El juez envía a Jordi Pujol y sus siete hijos a los tribunales por la trama de corrupción familiar



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El juez envia a Jordi Pujol y sus siete hijos

Una de las familias más poderosas de Cataluña durante décadas finalmente se sentará en el banquillo de los acusados. El magistrado Santiago Pedraz, instructor de la Audiencia Nacional, dictó este martes el auto de apertura de juicio oral contra Jordi Pujol i Soley, expresidente de la Generalitat, sus siete hijos y otras 11 personas -entre ellos varios empresarios y Mercè Gironès, ex- esposa del hijo mayor Jordi Pujol Ferrusola – por la supuesta trama corrupta que el político tejía alrededor de su figura para lucrar con ella. El fiscal pide nueve años de prisión para el exlíder de la fallecida Convergència Democràtica de Catalunya (CDC).

La resolución de la jueza Pedraz -quien ya excluyó del juicio a la esposa del expresidente, Marta Ferrusola, por la «demencia grave» que padece- revisa en 14 páginas los delitos que han cometido el Ministerio Público, el Ministerio Público y el Ministerio Público. acusación atribuida al clan Pujol: como asociación ilícita, blanqueo de capitales y contra el erario público, entre otros. Incluso el partido político Unidos Podemos, personificado como una acusación popular, mantiene en sus conclusiones provisionales la de una organización criminal, por lo que también se procesó a los actores involucrados en la trama.

El juez José de la Mata, que precedió a Pedraz en el cargo y dictó la acusación en julio de 2020 tras ocho años de investigación, describió cómo el clan diseñó una red de influencias desde su «posición privilegiada» para enriquecerse. Hasta el punto de acumular un » patrimonio excesivo «gracias al cobro de comisiones ilegales. En la misma línea, Anticorrupción habla de «una red de mecenazgo» tejida en torno a la poderosa familia para «distribuir grandes ganancias», fruto de la contratación pública que dependía de las administraciones bajo el control de la CDC. Dinero que luego se ocultó al Tesoro mediante «operaciones de blanqueo sistemático».

Según la investigación de la Audiencia Nacional, toda la familia era parte de esa supuesta estructura ilegal. Cada miembro desempeñaba un cierto «rol» que le permitía operar de manera «concertada», entre otras cosas, para abrir cuentas en el exterior y transferir fondos entre ellos. La Fiscalía incluso establece tres niveles: en lo alto de la trama estaba la pareja Pujol-Ferrusola «para dirigir las operaciones». Abajo, los hijos Jordi y Josep, para los que el ministerio público pide 29 y 14 años de prisión respectivamente, «gestionan los beneficios de la actividad descrita», junto a Mercè Gironès. La última escala fue ocupada por el resto de la descendencia (Pere, Oleguer, Oriol, Mireia y Marta), por lo que pide ocho años de prisión: “Se beneficiaron directa y conscientemente del producto de conductas anteriores, contribuyendo a su ocultación. . «

La celebración de la audiencia oral contra la familia, que aún no tiene una fecha fija en el calendario, marcará un punto de inflexión en la política regional y nacional. El nombre de Jordi Pujol forma parte de la historia reciente de Cataluña y España: figura clave en la lucha antifranquista y en la Transición, ocupó el cargo de presidente de la Generalitat durante 23 años y estuvo al frente de los CDC durante más de tres décadas. Además, uno de sus hijos, Oriol Pujol, que se convirtió en el sucesor de Artur Mas, también adquirió una enorme influencia institucional: ocupó el cargo de portavoz de Convergència en el Parlamento y el de secretario general.

Depósito millonario

Pedraz solicitó a Jordi Pujol Ferrusola, en el plazo de 10 días, el depósito de 7,5 millones de euros para cubrir cualquier responsabilidad civil que pudiera surgir en este proceso por los delitos contra las autoridades fiscales que se les imputan. Por su parte, le pide a Mercé Gironés 400.000 euros.