El juez del ‘caso Neurona’ cierra por segunda vez la investigación sobre el fondo solidario de Podemos



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El juez del caso Neurona cierra por segunda vez la

El juez Juan José Escalonilla, instructor de la Caso de la neurona, ha presentado por segunda vez la línea de investigación abierta por el supuesto robo de dinero del fondo solidario Podemos, un fondo al que los funcionarios públicos del partido donan parte de su sueldo con fines sociales y que la oposición ha llegado a definir. «Casilla b». El magistrado, que se vio obligado a reabrir estas investigaciones tras ser ordenado por la Audiencia Provincial de Madrid, concluye además que «no existen indicios racionales de la presunta comisión de un delito de mala administración», según consta en un automóvil liberado este viernes. a los que tuvo acceso Alicantur.

Más información

Esta parte de la macrodeclaración se basó en la denuncia interpuesta por José Manuel Calvente, ex abogado de formación ante la dirección. El abogado dijo al juez -un comunicado que el fiscal encontró plagado de «rumores» y rebajado de valor – que se habían destinado 50.000 euros del fondo solidario para pagar a los miembros de Podemos a través de la asociación # 404Comunicación Popular. En concreto, dijo el diputado Rafael Mayoral, también vocero del partido. Pero el magistrado Escalonilla lo rechaza una vez más tras analizar los informes de la Brigada de Investigación Antilavado de Activos y Anticorrupción de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Fiscales), perteneciente a la Policía del Estado, donde la cifra se rebaja en primer lugar a 30.000. euros. a esta organización de dicho fondo de la fuerza política de izquierda.

El juez destacó que el dinero transferido a # 404 Comunicación Popular fue destinado «a los fines de esa asociación», que se especializa en «iniciativas de comunicación del movimiento popular y defensa de los derechos humanos», y no terminó en los bolsillos de ninguna miembro del Can. Este monto, reflejado también en los débitos en las cuentas bancarias de la institución, estaba destinado «estrictamente a cubrir los gastos derivados de la realización de actividades correspondientes a fines asociativos», subraya el instructor, quien informa en su auto cómo se han verificado los pagos. los 6.800 euros pagados por el alquiler de una plaza; los 3.357 euros para el “diseño, edición, maquetación y realización del anuario de actividades”; y los 2.635 euros utilizados para comprar una cámara.

La Caso de la neurona nació como una macrocausa que está disminuida. Tras la denuncia de Calvente, el juez abrió seis grandes líneas de investigación. Cinco de ellos ya han sido depositados: además del referido al fondo solidario; los que tramitaron los contratos firmados con la consultora ABD Europa para las elecciones del 28 de abril de 2019; los costos adicionales en la reforma de la nueva sede del partido; el supuesto acceso sin permiso del domo al disco duro de un empleado; y el de las supuestas bonificaciones por adiciones a Rocío Esther Val, jefa de formación, y Daniel de Frutos, su tesorero (también apartados en dos ocasiones).

De momento, solo queda abierta la educación por servicios contratada con la consultora mexicana Neurona para las elecciones generales de abril de 2019, única línea de investigación que ha apoyado el ministerio público. En este mismo julio, de hecho, el juez amplió el plazo de instrucción por otros seis meses. En un primer momento, el magistrado concentró sus investigaciones para averiguar si el acuerdo firmado con la empresa era «falsificado» y el trabajo que se había pagado nunca se había realizado. Pero ahora, después de que Podemos ha facilitado 1.400 archivos, entre fotografías y vídeos, para justificarlos, Escalonilla asegura en un coche que no hay «experto para la realización de dichos vídeos y proyectos presuntamente realizados por trabajadores contratados por Neurona». cuenta tanto por su cantidad como por su calidad «.

Además, el juez Escalonilla se refirió a otras tres líneas de investigación derivadas de la Caso de la neurona, después de que otra abogada de Podemos se enfrentara a la dirección, Mónica Carmona, denunciara otras presuntas irregularidades. También se depositaron dos de estos derivados: sobre el supuesto cobro por parte de Pablo Iglesias, exlíder del partido, de las costas judiciales en las que estuvo representado por abogados de formación; y las supuestas donaciones irregulares del partido a una entidad social ya la fundación Instituto 25-M, vinculada al partido. Por su parte, el magistrado José María Escribano mantiene vivo al tercero: el bautizado caso de niñera, sobre la presunta utilización de una consultora por parte de Irene Montero, Ministra de Igualdad, para cuidar a uno de sus hijos.

Podemos ha arremetido contra todas estas investigaciones, a las que llama «organizaciones» para perseguir a miembros de la cuarta fuerza política del país. El portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, calificó todo de «basura falso [falsa]»:» La cantidad de atrocidades, engaños y calumnias que ha dicho la derecha (ultra) política y mediática sobre nuestro fondo solidario, llamándolo caja B, como el de los criminales del PP. Bueno, cerrado ”, dijo, por ejemplo, sobre la línea de investigación ahora cerrada por segunda vez.