El Instituto de Salud Carlos III subestima las muertes de la segunda ola



La actualidad en Alicantur Noticias

El exceso de muertes observado por los registros civiles desde julio es, según datos del Instituto Nacional de Estadística, 11.000 muertes más que el año pasado. Sin embargo, estos datos entran en conflicto con el Sistema de Vigilancia de Mortalidad Diaria (MoMo), que reporta un exceso de 5.200 muertes.

¿Cómo es posible esta diferencia? EL PAÍS detectó este error luego de comparar las cifras. Los problemas parecen estar en el MoMo. Preguntado por este diario, el equipo que lo gestiona, desde el Instituto de Salud Carlos III, confirma la situación: «Se está subestimando el exceso de muertes». Explique que están trabajando en un cambio para lanzar una nueva versión en los próximos días. Esta revisión acercará los datos a los ya publicados por el INE, el doble de las muertes reportadas hasta el momento.

Tanto el INE como el MoMo observan las mismas muertes [las líneas negras en el gráfico]: Recolectar datos de defunciones reportadas de registros civiles a través del sistema Inforeg Esto cubre el 93% o el 94% de los registros. A continuación, el INE eleva la cifra para corregir esta falta de cobertura.

Las discrepancias se relacionan con las muertes esperadas. El exceso se basa en el cálculo de la diferencia entre las muertes observadas y la cantidad que se esperaría en condiciones normales. El INE hace un cálculo muy sencillo: solo compara las muertes observadas este año con las del pasado, lo que sería normal. En cambio, el MoMo usa un modelo más complejo (descrito en este informe) lo que parece ser el origen de sus problemas: al evaluar las muertes que espera todos los días, considera las muertes de los años anteriores, pero también las de los últimos 365 días. Esto significa que sus expectativas de muerte ahora han aumentado a partir de muertes anormales desde marzo. Todos los días desde entonces esperan más muertes que en años anteriores, por lo que el exceso que calcula, la diferencia entre lo observado y lo esperado, es artificialmente bajo. Y se separa del INE.

«De hecho, el modelo corrige la tendencia alineando la mortalidad de los años anteriores con la actual, utilizando la mediana anual», explica el equipo de MoMo a este diario. «Debido a las características del año 2020, su mediana sobreestima las muertes esperadas, por lo que subestima el exceso de muertes».

De hecho, el MoMo ya reconoció este problema el 24 de junio. Debido a la especificidad de este año 2020, su cálculo de muertes esperadas no funcionó: «Debido a la alta mortalidad observada durante los meses de mayor impacto del covid-19, la mediana [de la mortalidad de cada año] ha asumido valores anormalmente altos, sobreestimando también los valores esperados de mortalidad «. En la misma nota anunció que se había realizado un cambio en el cálculo. Sin embargo, los problemas de MoMo continuaron: «Esta corrección no fue suficiente», explican ahora.

Además, los inconvenientes del MoMo parecerían afectar sus cálculos también en 2019, cuando no se ha producido una nueva pandemia. Al menos, según los datos y el modelo que publican actualmente en su sitio web. Como se ve en el gráfico a continuación para 2019, la cantidad de muertes esperadas en MoMo en ese año ya es alta y es más alta durante casi todo el año que las muertes reales observadas. Por otro lado, los cálculos del INE, comparando 2019 y 2018 sin mayores ajustes, acercan la diferencia entre muertes esperadas y observadas (como es lógico en un año normal).

El MoMo utiliza un modelo por una razón razonable: quiere ajustar su estimación de muertes esperadas con las lentas tendencias de mortalidad en el país. A medida que la población crece, las muertes también lo hacen lentamente. En España, este crecimiento, con altibajos, ha sido del 0,8% en los últimos años. El INE no hace este ajuste, pero no parece muy relevante, hay unas 3.000 o 3.500 muertes en un año, o unas 800 de julio a la actualidad. El resto del exceso, hasta 11.000, sería anormal.

La metodología INE es bastante común. Lo usan por ejemplo en Mortality.org, de la Universidad de Berkeley o en este artículo recientemente Publicado en JAMA (Revista de la Asociación Médica Estadounidense). Estas fuentes suelen utilizar un promedio de cinco años como muertes esperadas. Repetimos el cálculo del exceso con los datos del INE para el período 2015-2019 y los resultados apenas se mueven: el exceso sigue oscilando en torno a las 11.000 muertes, que sería un poco menos, ya que a medida que aumenta la población Es lógico que haya otras muertes.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en todo el mundo

– Descarga la aplicación de seguimiento para España

– Buscador: la nueva normalidad de los municipios

– Guía de actuación contra la enfermedad