El PP traslada su guerra contra el Gobierno de Sánchez a Bruselas por Venezuela



La actualidad en Alicantur Noticias

El PP traslada su guerra contra el Gobierno de

El Partido Popular ha encontrado un arma para culpar al Gobierno de Pedro Sánchez en Bruselas en las relaciones de la UE con Venezuela. El socialista Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea, comparecerá esta semana en el Parlamento Europeo luego de que los pops, respaldados por Ciudadanos y Vox, lo acusaran de exigir un aplazamiento de la ley enviando una misión comunitaria a Caracas. elecciones. La Comisión Europea niega estas acusaciones, y la izquierda europea condena la estrategia de erosión de la Administración española en Bruselas por parte de los populares. El ataque de Venezuela está participando en otros intentos previos de ilegitimizar al gobierno por la situación de alarma o la negociación del fondo europeo de rescate.

El titular del PP, Pablo Casado, aseguró que no iría a Bruselas a hablar mal de España antes de asistir a sus reuniones familiares europeas antes de las cumbres de jefes de Estado y de Gobierno. Antes de salir de Madrid la semana pasada, el presidente del PP se reunió con embajadores de todos los países de la UE acreditados en España. Según el propio Partido, en ese encuentro planteó varias cuestiones que provocaron conflictos con el Gobierno, como la Monarquía o los planes de rescate. En el encuentro celebrado en la embajada de Alemania en Madrid, también expresó su rechazo a la misión de la UE en Caracas y advirtió que «el diálogo con Maduro no es posible» según el PP.

El viaje diplomático, condenado por los populares, se desarrolló entre el 22 y 26 de septiembre, cuando dos altos funcionarios comunitarios se encontraban en Caracas. Allí se reunieron con miembros del gobierno de Maduro, líderes de la oposición y representantes de la sociedad civil como la Iglesia Católica. Según fuentes comunitarias, Bruselas teme que las elecciones legislativas del 6 de diciembre separen definitivamente a Venezuela de la comunidad internacional. Estas fuentes aseguran que sin tiempo para organizar una misión de observación, estas elecciones no serían reconocidas y la figura del «presidente responsable» que actualmente ocupa Juan Guaidó quedaría en el aire.

Los diplomáticos pidieron más tiempo al régimen de Maduro, pero dijeron que no retrasarían las elecciones hasta ahora. «No se puede simplemente lavar a un régimen totalitario como Maduro u oponerse a la posición de la UE sobre Venezuela», dijo Dolors Montserrat, líder de los españoles populares en el Parlamento Europeo, en su cuenta de Twitter. Fuentes comunitarias sostienen que este diálogo fue avalado por el Grupo de Contacto Internacional que busca una solución a la crisis en Venezuela y el propio Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la UE. Y dicen estar sorprendidos de que los parlamentarios europeos hayan aprobado una «línea dura» específica de la Administración Donald Trump en lugar de los Ministerios de Relaciones Exteriores de Europa.

Casado se reunió con la oposición venezolana vía videoconferencia el viernes pasado. Entre otras cosas, se discutió la gira diplomática de la UE y el líder popular acusó a Borrell de «saltarse el encarcelamiento democrático del régimen de Maduro». Casado había firmado previamente una carta con el líder de Vox, Santiago Abascal; Begoña Villacís, la teniente de alcalde de Madrid, y varios exlíderes latinoamericanos y varios miembros de la oposición venezolana, entre ellos el feo Borrell que actuó como «aliados del Gobierno español» y fue acusado contra el PSOE y Podemos.

Esta no es la primera vez que se discute la situación de Venezuela en el Parlamento Europeo. Hasta el momento esta legislatura ya ha aprobado seis debates y tres resoluciones. Muchos de ellos fueron groseros y cometidos por legisladores españoles. Fuentes parlamentarias dicen que «lo que traen al Parlamento Europeo es casi un asunto interno». El pasado mes de febrero hubo un conmovedor debate sobre el encuentro entre el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto de Barajas.

Iratxe García, responsable del grupo socialdemócrata en el Parlamento Europeo, atribuye esta acción del PP español a su «desaparición» en la Cámara. Calificando esto de «irresponsable», dice García, «en un momento sensible en el que están presentes prioridades como el plan de recuperación económica, el PP se compromete a atacar al Gobierno español con el argumento venezolano». En Comú Podem y el ayudante de Los Verdes, Ernest Urtasun, señala que el PP sigue una «estrategia de erosión del Gobierno en Europa». «Fue bastante vergonzoso para Casado decirles a los embajadores que el Gobierno no estaba bien preparado para la gestión de los fondos europeos», califica el diputado la actitud de la ciudadanía como «injusta».

La izquierda europea recuerda los intentos previos del PP español por socavar el desempeño del Comité Ejecutivo de Pedro Sánchez. Por ejemplo, europeos populares, Halcones La coalición se encontraba en estado de alerta cuando, en junio pasado, Dolors Montserrat envió una carta al comisionado de Justicia Didier Reynders para pedir una mayor condicionalidad macroeconómica en los fondos comunitarios, o para expresar su «legítima preocupación» por los «abusos» del Gobierno. Y todo lo demás, y mucho menos calmarse, muestra que la tormenta en Venezuela va a empeorar. Fuentes parlamentarias afirman que la Comisión de Peticiones, presidida por Montserrat, podrá examinar el tema de la visita de Delcy Rodríguez a Barajas el próximo noviembre.