El precio cobra importancia en la compra del supermercado



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

los crisis del coronavirus Es un punto separado en la evolución de hábitos de consumo. Un estudio realizado por IESE Entre 185 ejecutivos de empresas del sector de alimentación y distribución, muestra, por su parte, «una clara convicción de que la recesión económica asociada al covid-19 persistirá hasta 2023, influirá en las decisiones de los consumidores sobre la variable precio y la composición de su carrito de compras. de gasto, al intentar reducir gastos «.

Las conclusiones del estudio, realizado por el profesor del IESE Adrián Caldart, subrayan que “la dificultad de incorporar atributos de producto relacionados con la salud y la sostenibilidad sin alterar los precios abre un interrogante sobre la posibilidad real de que ambas tendencias coexistan durante los próximos dos años”. Según Caldart, «todo indica que, aunque crecerán algunos nichos de mercado relacionados con la salud y la sostenibilidad, la crisis dificultará la difusión de la demanda de estos productos». El estudio, presentado durante el XXIV Encuentro de Alimentación y Bebidas organizado por la escuela de negocios IESE y Deloitte en Barcelona, ​​muestra que las tendencias presentes antes de la pandemia, como el desarrollo de lo que se bautizó como la prioridad de la experiencia de compra, el el disfrute del consumidor y la oferta de ocio comercial quedaban en un segundo plano. La seguridad y el precio son las palancas por las que la industria apuesta por la vuelta a la normalidad. Según los expertos, este elemento supondrá una pérdida de ventas para todas las cadenas de distribución en los próximos meses, equivalente al traspaso de compras a bares y restaurantes (de al menos el 10% del gasto de los hogares).

“El gran motivo de preocupación en el sector de alimentos y bebidas es el sector de la hostelería, que ha sido golpeado por la pandemia de manera muy dramática y, en consecuencia, provocando un fuerte impacto negativo en los productores de bebidas y algunos alimentos de alta demanda en este canal. ”, explica el estudio. Se estima que la facturación del segmento horeca (bares, hoteles y restaurantes) se ha derrumbado entre 15.000 y 17.000 millones el año pasado, lo que supone un descenso de entre el 40% y el 47% según el estudio del IESE. El saldo, el cierre de 65.000 fábricas y la pérdida de 350.000 puestos de trabajo. Según Juan Ignacio de Elizalde, director general de Coca Cola Iberia, que asistió a la jornada del IESE, la facturación de refrescos «cayó un 30% el año pasado debido al colapso del sector de la hostelería, aunque se vio compensada por un mayor consumo dentro del hogar «. De Elizalde reconoció que si bien «la luz es visible al final del túnel» a corto plazo, «los niveles de 2019 no volverán a repetirse hasta dentro de al menos dos años». También destacó la capacidad de la pandemia para «acelerar» las transformaciones necesarias para satisfacer las nuevas tendencias de los consumidores, relacionadas con la seguridad alimentaria, los productos saludables, las compras en línea, la reducción de costos o el cuidado del medio ambiente.

Si bien algunos directivos piensan que los consumidores retomarán sus hábitos fuera de casa, la mayoría tiende a apostar por «una recuperación lenta, más consumo en casa por razones tanto de seguridad como económicas». Las ventas de platos preparados para consumo interno crecieron un 8,7% en 2020, hasta las 643.990 toneladas, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (Asefapre), que incluye a los principales productores del sector. Una cifra que eleva el consumo de platos preparados en casa a 16,94 kg per cápita. Como productos listos para usar, se registra el traslado del exterior al interior de la casa. Así como el consumo fuera del hogar disminuyó un -23,3%, el interior del hogar aumentó un 4,4%, según datos de Kantar, referidos a este tipo de producto.

Como consecuencia de una cadena agroalimentaria muy eficiente, los administradores no esperan que los consumidores aumenten significativamente la recolección de alimentos en el hogar, un fenómeno que solo se manifestó por muy poco tiempo, al comienzo de la alarma en marzo de 2000.

Una de las tendencias destacadas por los ejecutivos de alimentos es el incremento de las marcas locales sobre las importadas y las compras en tiendas de proximidad. Esta última tendencia «se mantuvo», lo que explica que muchas empresas de distribución estén transformando sus estrategias de expansión priorizando el comercio local o urbano y promoviendo líneas de productos listos para consumir.

Según datos de Kantar, la restauración cayó un 39,6% en 2020. Delivery o takeaway han minimizado de alguna manera la crisis horeca, sin la cual el sector se habría derrumbado un 45%, perdiendo hasta 400 millones de euros más. Mientras que la ‘entrega’ logró un crecimiento del 66% en 2020, la comida para llevar representó el 13,1%. Juntos incrementaron su valor un 27,3% respecto a lo ocurrido en 2019. Según la directora de Advanced Analytics en Kantar, División Worldpanel, María José Martínez, “la entrega ha ganado en cuota lo que no ha conseguido en los dos últimos años. , pasando de tener una penetración del 35% al ​​44,1% de los españoles. Aun así, no solo ha crecido en número, sino que también ha propiciado la creación de más establecimientos de comida para llevar ”.

Te puede interesar

En cuanto al “ready to eat & rdquor;”, la consultora Kantar destaca el traslado del exterior al interior de la casa. Así como el consumo fuera del hogar disminuyó un -23,3%, el interior de los hogares aumentó un 4,4%. los distribuidores Mercadona, Carrefour y Lidl con mayor crecimiento en este tipo de producto, que perciben su oportunidad de consumo durante la semana durante la jornada laboral.

En cuanto al consumo On Premise (canales de consumo presencial), Kantar advierte que a pesar de que 9 de cada 10 personas han regresado al restaurante, hemos retenido el 61% de las oportunidades y reducido el 50% de las visitas. Y si bien los expertos de Kantar aseguran que el catering resurgirá con el fin de las restricciones, será crucial mantener la lealtad del consumidor a través de acciones como la innovación, que es clave para atraer nuevos compradores en segmentos como la comida rápida.

.