El juez juzga a ‘El Chicle’ por la violación de su cuñada en 2005



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El juez juzga a El Chicle por la violacion de

Vanessa R., hermana gemela de Rosario, esposa de chicle Hasta que trascendió el horror de la muerte de Diana Quer, no pudo obtener apoyo legal ni familiar cuando se atrevió a denunciar que su cuñado la había violado. Era 2005, la niña tenía 17 años cuando todo sucedió y la investigación terminó cerrada porque el informe forense no aportó pruebas concluyentes. También porque su presunto agresor tenía una coartada que le había dado su esposa, la misma que le dio cobertura durante un buen tramo de la investigación por la desaparición de Diana Quer. La demanda por la violación de Vanessa se reabrió en 2018, después de que la Guardia Civil decidiera examinar con lupa la historia de este delincuente habitual (narcotráfico, conducción temeraria y hurto) que, a la luz de los nuevos hechos, resultó ser un depredador de mujeres. Ahora, cuando José Enrique Abuín Gey cumple una prisión permanente revisable, el juez abre el camino para un nuevo juicio al aceptar su juicio por la violación de su ex cuñada.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Noia (A Coruña) fijó para el día 26 siguiente el interrogatorio de Abuín Gey por la agresión sexual de la que se le considera su primera víctima en enero de 2005. Según ha informado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia , el juez indica en el auto que los actos de instrucción «demuestran pruebas suficientes» de que los sospechosos han cometido «actos que han violado la libertad sexual» de la denunciante. Así, Vanessa, que se mantiene firme en su relato, cuenta que un familiar se ofreció a acompañarla a clase mientras caminaba hacia el instituto. La niña se subió al auto y él se salía de la carretera. Finalmente, detuvo el coche en un campo del municipio de Lousame, Coruña, en la misma comarca gallega donde el criminal siempre ha tenido su radio de acción.

Más información

Una vez allí, según orden judicial, robó el celular de la joven, cerró el auto con el candado de seguridad y la intimidó con un cuchillo o navaja que según la víctima tenía en la guantera. La testigo también explicó que, con un cuchillo en la mano, la acusada le ordenó que se desvistiera y realizara una felación. Ella se negó, pero luego, según el relato de la víctima, Abuín sacó una caja de condones y le dijo que eligiera «el sabor». Posteriormente, el presunto violador se puso el condón y la penetró. El juez concluye que la niña fue obligada a tener relaciones sexuales.

Tras el presunto asalto, según la ordenanza, la habría dejado cerca del instituto, «no sin antes informarle que, si ella lo hubiera denunciado, habría matado a su hermana, su hija». [la de Abuín, sobrina de la víctima] y luego iría por ella y sus padres ”. También le dijo que la violó como «espía», porque la menor le había dicho a su hermana que unos meses antes, en julio de 2004, su marido le había tocado el pecho encima de la ropa.

La instructora asegura en la memoria de la Fiscalía de Chicle que los hechos tienen las características de un delito de violencia sexual con penetración vaginal. También defiende que el caso se agrava por «prevalimiento» (porque la víctima era su cuñada y tenía 17 años), y «uso de cuchillo». El juez excluye que esta violencia sexual sea prescrita, por tratarse de delitos contra la libertad sexual e indemnización con víctima menor. En el auto, el magistrado recuerda que el plazo de prescripción se cuenta desde el día en que el interesado alcanzó la mayoría de edad, en 2005, por lo que no se prescribirá hasta 15 años después sin proceso judicial, y el trámite con él a partir del Los sospechosos fueron reabiertos en 2018.

Sin embargo, hay otras infracciones que han expirado. En su resolución, el juez entiende que tanto el episodio de abuso sexual que presuntamente cometió el imputado en 2004 sobre su cuñada (cuando le tocó el pecho) como el delito de amenazas (advertencias de muerte para asegurar su silencio tras la violación) ) prescrito en 2010.

En cuanto al delito de violencia sexual, el juez de Noia insiste en que hay «indicios claros». Señala que el relato de la víctima durante todos estos años «ha sido consistente y consistente» y que ha sido corroborado «por los resultados de otras diligencias de investigación». El hecho de que Abuín Gey ya haya sido condenado por el secuestro, violación y asesinato de Diana Quer, cometido en agosto de 2016, y también por intentar meterse en el maletero del coche y agredir sexualmente a un vecino de Boiro (A Coruña) en Navidad 2017, «refuerza los signos de veracidad». Según el instructor, encontrará «lo mismo modus operandi«.

La orden alega que el imputado «habría realizado los hechos solo, sin la ayuda de ningún cómplice o coautor». También se observa que en los tres casos las víctimas tenían «características físicas similares». Joven, alto, delgado y moreno con pelo largo. Aún con tantos años de diferencia, agregó el juez, «existen paralelismos en su forma de actuar, cuando confiscan los celulares de las víctimas y usan alguna herramienta peligrosa, cuchillo o similar, para amenazarlas y lograr su propósito».

En el auto, contra el que puede interponerse recurso, el tribunal establece que el imputado debe aportar una fianza de 10.000 euros para garantizar las responsabilidades económicas que en adelante se le impongan. El interrogatorio del día 26 se realizará mediante videoconferencia con la prisión.