El ministro de Justicia defiende la declaración de estado de alarma tras la decisión del Tribunal Constitucional: «El encarcelamiento ha salvado 450.000 vidas»



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El gobierno de Pedro Sánchez está muy molesto por la sentencia del Tribunal Constitucional emitida este miércoles, que anula la medida más dura del estado de alarma decretado durante la pandemia y que considera, para aplicar el encierro, el estado de excepción. Según fuentes de La Moncloa, el Ejecutivo respeta la sentencia, pero muestra su sorpresa por «su carácter inédito» y reitera que el decreto que aprobaron -que está anulado- «era absolutamente imprescindible para salvar vidas». La ministra de Justicia, Pilar Llop, en una comparecencia este miércoles por la tarde, defendió que «el encierro ha salvado 450.000 vidas».

Llop dijo que el gobierno declaró estado de alarma el 14 de marzo de 2020, «solo tres días después» de que la Organización Mundial de la Salud declarara la pandemia «dada la extrema emergencia sanitaria y la rápida propagación» de la enfermedad. «El deber del gobierno era tomar medidas inmediatas, urgentes y proporcionadas», agregó.

El ministro aseguró que el gobierno «respeta los criterios» de la Corte Constitucional, pero cree que su actuación «cumple con los parámetros constitucionales, según afirman cinco magistrados» de la corte. «El gobierno quiere indicar que analizará a fondo esta resolución», dijo Llop.

El ejecutivo, según confirmó el ministro, pretende profundizar la sentencia constitucional, aprobada con seis votos contra cinco, cuando sea publicada. Ese estrecho margen, insisten fuentes gubernamentales, muestra el enorme «debate interno que ha suscitado este fallo». «El gobierno lo defiende sin este instrumento [el decreto del estado de alarma] no habría sido a tiempo para detener el virus y no habría sido posible mantener las medidas necesarias para detener su avance más allá de los 60 días «, insisten las mismas fuentes, que defienden que sus medidas fueron» en cumplimiento de la Constitución y la ley orgánica del estado de alarma «.

«Estamos ante una decisión sin precedentes», critican La Moncloa en referencia a la sentencia, «ya que todos los países que nos rodean han recurrido a fórmulas similares, dentro de sus respectivas leyes, para combatir la pandemia». Fuentes gubernamentales también recuerdan que el Tribunal Constitucional se pronunció tras el recurso de casación presentado por Vox: «Una formación que, entre otras cosas, votó a favor del estado de alarma cuando se presentó por primera vez al Congreso».

Los dirigentes socialistas consultados por Alicantur aseguran que esta no es una sentencia legal sino «política» y que el voto de la Corte (seis a cinco) a favor de la presentación de uno de sus magistrados, Antonio Trevijano, solo servirá porque la política acusa al gobierno de haber manejado la pandemia con una disposición inconstitucional, a pesar de estar convencido de que el instrumento legal utilizado para tomar las medidas fue adecuado.

Estas mismas fuentes indican que los efectos prácticos de la sentencia sobre los ciudadanos serán mínimos, ya que lo único que habrá que estudiar es cuántas multas ya cobradas habrá que devolver tras una sentencia que anula solo un artículo del estado de decreto de alarma.

La sentencia excluye la responsabilidad patrimonial del Estado por el cierre forzoso de numerosas actividades comerciales, disposición que considera constitucional amparada por el decreto de alarma, y ​​refrenda también el artículo que exigía el cierre de centros educativos para la habilitación de clases virtuales.