El gobierno reformará la ley si la Corte Suprema veta el plan anticrimen



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El gobierno cree que lo peor de la pandemia ha pasado y que el carácter excepcional del estado de alarma ya no es fundamental. Si bien entiende que existen suficientes instrumentos legales para mantener medidas restrictivas, algunas de las cuales atañen a derechos fundamentales, el Ejecutivo argumenta que emprenderá los cambios legales necesarios si la Corte Suprema veta los decretos de algunas autonomías para mantener toques de queda o fronteras. Al mismo tiempo, recuerde que los presidentes regionales pueden solicitar al gobierno que apruebe los decretos de alerta solo para sus territorios.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, argumenta en el artículo firmado este lunes en Alicantur que los avances en vacunación y la fase de la pandemia en España han permitido acabar con el estado de alarma, que considera una buena noticia. Tras sufrir tres oleadas de pandemias que han provocado más de 78.000 muertes, según el Ministerio de Sanidad, y un ligero repunte en marzo que se ha ido recuperando en los últimos días, España aún registra una media de 600 muertes semanales por covid.

MÁS INFORMACIÓN

Las unidades de cuidados intensivos de varias comunidades autónomas (Madrid, País Vasco y Cataluña principalmente) siguen estando masificadas de pacientes con coronavirus, mientras que las tasas de contagio en estos territorios superan o rozan el riesgo extremo.

La tasa de vacunación se aceleró en abril, lo que permite anticipar que la población más vulnerable, los mayores de 60 años y en los que se concentra el 95% de la mortalidad, estarán inmunizados o habrán recibido al menos una dosis antes de mayo. final. Cuando se alcance esta situación, la presión sobre los hospitales disminuirá, según todos los expertos.

«El gobierno entiende», dice el ministro Campo, «que el marco legal es adecuado para combatir la pandemia en la fase en la que estamos». “Es un marco flexible y garante, que permite a las autoridades sanitarias adaptar las decisiones y medidas necesarias a cada situación territorial. Y deben ser los jueces quienes ejecuten la sentencia de proporcionalidad si es necesario adoptar medidas restrictivas de derechos ”, agrega.

Un grupo de agentes vela por la primera noche sin toque de queda en Barcelona.
Un grupo de agentes vela por la primera noche sin toque de queda en Barcelona. JUAN BARBOSA / Alicantur

Los primeros resultados de esta situación presagian un gran problema legal, ya que mientras el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco vetaba las restricciones que el gobierno de Iñigo Urkullu quería imponer en un territorio que padece uno de los peores índices de contagio de todos España., Los jueces de Baleares y la Comunidad Valenciana han aprobado medidas restrictivas similares.

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias se negó este domingo a ratificar «la restricción de entrada y salida de personas» y también se negó a autorizar la restricción de la libertad de circulación de los ciudadanos durante la noche.

La decisión del tribunal canario, integrado por cinco magistrados, contó con dos votos individuales disidentes, lo que demuestra una vez más las enormes diferencias de opinión que surgen entre jueces y fiscales de los diferentes territorios a la hora de decidir si las principales medidas de restricción de derechos fundamentales pueden o puede que no se apruebe sin un estado de alerta.

El gobierno aprobó una ley la semana pasada para que la Corte Suprema pueda unificar la doctrina en torno a estas disputas en poco tiempo. Para ello, tanto el Ministerio Público como las administraciones autonómicas deberán recurrir las resoluciones de los distintos tribunales superiores. El ministro de Justicia anuncia que si las resoluciones del alto tribunal «revelan la necesidad de más cambios legales, serán estudiadas y propuestas a los tribunales».

Campo también recuerda que «los gobiernos autonómicos siempre tienen la posibilidad de solicitar la declaración para su territorio, con los fines que crean, del estado de alarma». El Ejecutivo se ha comprometido a apoyar esta posibilidad.