El Ibex pierde un 2,32%, su segunda peor sesión en lo que va de año



La actualidad en Alicantur Noticias

Fachada del edificio de la Bolsa de Madrid, 30 de junio.
Fachada del edificio de la Bolsa de Madrid, 30 de junio.Marta Fernández Jara – Europa Pr / Europa Press

Los mercados han acogido con entusiasmo el paso del BCE desde un paradigma que parecía inamovible: cambiar la meta de inflación del actual “por debajo, pero cerca del 2%” a una meta algo más flexible que permita superarla en caso de ser necesario. La realidad es que la sesión estuvo más marcada por el miedo a la expansión de nuevas cepas del virus, especialmente la variante delta. Así que ha sido pintado de rojo desde su apertura. En el caso del Ibex 35 de España, cerró con una caída del 2,32%, la segunda más alta en lo que va de año (justo por detrás del -2,89% del 20 de abril). El resto de los principales mercados europeos también están en rojo: el Euro Stoxx perdió un 2,21%, el CAC francés un 2,01% y el Dax alemán un 1,77%.

Más información

De esta forma, las bolsas de valores no reaccionan con incrementos al cambio en la meta de inflación. Y sí, con descensos por el aumento de infecciones, además de otras inquietudes de los inversores. Por ejemplo, la Reserva Federal de EE. UU. Puede comenzar a retirar el estímulo monetario antes de lo esperado. «El anuncio del BCE no es una gran sorpresa y no cambia mucho las cosas, de ahí la falta de reacción del mercado», explica Esty Dwek, directora de estrategia de mercado global de Natixis IM Solutions. La falta de respuesta a pesar del cambio en el objetivo del IPC significa más flexibilidad y permite al Banco Central Europeo mantener el estímulo y la ayuda anticrisis por más tiempo. Este cambio beneficia principalmente a los países más endeudados, como España.

Está claro, por tanto, que en la mente de los inversores la evolución de la pandemia todavía pesa mucho más que otros indicadores. En efecto, este jueves se anunciaron nuevas restricciones en países como Japón, que declaró el estado de emergencia durante los Juegos Olímpicos, que se celebrarán sin espectadores por el avance del coronavirus.

Entre las empresas, las caídas de la Bolsa española fueron lideradas por Iberdrola (-4,58%). Le siguen BBVA (-3,6%), Banco Sabadell (-3,57%), Indra (-3,51%), Almirall (-3,19%) y ACS (-3,04%). Solo Solaria (+ 1,59%) y PharmaMar (+ 0,8%) fueron positivas. Los analistas esperaban una sesión con pocos cambios. Apertura bastante plana en una sesión casi desprovista de referencias, entre las que solo podemos destacar el dato semanal de paro en Estados Unidos, que podría seguir su progresiva mejora, y con el foco en la presentación de la revisión estratégica del BCE que Lagarde lo llevará a cabo ”, dijo en su comentario diario Renta 4 Banco.

En el mercado cambiario, por su parte, el euro ganó levemente peso frente al dólar, aunque primero permitir una mayor inflación podría tener el efecto contrario. El alza a la fecha es del 0,42%, hasta $ 1,1839 por euro (el miércoles se pagó a $ 1,1789). En el caso del precio del crudo, su evolución ha sido muy diferente en los últimos meses, impulsada por la recuperación económica y el aumento de la demanda mundial de petróleo. El barril de Brent, la referencia en Europa, alcanzó los 77,16 dólares el lunes (el más alto en tres años). Desde entonces ha comenzado un ligero descenso, aunque logró romper la tendencia este jueves y se aprecia un 0,6% a $ 73,87.

Pesimismo en Asia

En los mercados de renta variable asiáticos, que empezaron temprano su sesión, la jornada estuvo marcada por el pesimismo y perdieron alrededor del 1%. Por tanto, se mantienen en el nivel más bajo de las últimas seis semanas a pesar de la tendencia positiva con la que cerró Wall Street el miércoles. Un retroceso que se explica principalmente por el aumento de casos de coronavirus y el apoyo a los bonos y al dólar.

Los temores de que la recuperación económica de China pueda alcanzar su punto máximo ha desencadenado una serie de movimientos por parte de las autoridades del gigante asiático. Esto, por ejemplo, provocó que el rendimiento del bono a 10 años alcanzara su nivel más bajo en 10 meses. «El sentimiento del mercado se está volviendo un poco inestable», dijo a Reuters el analista de OCBC, Terence Wu.

Retirada del estímulo por parte de la Fed

En Estados Unidos, el repunte de la inflación y una economía fuerte en los últimos meses han llevado la posibilidad de una retirada anticipada del estímulo en el centro del debate. De hecho, los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed ya han abordado el tema y creen que una planificación adecuada es fundamental para evitar choques económicos, ya que podría arruinar la recuperación si se hace demasiado pronto. Este matiz es el que evitó la unanimidad porque algunos de los presentes creen que aún no hay avances sustanciales en la recuperación económica.

En la última reunión de la Reserva Federal ya se sorprendió con la anticipación de la subida de tipos hasta 2023. Y ahora todas las luces apuntan a una posible reducción del programa de compras, lo que sería un paso decisivo hacia la normalización monetaria. Varios de los participantes confían en que la situación económica seguirá mejorando y las condiciones para esta retirada de estímulos se darán antes de lo esperado, según el acta del encuentro. Por tanto, el debate permanece abierto.