semana pasada Plan presupuestario 2021 y fue enviado por el Ejecutivo a la Comisión Europea el último día del plazo. Este envío preventivo se realiza para que el organismo europeo pueda comprobar que los ejecutivos nacionales pretenden respetar los compromisos de déficit, deuda o gasto que han adquirido con la propia Unión Europea.

El documento gubernamental al que accedió Libertad digital, refleja que la intención del gobierno en este momento es llevar el presupuesto del Ministerio de Defensa al 1% del PIB, un aumento pírrico teniendo en cuenta que hasta ahora había sido adscrito al departamento que dirige Margaret Robles una partida presupuestaria que se situó en el 0,90 por ciento del PIB. Ese 1 por ciento se refleja en cuatro puntos A.3.b del plan.

Esta cifra para la Defensa dista mucho del compromiso alcanzado por el Gobierno con la NACIDO en la Cumbre de Cardiff en 2014, donde se acordó que los miembros alcanzarían el 2 por ciento del PIB en esta área en 2024. España seguirá, de esta forma, siendo uno de los tres países de la Alianza que menos dinero gasta en esta materia, junto a Bélgica y Luxemburgo, y será uno de los pocos que ya no se acerque al porcentaje acordado.

Lo más importante es que este aumento del 1 por ciento no significa que obtenga más dinero, es más, garantiza un corte notable en el bolso económico que la Defensa gestionará debido a la destrucción de la riqueza que ocurrió en el país debido a la pandemia de coronavirus, que según las últimas previsiones del FMI rondará el 13% durante este año 2020.

Esta reducción de efectivo disponible se produce en un momento en el que los militares deben renovar material en los tres ejércitos, a pesar de que el gobierno de Sánchez ha aprobado importantes programas de armamento desde noviembre, debido a la importante caída de la inversión desde 2007, que los colocó en el peligrosa línea roja de inoperabilidad.

Por si esto fuera poco, también está sobre la mesa el bajo salario que pagan los militares de base y los suboficiales de la FAS, lo que llevó a algunos colegios profesionales a convocar las primeras manifestaciones el pasado mes de septiembre para pedir un aumento al gobierno. la remuneración percibida por este personal.

.