El juez deja a Rato en libertad condicional porque tiene más de 70 años y demuestra su reintegro



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El juez deja a Rato en libertad condicional porque tiene

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis de Castro, dictó este jueves una orden otorgando libertad condicional al exvicepresidente del Gobierno y expresidente de la Bankia Rodrigo Rato, condenado a cuatro años y medio por el escándalo de las cartas. Negro y preso desde el 25 de octubre de 2018. La decisión, que se tomó ese mismo jueves por la tarde, se produce después de que las instituciones penitenciarias propusieran su liberación hace dos semanas, teniendo en cuenta que el político tiene más de 70 años (cumplirá 72 años). en marzo) y muestra un «pronóstico favorable» para la reintegración.

En el auto, al frente Vozpópuli ya la que también tuvo acceso Alicantur, el juez se remite al artículo 196.1 del Reglamento Penitenciario, que contempla la concesión de la libertad condicional a los reclusos en sus setenta o que deban llegar a esa edad durante su condena. El magistrado también respalda su decisión de que fue la primera detención de Rato, que los hechos delictivos por los que fue condenado son antiguos (más de ocho años), que pagó la responsabilidad civil impuesta por la justicia y que disfruta desde octubre de un semi -Régimen de liberación controlado electrónicamente bajo el cual estaba cumpliendo su condena en su domicilio.

Además, el magistrado señala que el exvicepresidente del Gobierno participó «de manera positiva» en un programa de rehabilitación con reuniones de justicia restaurativa con las víctimas, similares a las que en su momento celebraron los presos de ETA arrepentidos en reintegración. de Vía Nanclares. Rato cuenta en conversación telefónica con este diario que, en los últimos dos meses, ha participado en sesiones grupales de dos horas lideradas por un psicólogo junto a otros cuatro internos que, como él, se encontraban en semilibertad. «Todos dijeron por qué fuimos condenados y hablamos de las víctimas de nuestros crímenes».

El programa, realizado por CONCAES (Cofradía Penitenciaria de España), supuso un encuentro de todos ellos con una víctima. En concreto, con el padre de un joven que había sufrido un secuestro exprés en Venezuela y que le contó a Rato y al resto de internos cómo había sido la experiencia. Como parte del programa, el exvicepresidente también participó en el trabajo voluntario la pasada Navidad. «Ayudé a distribuir juguetes a los niños de las familias de otros reclusos», explica.

Por todo ello, y a pesar de no haber cumplido las tres cuartas partes de la sentencia (lo haría el 7 de marzo de 2022), uno de los requisitos que establece el artículo 90.2 para otorgar la libertad condicional, el juez le otorga la libertad condicional. Eso sí, el magistrado exige a Rato que «observe diversas reglas de conducta» hasta el vencimiento de la sentencia, que tendrá lugar el 21 de abril de 2023. Por tanto, el político debe estar «sujeto al cuidado y supervisión del familiar o amigo . y acepta su custodia «o, en su defecto,» bajo un esquema de autogarantía «, es decir, se compromete él mismo. También es necesario establecer una ubicación y una dirección residencial, «teniendo que notificar al tribunal cualquier cambio».

Finalmente, los servicios sociales de la prisión harán un seguimiento de su situación, a lo que Rato deberá comunicar si «es detenido, implicado, acusado, acusado o condenado en una causa penal» durante el período de prueba. Rato tiene pendiente otro caso judicial, en este caso por presuntos delitos relacionados con sus bienes. Si bien la decisión del juez supervisor de prisión aún está sujeta a apelación, el hecho de que la Fiscalía se haya pronunciado a favor de la libertad condicional sugiere que no apelará.

El ex director general del FMI fue condenado en febrero de 2017 por la Audiencia Nacional por un delito de malversación en el caso de la tarjeta. negro por Caja Madrid, uno de los escándalos más graves de la crisis financiera de principios de la última década. Él y otros 64 consejeros y directivos de la entidad gastaron 12,5 millones entre 2003 y 2012 en opacas tarjetas de crédito del tesoro que les fueron entregadas con cargo a su retribución mientras la caja quebraba y se nacionalizaba.En el actual Bankia, un rescate que costó € 22,424 millones de dinero público. El Tribunal Supremo confirmó la sentencia y el 25 de octubre de 2018 Rato ingresó al penal de Soto del Real. Sus últimas palabras públicas, justo antes de atravesar los muros de la prisión, fueron: “Quiero decir que acepto mis obligaciones con la sociedad, que acepto los errores que pude haber cometido. Pido disculpas a la sociedad ya aquellas personas que se hayan sentido decepcionadas o lastimadas ”.

Desde la cárcel, Rato asistió a las sesiones del otro gran proceso judicial en su contra: el de la OPV de Bankia, que dirigía y por el que la Fiscalía pidió ocho años y medio de prisión por fraude y falsa contabilidad. El tribunal nacional lo absolvió a él y a los otros 33 imputados el pasado mes de septiembre, lo que provocó que el juez supervisor de prisión le concediera el tercer grado o régimen abierto días después, que los demás condenados en el caso de los papeles opacos que ya habían disfrutado. prisión. Hasta entonces, las instituciones penitenciarias le habían negado esta ventaja precisamente porque aún estaba pendiente la decisión de la OPI de Bankia.