El PP evita reunirse con su grupo para discutir la moción Vox y evita aclarar si Casado intervendrá



La actualidad en Alicantur Noticias

El PP evita reunirse con su grupo para discutir

Nada es sencillo ahora en el PP de Pablo Casado. Y menos con Vox en la nuca y en plena proyección política y mediática en vísperas del debate sobre la moción de censura que el ultra lineup será el protagonista desde este miércoles en el Congreso. La estrategia del PP de tratar de minimizar la relevancia de Vox no solo no funcionó, sino que se volvió contra el popular. El PP no ha querido aclarar en las 24 horas siguientes al inicio del debate ni cuál será el sentido de su voto el jueves ni quién hablará como portavoz de esa formación o incluso si pretenden reunir a todo su grupo parlamentario, 89 diputados, para discutir y acordar. una posición común, como suele hacerse en las grandes sesiones. Esa misma mañana, el portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, anticipó que lo lógico sería que Casado hiciera uso de la palabra para aclarar a media mañana que «en política nunca nada es definitivo».

El PP creyó que al despreciar desde el primer momento, incluso antes del verano, la moción de censura de Vox se desharía de la tortura que está sufriendo, sobre todo en los últimos días, por su estrategia de alegar que «rechaza» y «no apoya» esto. iniciativa, quinta moción de censura elaborada en esta fase democrática en España. No fue así. Diferente a. Los líderes y portavoces populares hacen malabares con cada apariencia para dejar el tema a un lado y poner a prueba algunas de sus críticas al gobierno, especialmente por manejar la pandemia, pero eso generalmente no es bueno.

Uno de los roles más complicados en esa encrucijada es el del nuevo portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, que sustituyó a Cayetana Álvarez de Toledo el pasado verano. Cuca Gamarra confirmó este martes que el presidente del partido, Pablo Casado, debería tener la tarea de intervenir en el debate sobre la moción de censura y en unas horas fue rectificada. En una entrevista con El tiempo de 1Gamarra aseguró que en las mociones de censura presentadas en el Parlamento «siempre era el presidente del partido» quien «jugaba» a la defensa de la posición popular y luego apuntaba un vaticinio que parecía un anuncio. : «No creo que cambiemos».

«Somos un partido serio y ellos saben cómo nos comportamos», insistió el dirigente popular, antes de subrayar que el PP no apoyará la moción presentada por los de Santiago Abascal. Evidentemente Gamarra, como todos los miembros del PP que durante días se han enredado en este laberinto, no quiso precisar si ese puesto se trasladará a un no o a una abstención, porque el propio Casado revelará el sentido del voto desde la tribuna en un discurso que debería comenzar el jueves por la mañana.

En este contexto, Gamarra respondió a su par en el Congreso de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, quien dijo el lunes que puede haber sorpresas en la votación del jueves. “Lo que buscas, y lo que ayer buscaba la Espinosa de los Monteros no es más que llamar la atención y ampliar un tema que termina el jueves”, espetó. El portavoz del PP acusó a Vox de utilizar la estrategia de «la gran mentira a los españoles», que consiste en hacerles «creer que se puede cambiar un gobierno». «Y no es posible», incidió, dejando claro que su propuesta será «un fracaso». “Tendrán 52 votos, si no menos. Todavía tienen que especular sobre sí mismos ”, agregó. Y concluyó allí que la moción solo beneficiará al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, porque incentiva la dispersión del voto de la derecha. «Está muy contento», comentó Gamarra, quien destacó que el PP es «la única alternativa posible y útil» para «impulsar el cambio en La Moncloa».

Esas mismas ideas fueron repetidas de diversas formas posteriormente por Gamarra ya en el Congreso, tras la reunión semanal del Consejo de Portavoces. Pero con algunos matices interesantes sobre cuál será el papel de Casado en el debate sobre la moción. La portavoz del PP en la Cámara fue, por tanto, mucho menos franca y evitó por todos los medios anticipar cuál será la estrategia de su partido: «En política nada es definitivo jamás». Y en ese punto agregó con el mismo sentido enigmático para no responder sobre lo que hará Casado al final o si será el portavoz el jueves: «En política hay que estar siempre preparado para todo».

Gamarra también ha añadido que a los españoles no les importa ni les interesa nada en estos debates, ni están entre sus prioridades, e incluso evitó especificar si tiene intención de reunirse antes de la sesión y votar el jueves a todo el grupo parlamentario para Discutimos el tema, como suele hacerse ante votaciones tan significativas: “La actividad interna del PP corresponde a la organización del grupo parlamentario. Ayer, hoy y mañana se realizan tantas reuniones internas de grupo como se considere oportuno, en diferentes formatos. La reunión de todo el grupo aún no ha tenido lugar. Hay tiempo. Nosotros decidiremos. Los partidos no se revelan para no revelar nuestras estrategias al oponente «. Y terminó: «Es hora de esperar».

Todos los demás partidos y portavoces aprovecharon la indefinición del PP para cuestionar su posición respecto a Vox, la ultraderecha y las polémicas entre los socios en la foto de Colón, como recuerda Pablo, portavoz de United We Can. Echenique.