El Gobierno y el PP llegan a un acuerdo para renovar todas las altas instituciones excepto el Poder Judicial



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El Gobierno y el PP llegan a un acuerdo para

El Gobierno y el PP llegaron este jueves a un acuerdo para renovar el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Síndic de Greuges y la Agencia de Protección de Datos, según han confirmado fuentes de La Moncloa y del PP. El pacto excluyó al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), como quería el pueblo popular. El trato se cerró en menos de 24 horas luego de dos reuniones y varias conversaciones entre el secretario general del partido, Teodoro García Egea, y el ministro de la Presidencia, Relaciones con los Tribunales y Memoria Democrática, Félix Bolaños. Las negociaciones continuarán discretamente para buscar un acuerdo también en el órgano de gobierno de los jueces, pero de momento el pacto lo deja fuera.

El miércoles por la mañana, luego de que Pablo Casado ofreciera a Pedro Sánchez renovar todas las instituciones excepto el CGPJ, Bolaños llamó a García Egea y encontró un arreglo para reunirse de inmediato. El trato fue sencillo, porque prácticamente se cerró en febrero, cuando el PP vetó al juez Prada por el CGPJ y todo se paró. «Si quieres, nos vemos esta tarde», le dijo García Egea a Bolaños. Y lo hacen así. Se reunieron en el Congreso a última hora de la tarde y en unas horas se concretó el pacto. Los plazos son los de febrero: reparto equitativo en el Constitucional, de dos en dos -aquí hay que ver si el PSOE vende una acción a Unidos Podemos- que no cambia la mayoría conservadora y en principio cambio total del Tribunal de Justicia. Auditores, donde el PP debería perder la mayoría que tiene, dada la correlación de fuerzas en el Congreso.

Pasadas las 10 de la noche del miércoles, luego de esa primera reunión y algunas llamadas telefónicas, se anunció con un comunicado idéntico de los dos grupos que las conversaciones se habían reanudado. Bolaños y García Egea volvieron a reunirse esta mañana en el Congreso para concluir el pacto. Y lo hicieron con mucha facilidad, volviendo al camino trazado en febrero. Los nombres, ahora prácticamente cerrados, no se han formalizado por ahora, pero fuentes socialistas asumen que la presencia actual de mujeres en el Tribunal Constitucional tendrá que mantenerse o superarse, son solo dos de 12, y una de ellas, Encarnación. Roca, está entre los renovados en este lote, por lo que en los nombres elegidos tanto por los socialistas como por los populares debería haber jueces. Poco después del final de la segunda reunión en el Congreso, también se dio a conocer un acuerdo anónimo con otra declaración idéntica, demostrando el éxito de la negociación. E inmediatamente aparecieron Bolaños y García Egea para celebrar el pacto.

La renovación de estas instituciones se llevará a cabo en un pleno que se celebrará la semana del 25 de octubre, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado. Los integrantes de estos órganos en la nueva etapa serán «de reconocido prestigio y consenso», y se darán a conocer en los próximos días, según el comunicado que ambas partes acordaron y dieron a conocer al mismo tiempo. En la nota oficial de La Moncloa se dice que el acuerdo es entre el PSOE y el PP, pero Unidos Podemos insistir en que es un pacto del Gobierno de coalición y los populares, y por tanto este grupo está incluido en ese acuerdo, aunque no han negociado directamente. Por tanto, este grupo tendrá representación en los nombres para renovar las organizaciones, según fuentes de United We Can, aunque nadie quiere desvelar posibles candidatos por el momento. Mientras tanto, el popular asegura que «esto es un acuerdo PP-PSOE» y no quiere saber nada de Unidos Podemos.

Tanto Bolaños como García Egea se felicitaron por el acuerdo, aunque el ministro insistió en que el gobierno ahora quiere que este acuerdo se extienda al CGPJ. El PP asegura que este pacto se produce porque Casado decidió ponerse en contacto el miércoles en la sesión de control. “Esta vez la mano extendida de Casado la cogió Sánchez”, dijo García Egea, quien sin embargo se aseguró de mantener su solicitud de cambio de sistema electoral antes de renovar el poder judicial. En cualquier caso, García Egea dejó claro que las conversaciones continúan. «Todo es posible con la voluntad y con la intención de consentir y ceder», remarcó el número dos del PP en el patio del Congreso, tras un discurso conciliador en el que habló del «deseo de consenso» del PP y de la «absoluta normalidad» que «hablan un partido de gobierno y el líder de la oposición».

El PP, aclaró García Egea, cree que esta renovación del CGPJ debe hacerse «con la normativa vigente», pero al mismo tiempo los populares quieren que se acuerde un cambio en la ley para que la próxima renovación, cuando llegue Para ello, viene ahora.Hizo un nuevo método de selección de miembros, de modo que los jueces elijan directamente a 12 de los 20 miembros. El secretario general del PP ha destacado que su partido quiere «garantías» de que se cambie la ley, y fuentes de la cúpula popular explicaron entonces que estas garantías pasan por «un cambio en la ley» que regula el método de elección del Poder Judicial. .que se hace «al mismo tiempo» con el acuerdo de renovación del CGPJ. «Una cosa y la otra se podrían votar en pleno», precisaron estas fuentes.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en rueda de prensa tras asistir a un pleno del Congreso este jueves.EDUARDO PARRA / PRENSA EUROPA / VIDEO: EFE

El acuerdo llega ocho meses después del último intento fallido, cuando socialistas y populares solo renovaron RTVE, dejando fuera todo lo demás por una discrepancia sobre los miembros que debían formar parte del CGPJ; en particular, por elección del juez de Caso Gürtel, José Ricardo de Prada, a quien el PP vetó por no poder entrar al turno de abogados por ser magistrado en activo.

El Poder Judicial, el órgano más complejo a renovar y el más poderoso de todos, continúa en cambio más de mil días después, con el mandato vencido por falta de acuerdo entre PSOE y PP. Finalmente, el gobierno aceptó la renovación parcial que Pablo Casado ofreció a Pedro Sánchez desde la plataforma del Congreso el miércoles. El ejecutivo quería un pacto global, pero terminó aceptando que estaba dividido, dadas las diferencias con el órgano de gobierno de los jueces.

El Gobierno entró así en la senda trazada por el PP, con la intención de dejar muy claro que si no hay renovación es por el bloqueo popular, porque los socialistas estaban dispuestos a pactar, como se demostró en un acuerdo que no tomó ninguna decisión. 24 horas para configurar. En una convocatoria y dos reuniones se cerró. El gobierno ahora confía en que es muy claro para la opinión pública que es el partido de Casado el que está bloqueando la renovación del poder judicial.

Bolaños y García Egea, que nunca han roto vínculos, ahora seguirán hablando en voz baja para ver si ese acuerdo es posible. El problema aquí es que el PP pide que antes de cerrar la renovación el PSOE se comprometa a aprobar un cambio en el sistema electoral, y los socialistas se niegan porque creen que esta nueva fórmula, con más competencias para los jueces y sus asociaciones, consolidaría una mayoría. .Permanente conservador en el poder judicial, cualquiera que sea el voto de los ciudadanos. Los socialistas creen que si solo se pusiera sobre la mesa la negociación del mismo órgano de gobierno que los jueces, sería fácil acordar un reparto de miembros de 10 a 10, que ya estaba muy avanzado en febrero, cuando la última negociación fracasó. . clima.

Ahora el PSOE confía en que el tiempo y la situación cada vez más insostenible en tribunales estratégicos como el Tribunal Supremo harán que el PP se replantee el bloqueo; y al mismo tiempo los populares confían en que el PSOE cederá con el cambio en el sistema electoral. La trepidante negociación del resto de organizaciones demuestra que basta con un cambio de voluntad política y todo se resuelve en pocas horas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *