El inspector jefe de Gürtel acusa a la dirección policial del PP de torpedear investigaciones



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Manuel Morocho, inspector jefe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF), asistió al Congreso en 2017.
Manuel Morocho, inspector jefe de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF), asistió al Congreso en 2017.Jaime Villanueva Sánchez /

Inspector jefe de policía Caso Gürtel y el inspector Manuel Morocho de la casilla b del PP, detalló las maniobras del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón en 2015 para apartarlo de la causa de la corrupción en el partido conservador. profundidad de las investigaciones. Según el informe más sensible sobre los profesionales de Gürtel 81 067 que localizaron a Morocho el número de la tarjeta, se encuentra entre los testigos de referencias actualmente en Turquía. Caja fuerte en la cocinaConspiración parapolítica para comprometer documentos para PP, exfuncionario financiero Luis Bárcenas.

En su declaración ante el juez, a disposición de EL PA AccessS, el policía manifestó que en 2013 y 2014 Bárcenas nunca fue informado de la existencia de un operativo encubierto con el pretexto de rastrear y monitorear a su familia. para apoyar su unidad Caso Gürtel. Porque en realidad, según Anticorrupción, la llamada Operación Cocina no intentó aportar datos a la investigación de Morocho que encabeza Pablo Ruz, uno de los entonces jueces de la Audiencia Nacional. El dispositivo, fabricado en el Ministerio del Interior y con fondos asignados, supuestamente de familiares de Bárcenas, intentó jugar un papel ofensivo para los líderes del pueblo en prisión. Y, de paso, sacarlos del alcance judicial. La cocina es una de las 25 piezas separadas del macro resumen de Tándem sobre los hechos corruptos del comisionado retirado José Manuel Villarejo, quien se encuentra en prisión desde noviembre de 2017.

Morocho, jefe de uno de los grupos de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la policía, declaró ante García-Castellón el 21 de febrero de 2019. Mientras avanzaba la investigación contra Gürtel, fue citado en el despacho de Eugenio Pino, subdirector de operaciones, máximo mando uniformado de la Policía, y fue imputado en Mutfak. Pino, designado por el ministro Jorge Fernández Díaz, es considerado el creador de la convocatoria. policía patrióticaEl grupo de dirigentes del organismo que utilizan recursos públicos para perjudicar a Podemos o al independentismo y apoyan al PP y filtran informes ficticios sin revisión judicial.

Según Morocho, el alto mando le «ordenó» pasar a Subgerente Operativo. El inspector le dijo al juez: “Dijo que necesitaba que estuviera allí desde ese momento (…) dijo que no tenía posibilidad de decir que no. La transferencia, que comenzó en enero de 2015 y duró un año y medio, se manejó administrativamente bajo el paraguas de una división temporal de tareas.

Morocho intentó resistir y explicó a sus superiores que este traslado dañaría las investigaciones de Gürtel. En su relato, sus jefes le dijeron que la medida no era correcta e incluso «inaceptable». Sin embargo, el principio antepasado y jerárquico de Pino era más pesado y el traslado no se detuvo: “Tuve que mover físicamente las oficinas compartidas en ambos lugares tratando de cumplir con lo que tenía que hacer. [mientras] Continuó asumiendo el papel de ”responsable de la investigación de la casilla b del partido conservador, así como de los vínculos entre las empresas de Francisco Correa y el PP. Morocho no era una persona común: era quien seguía y dirigía la instrucción en la UDEF.

«Sentí que no estaba muy claro qué hacer conmigo», dijo el inspector sobre su cambio. «Se les dijo que apoyaran la investigación o el análisis de los documentos financieros con los que estaban trabajando, y se les dijo que necesitaban un experto para evaluar esto», dijo Morocho en un comunicado lleno de renuncia. El fiscal pregunta entonces directamente si Gürtel ha interpretado sus investigaciones como un acto que les afectaría. «Realmente», responde el inspector, «mi primera impresión fue: quieren sacarme de aquí para que no pueda hacer mis actividades normales». Y enfatiza: “Aunque intenté completar y armonizar ambos, el tiempo que pasé allí, lo que hizo retroceder el trámite, generó retrasos en la elaboración de los informes acumulados en el tiempo”. «Mi trabajo de gestionar los informes sobre el procedimiento se vio perjudicado», se queja.

El comisario Enrique García Castaño, imputado en Cocina, confesó al juez que el Ministerio del Interior le comunicó que era necesario averiguar si «Bárcenas compró unos discos duros en la sede del PP, donde aparecía la financiación de las donaciones del PP». Pagos realizados en B … ”. Según la propia UDEF, intentaron sabotear las investigaciones con Cocina y dar a los dirigentes del PP un «arma para negociar». El juez culpó a Fernández Díaz y la Fiscalía Anticorrupción exigió lo mismo para María Dolores de Cospedal, exsecretaria general del partido, pero se ha negado por el momento.

Un reportaje sobre Villarejo

En su declaración, Morocho enfatizó que su trabajo dentro del Subgerente Operativo fue ineficiente. Redactó varios documentos sobre lo que tenía que hacer, pero finalmente no se los entregó a nadie, porque cuando comunicaba sus resultados verbalmente o por escrito a sus superiores, ellos decían que «ya no estaban interesados». Uno de estos análisis tuvo que hacerse con el Comisionado Villarejo, por ejemplo. El inspector le dice al juez que Villarejo recibió un documento del Sepblac (Servicio Antilavado de Dinero) sobre su trabajo y luego de analizarlo pensó que había indicios de lavado de dinero.

Morocho enumera al magistrado todas las irregularidades que encuentra: estructuras institucionales, transacciones inmobiliarias y flujos de dinero sospechosos; uso de regiones «no cooperativas» en cuestiones de información financiera; o el uso de los llamados líderes. Todo esto pasó posteriormente al inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, quien trabajaba para Pino, pero no quiso saber nada del asunto.

«Me dijo que se trataba de unas empresas que se fundaron en una época política anterior, ligadas a una dinámica de lucha contra ETA … Pero me dijo que le dijera al subdirector de operaciones si quería saber el resultado. Yo se lo dije y me dijo que no quería saber nada al respecto». En ese momento, en la cúpula de la Policía se había abierto un caso sobre la posible ilegalidad del trabajo sucio de Villarejo, encomendado a Fuentes Gago. Ese archivo ha sido archivado.

Aprovechando su declaración ante Morocho García-Castellón, la cúpula policial del PP se escondía detrás de que Kitchen intentaba recuperar el dinero secuestrado por Bárcenas en paraísos fiscales, pero de la desconocida existencia de la investigación de Gürtel que dirigía, y además, de «contar con apoyo de inteligencia policial para incentivar la investigación por blanqueo de capitales». no tenía ningún interés objetivo «. Y si Bárcenas tiene más información, explica que tiene algunas dudas de que «esté pasando algo» y «alguna preocupación»: «El PP o el Gobierno si puede sacarlo o no e incluir a algunas personas».