El juez retrasa una de las líneas de investigación abiertas contra Podemos en el ‘caso Neurona’



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El juez retrasa una de las lineas de investigacion abiertas

Podemos agregar una pequeña ganancia en el conocido como Caso de la neurona, la investigación que abrió el juez Juan José Escalonilla tras recibir una denuncia de financiación irregular interpuesta por un ex abogado del partido, José Manuel Calvente. El magistrado decidió desestimar una de las líneas de la investigación, que trata de los contratos con la consultora ABD Europa LDA, tras haber concluido la «falta de pruebas racionales» que apuntan a que son «simulados». Esta decisión del instructor se conoce un día después de que el adiestramiento lo reprendió que su juzgado aún no ha trasladado el recurso interpuesto para sobreseer el caso a la Audiencia Provincial.

“Otra acusación falsa presentada contra Podemos. Ya he perdido la cuenta de cuántos van. Por supuesto, sirvió para llenar horas y horas de mentiras y calumnias en las reuniones. Tendremos suerte si la rectificación tarda cinco segundos. Difama, que algo queda ”, dijo este viernes Pablo Echenique, portavoz del partido en el Congreso, tras conocer la noticia, adelantada por eldiario.es. «Otra acusación que no acaba en el aire», tuiteó la cuenta oficial de entrenamiento. «Es infame lo que se está haciendo contra Podemos», reiteró Pablo Fernández, titular de la Secretaría de España Vaciada y secretario general regional de Castilla y León.

La decisión de este juez disuelve un caso que comenzó en diciembre de 2019, cuando Calvente apareció en un cuartel de la Guardia Civil en Cataluña y relató una serie de supuestas irregularidades en las cuentas de Podemos. Esa denuncia acaba finalmente en manos del instructor, que ha abierto una demanda por delitos de malversación y mala gestión con múltiples ejes: los contratos firmados con diversas consultoras (Neurona y ABD Europa LDA) para las generales en abril de 2019. ; trabajar para reformar el nuevo lugar de formación; el pago de «bonificaciones» mediante complementos; la salida «opaca» de fondos del llamado fondo solidario, al que altos funcionarios donan parte de su salario para destinar el dinero a proyectos sociales; y acceso no autorizado al disco duro de un empleado.

Podemos ha defendido su inocencia desde el principio y acusa al juez de abrir un «caso general» a partir de «rumores» recogidos por su ex abogado. El Ministerio Público, por su parte, ya ha pedido que se cierre todo el caso, a excepción de las investigaciones de contratos con Neurona, sobre las que la Fiscalía del Tribunal de Cuentas expresó sus sospechas al evaluar la posible «comisión de delito de falsificación de documentos mercantiles y delito electoral ”. Pero, de momento, el juez ha dejado de lado la parte relativa a ABD Europa LDA, según auto de 7 de septiembre pasado, al que tuvo acceso EL PAÍS.

En ese documento, el magistrado recuerda que el Tribunal de Cuentas verificó esos contratos con ABD: “No haber apreciado irregularidades en los gastos en que incurrió el partido político Unidos Podemos”. Por ello, añade, «sólo es posible concluir que no existen pruebas racionales que demuestren que los contratos aportados por el denunciante -de 25 de febrero, 19 de marzo, 12 de abril y 3 de mayo de 2019- sean contratos simulados». El juez, que anuló todas las investigaciones que había pedido a la policía al respecto, agrega que la ejecución de los servicios encargados por el consultor estaba «justificada».

El grupo de izquierda espera que las sospechas sobre sus contratos con Neurona terminen de la misma manera, porque en esa parte del caso también están investigando si aceptaron trabajar con la citada consultora latinoamericana que nunca se llevó a cabo. Además, esta pequeña victoria es otro globo de oxígeno para Podemos, que esta semana vio cómo la Fiscalía Anticorrupción también rechazó que Pablo Iglesias fuera investigado en el Tribunal Supremo desde Caso Dina.