El papel de la nutrición en el desarrollo neurocognitivo de los niños



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El papel de la nutricion en el desarrollo neurocognitivo de

La revista médica Lancet Global Health lanzado este mes un investigación en el que expertos de diferentes disciplinas en el área de la salud han llegado a la conclusión de que la ingesta de multivitamínicos por parte de la mujer durante el embarazo mejora las funciones cerebrales del futuro bebé. Según el estudio, el cerebro y el desarrollo cognitivo durante los primeros 1.000 días de la concepción se ven afectados por múltiples factores socioambientales y biomédicos, incluida la salud y la nutrición. El estudio, financiado por el gobierno canadiense, a través del programa Saving Brains de la organización. Grandes desafíos Canadá (GCC), determinada, en base a un seguimiento de un estudio previo realizado por expertos del Instituto de Desarrollo de Indonesia o (PARTE SUPERIOR) sobre los efectos de los suplementos durante el embarazo, que la ingesta de hierro y ácido fólico está relacionada con el desarrollo cerebral y las habilidades intelectuales tan importantes como la memoria, las funciones ejecutivas y el rendimiento académico de los niños.

Elizabeth del Prado, científica y una de las autoras de la investigación, asegura que un suplemento con 15 micronutrientes resulta en una mejor memoria procesal. “En el estudio, las embarazadas tomaron un suplemento que contenía hierro, ácido fólico, yodo, zinc, vitamina B y otros, y el resultado fue que puntuaron mejor en la memoria de los procedimientos”, comenta la experta. De hecho, esta es una de las conclusiones de la investigación, que señala que los niños cuyas madres tomaron estos micronutrientes tenían una mejor memoria procesal, una parte vital de la memoria a largo plazo y esencial para diversas habilidades motoras.

La importancia de la salud emocional de la madre

El estado emocional de la madre durante el embarazo también es fundamental para el desarrollo socioemocional de los niños. «La depresión materna se ha asociado muy poderosamente con el desarrollo socioemocional de los niños y, también, con la función ejecutiva y la memoria declarativa», dice del Prado. «En algunos casos, estos déficits iniciales pueden ser irreversibles, pero el desarrollo del cerebro también es flexible y los déficits iniciales pueden compensarse con una cirugía posterior», agrega.

En España, Ministerio de Salud recomienda tomar un suplemento de 0.4 mg de ácido fólico al día para todas las mujeres que planean quedarse embarazadas. También aconseja a todas las mujeres embarazadas que consuman alimentos que aporten ácido fólico, especialmente verduras de hoja verde, hígado, frutas, cereales, legumbres, levadura y frutos secos.

También se recomienda tomar hierro, yodo, zinc, cobre, fósforo, calcio y diversas vitaminas. La entidad exige que los suplementos comiencen al menos un mes antes de la concepción y continúen, al menos, hasta el final del primer trimestre. La tendencia actual es mantenerlo durante todo el embarazo, especialmente en casos de gemelos, enfermedades crónicas, vómitos repetidos o malabsorción de cualquier origen. La ingesta debe ser diaria e ininterrumpida porque no se almacena en el organismo y su consumo irregular disminuye o anula el efecto protector.

La influencia del entorno socioambiental

El entorno familiar está estrechamente asociado con cinco de los siete dominios cognitivo-motor y socioemocional. «Los niños que tienen más material didáctico disponible y que tienen interacciones más positivas y estimulantes con sus cuidadores tienen puntuaciones más altas de intelectualidad», explica del Prado. Otros factores socioambientales, que fueron importantes en el estudio, son tener un mayor nivel socioeconómico, mayor educación materna y paterna y menor depresión materna.

Puedes seguir a De mamas & de papas en Facebook, Gorjeo o suscríbete aquí a la Newsletter.

.