El incendio de Sierra Bermeja se apaga 46 días después y tras arrasar casi 10.000 hectáreas



El periódico digital de Alicantur Noticias

El incendio de Sierra Bermeja se apaga 46 dias despues

La Junta de Andalucía ha declarado extinguido el incendio de Sierra Bermeja, al norte de Estepona (Málaga). Lo hizo 46 días después de que una o más personas prendieran el fuego intencionalmente la noche del 8 de septiembre. Hasta 1.100 soldados lucharon contra la especial virulencia de las llamas, que acabó con la vida de un bombero, obligó a evacuar a casi 3.000 personas y arrasó 9.581 hectáreas -según los últimos cálculos de la Junta de Andalucía- hasta que pudieron ser controladas en septiembre. 14. Desde entonces, los equipos de Infoca han trabajado en el suelo para enfriar el subsuelo, donde la combustión ha devorado las raíces y la turba seca, amenazando con volver a la superficie, hasta considerarla extinta. La investigación sobre quién provocó intencionadamente la primera chispa sigue en curso por parte de miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que desarrollan su labor en secreto judicial.

El incendio fue uno de los peores de la historia de España. Llamada sexta generación, adquirió su propia dinámica que generó pirocúmulos, nubes de fuego, que hicieron que las llamas fueran incontrolables e incluso crearon nuevos brotes. La orografía del terreno y, según algunos bomberos, la falta de mantenimiento de los caminos forestales y las puertas cortafuegos hizo más difícil combatir las llamas, que llegaron a tener más de mil soldados en tierra y cincuenta aviones de diferentes puntos de la ciudad. España echando agua sobre las zonas afectadas. “Fue un mes y medio de trabajo duro. Gracias a todos los que habéis dejado el alma para que esto suceda y mi recuerdo del bombero fallecido ”, ha subrayado esta tarde el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, En Twitter, cuyo gobierno anunció hace unos días 4,6 millones para la «fase de emergencia» de las obras en la zona quemada. “Un incendio que quedará para siempre en nuestra memoria por la pérdida de su compañero Carlos Martínez Haro. Ve por él nuestro primer pensamiento ahora mismo «, indicaron por la misma red social en el perfil del Plan Infoca.

Finalmente, fue la lluvia la que sofocó el incendio del 14 de septiembre, luego de seis días de pesadilla para las cerca de 3.000 personas desalojadas de seis municipios de una región que esperan que las administraciones cumplan sus promesas de ayuda y pidan que se pongan los medios. .Para que el desastre ecológico no vuelva a ocurrir. «Hay que sentar las bases para que no se repita», subraya el alcalde de Genalguacil, Miguel Ángel Herrera, quien cree que existe un gran desequilibrio de recursos entre municipios pequeños como el suyo, de 401 habitantes, y los de la Costa del Sol “El problema de fondo es la despoblación”, insiste Herrera.

Las últimas cifras dadas a conocer por la Junta de Andalucía indican que 7.300 de las hectáreas de bosque calcinado son de propiedad pública (el 78% de las tierras afectadas) y otras 2.000 son de propiedad privada. Según datos de la administración, la mayor parte de la superficie corresponde a Estepona, con 4.209 hectáreas, el 43% del total. De hecho, la imagen de Sierra Bermeja desde este pueblo costero ofrece un paisaje en el que el color negro se ha convertido en protagonista, suplantando la alfombra verde que presentaba la montaña hasta finales del verano. En los municipios de Casares, Jubrique y Genalguacil se quemaron más de mil hectáreas cada uno. También se vieron afectadas las ciudades de Júzcar (654), Faraján (304) y Benahavís (0,22). También se quemó parte del bosque de abetos, de alto valor ecológico y único en el mundo. La plataforma del Parque Nacional Sierra Bermeja estima la pérdida de más de mil ejemplares, lo que la Junta de Andalucía niega. «Estamos peor ahora que en 2011», dice Javier Martos, portavoz de la institución, quien también critica la falta de ambición del Plan de Conservación del Pinsapo impulsado desde hace una década por la administración regional. «Es una especie única, en peligro de extinción como el lince y hay que dedicarle grandes esfuerzos, no como es ahora», subraya el directivo.

El Fiscal General del Estado señaló en un documento que las pruebas indicaban una «etiología intencional» del incendio. Los agentes de Seprona continúan sus investigaciones para encontrar al autor o autores que, cerca de la carretera que conduce a Genalguacil, prendieron fuego con un mechero a un montón de basura y piñas en dos puntos separados por unos metros a los que se sumó. sustancia. La labor de los investigadores es declarada secreta por el Juzgado de Instrucción número 3 de Ronda con el fin de proteger el trabajo de la policía y evitar filtraciones de noticias «que pudieran frustrar» esta labor. Fuentes de la Guardia Civil subrayan la dificultad de llegar a los responsables y, si se puede, también es complejo acumular pruebas para obtener una condena que podría llegar a los 20 años de prisión porque el incendio era «peligroso para la vida» poniendo a los habitantes de la las ciudades y viviendas esparcidas por la zona de riesgo, según ha explicado el delegado de Medio Ambiente del Fiscal de Málaga, Fernando Benítez.