El juez del ‘caso Púnico’ absuelve tres cargos del PP



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El juez de la
El juez del «Caso Púnico», Manuel García Castellón.EFE

Manuel García Castellón, juez de instrucción de Caso púnico, Una trama de corrupción vinculada a las administraciones gobernadas por el PP, decidió este viernes sobreseer provisionalmente el caso abierto a tres ex altos cargos: el ex alcalde de Gandía (Valencia), Arturo Torró; el exsecretario de organización del PP en esa ciudad, Dionisio Oller, y el exsecretario general, Víctor Soler.

La investigación puso a estos tres exlíderes populares sospechosos de pactar con el empresario Alejandro de Pedro para que, al recaudar dinero público del Ayuntamiento de Gandia, hiciera un trabajo reputacional en las redes sociales y en Internet a favor del ex alcalde.

El juez sostiene que el Ayuntamiento de Gandia «no pagó cantidad alguna a Madiva, empresa de Alejandro de Pedro», ya que las facturas emitidas «fueron devueltas y no pagadas por el Consistorio».

Siete años de demanda

La Caso púnico Comenzó a formarse en 2014, a raíz de una comunicación del Ministerio Público de Suiza sobre la existencia de una cuenta bancaria a nombre de Francisco Granados, quien durante muchos años fue secretario general del PP y consejero regional.

El instructor también recuerda que, en esta parte separada del caso, “las actuaciones realizadas no permitieron acreditar que otros servicios contratados por el Ayuntamiento de Gandia a Eico -otra de las respetables empresas web que tenía Alejandro de Pedro- no se prestan «. El hecho de que los contratos fueran ofrecidos como «menores», señala el instructor, «puede ser un asunto administrativo, pero no puede ser motivo de persecución penal».

El juez no considera suficientemente probado que los fondos públicos que el Ayuntamiento de Gandia dedicó a una serie de servicios prestados por la empresa de De Pedro se hayan desviado a otras obras en beneficio de particulares.

“No se hizo ninguna diligencia para constatar que los informes se refieren a aspectos privados, la imagen personal del alcalde. Mucho menos se ha podido probar que estas denuncias se hicieron a petición del señor Torró, y al final no se ha probado que los pagos realizados por el Ayuntamiento de Gandia se hayan realizado precisamente para mejorar la reputación personal del alcalde. «