El nuevo primer ministro libio ha jurado como jefe de un gobierno que pone fin a la división política



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

Abdelhamid Dbeibah promete poner fin a una década de violencia y llevar al país hacia las elecciones del 24 de diciembre

El primer ministro libio, Abdulhamid Dbeibah.
El primer ministro libio, Abdulhamid Dbeibah.M. EL SHAIKHYAFP

Empieza en Libia a nuevo gobierno de unidad nacional en el que se depositan todas las esperanzas. Abdelhamid Dbeibah juró como primer ministro interino el lunes y prometió poner fin a años de división y violencia y llevar al país a las elecciones de diciembre próximo. El gobierno, que surgió después de un proceso de diálogo nacional patrocinado por la ONU el 5 de febrero, fue ratificado en el Parlamento la semana pasada.

El Gabinete de Dbeibah reemplaza al llamado Gobierno de Unidad Nacional (GNA), promovido por la ONU en 2015. Establecido en Trípoli, el GNA fue dirigido por Fayed serraj como primer ministro, pero nunca logró extender su autoridad al resto del país. De hecho, profundizó la división política entre Oriente y Occidente, ya que había un ejecutivo paralelo dirigido por Abdal al Thini que la comunidad internacional no ha reconocido, pero el Parlamento, con sede en Tobruk, sí. Tanto esta asamblea como Thini contaron con el apoyo del gran rival de Serraj, el general Khalifa Haftar, un «hombre fuerte» del este de Libia.

Dbeibah cuenta, en teoría, con el apoyo del Parlamento y Haftar y su autoproclamado Ejército Nacional de Libia (LNA). Su gobierno acaba con la división y Serraj y Thini desaparecen de la escena. Así, el primer ministro y su gabinete se comprometieron a «preservar la unidad, seguridad e integridad» de Libia durante una ceremonia celebrada en la sede de la Asamblea en Tobruk, según AFP. El Parlamento se instaló en esta ciudad a 1.300 kilómetros al este de Trípoli (la capital) en 2014, tras un desacuerdo entre fuerzas políticas tras las elecciones de ese año.

Según el acuerdo alcanzado en febrero, Libia ha establecido un nuevo Consejo Presidencial compuesto por tres miembros, en representación de las tres regiones libias: Cirenaica, Tripolitania y Sur. El presidente de este Consejo es Mohamed al Menfi, quien habló este lunes de «reconciliación» y de preparar el camino a unas elecciones cuya fecha está fijada para el 24 de diciembre.

«Debemos ser el centro de la reconciliación entre ahora y las elecciones de fin de año», dijo. “Consideramos este día como el inicio de una victoria para los libios, en el que los valores de la democracia se consolidan hoy y en los próximos días”, concluyó Menfi, informa el medio online ‘Libya Herald’.

los Embajador de la Unión Europea en Libia, Jos Sabadell, elogió «los fuertes mensajes sobre reconciliación y unidad» en la adquisición de Dbeibah. La nueva primera ministra ha formado un gabinete en el que las mujeres ocupan puestos relevantes, en un movimiento sin precedentes en la conservadora Libia. Específicamente, cinco ministerios están encabezados por una mujer, incluidos Relaciones Exteriores y Justicia.

Por delante está el desafío de resolver problemas como la infraestructura arruinada, la falta de servicios públicos o la falta de electricidad, a pesar de que Libia es el país con las mayores reservas de petróleo de África. Y junto a esto, problemas que han surgido tras una década de violencia, como el peso de las milicias armadas -con el objetivo de unificarlas en un solo ejército de gobierno-, la presencia de mercenarios extranjeros o la cura de rivalidades territoriales.

.