El misterioso caso del portavoz de Bildu que suplantó la identidad de un colega



La actualidad en Alicantur Noticias

La portavoz de EH Bildu de Vitoria, Miren Larrion, habló en enero de 2019 con el exalcalde del PP, capital alavesa, Javier Maroto.
La portavoz de EH Bildu de Vitoria, Miren Larrion, habló en enero de 2019 con el exalcalde del PP, capital alavesa, Javier Maroto.L. Rico

Ha pasado un mes desde que Miren Larrion, portavoz de EH Bildu en el ayuntamiento de Vitoria, presentó su dimisión y el misterio que rodea a la política sigue sin estar claro. Lo que la llevó a suplantar repetidamente la identidad de un colega no se filtró. Larrion incluso cambió su imagen física para parecerse a la otra mujer y así completar un plan tan tosco como parece estar organizado. Abrió una cuenta bancaria con 300 € a nombre de la persona, además de una dirección de correo electrónico, un teléfono celular y un apartado postal.

Una trampa tendida por Ertzaintza para desenmascararla, el 22 de febrero, destapó el caso y precipitó la renuncia de Larrion y el final de una prometedora carrera política. Sus ambiguas explicaciones – «Explicaré esto en el proceso judicial que se desarrolla», aseguró, y el silencio de su partido – «es un asunto personal», dijo un portavoz – han aumentado los rumores sobre sus motivos.

Larrion había ganado un aura de credibilidad más allá de la ortodoxia izquierdista. nacionalistay había sintonizado con la ciudad. Algunos sectores agradecieron su compromiso político y personal: encomendó el cargo de alcalde al PNV, la tercera fuerza en las elecciones de 2015, para que no gobernara el candidato vencedor, Javier Maroto, del PP. Un mes después de su dimisión, lejos de silenciarse y olvidar su caso, cualquier nueva información que trascienda el informe policial, que ya se encuentra en el Juzgado de Educación número tres de Vitoria, alimenta todo tipo de teorías, ninguna confirmada.

De la investigación de la unidad especializada de la Ertzaintza que atiende el caso, denominada Grupo 6, se desprende que Larrion, doctor en ingeniería industrial y catedrático de la UPV, ha cambiado de fisonomía para dar verdad al robo de identidad en el que se encontraba. trabajando. a partir del 13 de enero. Desde entonces y hasta el 22 de febrero, fechas que según el diario que publicó El correo Incluido en el informe policial, Larrion protagonizó varios actos de hacerse pasar por su pareja, con quien tenía una mala relación.

En diciembre, la pareja suplantada, consultora de comunicaciones de EH Bildu, se deshizo de su billetera, en la que portaba su cédula de identidad. Fingiendo la firma de su colega, Larrion abrió un apartado de correos en una oficina de Vitoria, así como una línea telefónica y una cuenta de correo electrónico.

Más cabello rubio

Mientras tanto, Larrion estaba cambiando de apariencia. Su cabello era rubio y más rizado de lo habitual. Con esa mirada apareció en un banco de Vitoria el 29 de enero y regresó los días 11 y 12 de febrero. Llevaba sombrero y gafas de plástico. Se presentó con la identidad de su socio.

El 22 de febrero, en el mismo cargo, regresó al banco. Quería solucionar un problema técnico porque no podía iniciar sesión. su cuenta, creada con una identidad falsa. Y no solo volvió a presentarse como si fuera su compañero de trabajo, sino que también mostró su cédula de víctima, carnet de conducir, tarjeta sanitaria y número de teléfono. Y así la atraparon. La Ertzaintza estuvo al acecho, aunque en un principio y a pesar de ser una figura públicamente conocida, la policía regional no la reconoció por su cambio de apariencia.

Su colega denunció el robo de documentos solo unas semanas después de que desapareciera la billetera, cuando se enteró, a través de una notificación bancaria dirigida a su casa, que se había abierto una cuenta bancaria a su nombre. Luego denunció el robo de sus documentos y Ertzaintza comenzó a investigar. Sin embargo, tras enterarse de que Miren Larrion se hacía pasar por ella, la mujer, cuya identidad no fue revelada, acudió a la comisaría con la idea de retirar la denuncia. Allí, cuando los agentes le demostraron que no se trataba de un hecho aislado, sino de todo un plan, la víctima no solo no lo retiró, sino que lo amplió.

Miren Larrion les dijo a los agentes que había abierto la cuenta para un gran viaje a la India y, cuando la tomaron, todo fue «una tontería y un error» y que su pareja lo entendería. Posteriormente atribuyó los hechos al hecho de que «atravesaba un momento personal difícil».