El PP catalán afrontará la cita electoral de 2023 sin Badalona y solo con 66 concejales



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

En PP catalán Ya tienen la meta marcada en las elecciones municipales de mayo de 2023, cita en la que participará el partido con el menor número de directivos desde que se reformuló la formación y dejó las siglas de Alianza Popular a finales de los años ochenta. La baja del alcalde de Badalona, ​​prevista para el próximo 8 de noviembre, si finalmente, como era de esperar, la moción de censura contra Xavier García Albiol,devolverá a la realidad el partido que lidera Alejandro Fernández en Cataluña.

La noche del 26 de mayo de 2019 fue una de las más amargas en la sede del PP catalán. El resultado electoral de ese día informó que

el popular pasó de 215 concejales -obtenidos en 2015- a 66 concejales sumados en los 947 municipios catalanes. El resultado de 2019 confirmó la pérdida del apoyo ciudadano que, en 2017, estuvo a punto de convertirse en una tragedia para el Partido Conservador.

Las elecciones autonómicas de 2017 dejaron al PP con solo 4 diputados en el Parlamento catalán. Entonces, como ahora en Badalona, ​​el protagonista era García Albiol. Cuatro años después, Fernández empeoró el resultado y desde entonces los populares solo tienen 3 diputados regionales -de hecho solo dos tienen el carnet: Fernández y Lorena Roldán-.

Así, tras haber perdido el cargo de alcalde de Badalona -los populares se quedan solos con la cúpula de Pontons, un pequeño pueblo de la provincia de Barcelona de poco más de 500 habitantes-, los conservadores afrontarán la próxima cita electoral municipal en toda España con pocas oficinas institucionales en Cataluña: menos de 70, entre concejales y diputados regionales.

Inestabilidad interna

Internamente, además o precisamente por los malos resultados obtenidos en las citas con las urnas, la formación que lidera Pablo Casado en todo el país vive uno de los momentos de mayor inestabilidad interna en Cataluña. Fernández, por un lado, es incapaz de frenar las críticas internas, a pesar de contar con toda la confianza de Casado. Estas voces conflictivas no piden la cabeza de los que se habían postulado a la Generalitat el 14 de febrero, sino que piden «una mayor integración» de todas las ‘familias’ del PP catalán, según representantes considerados por el sector crítico y aparte de la gestión.

Por otro lado, en relación al problema anterior y teniendo en cuenta que el PP catalán nunca ha mostrado estabilidad institucional interna, el partido sigue teniendo enormes dificultades para establecerse en toda Cataluña o, al menos, en aquellos feudos donde históricamente el PP ha obtenido resultados aceptables. En mayo fueron sustituidos los cuatro presidentes provinciales y, en septiembre, uno de ellos, Francesc Ricomà (Tarragona), dimitió por «motivos personales».

Antes, pero también este año 2021, Daniel Serrano, secretario general del PP catalán y mano derecha de Fernández, dimitió acusado de presunta agresión sexual por parte de un compañero de partido. Fue en enero. El popular tardó dos meses en nombrar a Santi Rodríguez como sustituto de Serrano. Rodríguez, con una dilatada experiencia en el partido y en el parlamento autonómico, fue elegido por Fernández, según fuentes de la cúpula catalana, pero con el visto bueno de Génova.

Con estos mimbres, el objetivo de los populares para 2023 es superar con creces a los 66 consejeros de 2019. Y para esta cita ya no se contarán -salvo sorpresa- con la ayuda de la «Alcalde del PP», como fue elogiado hasta ahora García Albiol en el proceso de la parte. Ahora estará solo, en el mejor de los casos, con «el próximo alcalde de Badalona». En cualquier caso, los 215 concejales de 2015 están lejos y los 473 concejales obtenidos en las elecciones de 2011 parecen de otro mundo.Y que el número de diputaciones municipales a repartir en Cataluña supera las 9.300 (algo menos de 9.000 en 2007).

Vox y ciudadanos

Finalmente, los conservadores tendrán que lidiar con dos efectos que distorsionan todas las predicciones: la decadencia de Cs y el ascenso municipal de Vox. Los liberales ganaron 239 asesores en 2019, pero solo han perdido tropas desde entonces. La sangría de naranja se dirige principalmente hacia el PSC y Vox, pero el fichaje de Roldán y la conjunción de Fran Hervías (ex Cs) con el Génova podrían permitir al PP ganar peso electoral en su bando centrista. Vox, por su parte, tiene solo 3 directores en Cataluña. Una cifra que nadie duda crecerá en la cita de 2023.

El examen catalán del PP dentro de un año y medio estará en cualquier caso enmarcado por el inicio de un ciclo electoral que afectará a toda España y la oficina de la calle Urgel en Barcelona confía mucho en los buenos deseos de Casado.

Solo las elecciones autonómicas de Andalucía (diciembre de 2022) y la Comunidad Valenciana (abril de 2023) se celebrarán antes de la cita de las elecciones municipales en todo el país, previstas para mayo de 2023, salvo alguna de las elecciones previstas para más adelante, como generales (noviembre de 2023) o las regionales de Cataluña (Febrero de 2025). Si no hay novedades, la próxima vez que los catalanes acudan a las urnas será para elegir a sus representantes locales.

.