El precio de la electricidad continúa disparándose cerca de niveles récord y está presionando al gobierno para que baje la factura.



El periódico digital de Alicantur Noticias

Vista de la central termoeléctrica de ciclo combinado de Soto de Ribera, en Asturias.
Vista de la central termoeléctrica de ciclo combinado de Soto de Ribera, en Asturias.ELOY ALONSO / EFE

El precio de la electricidad en el mercado mayorista será de 153,43 euros megavatios hora (MWh) este martes, que es el segundo precio más alto registrado desde este lunes, 154,16 euros. El precio de la electricidad se mantiene en niveles históricamente elevados, superando los 150 euros durante varios días y, en puntos concretos, los 170 euros, como los 171,58 que alcanzará el martes entre las 21:00 y las 22:00 (entre las 19:00 y las 23:00 horas). : 00 serán más de 170 euros). La espiral ascendente en la que está inmerso el precio de la electricidad en el mercado mayorista empuja al gobierno a bajar el precio de las facturas de la luz. El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar este martes unas medidas para rebajar la factura y poder respetar el compromiso lanzado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que el precio a final de año sea equivalente al de 2018 (descuento el efecto de la ‘inflación). Algunos expertos predicen que estos consejos pueden llegar a los 200 euros. El pico mínimo será de 119,95 € MWh entre las cuatro y las seis de la mañana.

Más información

Apenas la semana pasada el precio del mercado eléctrico español cerró con una media semanal de 136,18 euros MWh, una media solo superada por Reino Unido y muy a la par con Italia. Asimismo, los meses de verano de este año fueron, con mucho, los más caros en la historia de piscina, con una media en agosto de 105,94 € MWh. Alemania cae a 121,9; Francia, 120,7; Polonia, 95, y países nórdicos, 84,9 euros, en base a datos del operador del mercado ibérico de electricidad (OMIE), Refinitiv y el departamento de estudios de Repsol.

El precio de la electricidad en el mercado mayorista incide en la factura eléctrica de 10,5 millones de hogares, que tienen tarifa regulada. El resto, otros 19 millones de hogares, están en el mercado libre y la tensión del mercado los golpeará cuando renegocien sus tarifas fijas. El precio de la electricidad ya representa alrededor del 50% de la factura de la luz, algo más de un tercio está representado por peajes y cargas y el resto por impuestos (IVA, impuesto a la producción e impuesto a la electricidad).

El Ejecutivo pretende aprobar este martes un paquete de medidas para frenar la subida de precios y evitar el impacto en la factura mensual. Se prevé que, entre estas medidas, se incluirá la reducción del impuesto a la electricidad (5,11%) que se aplica a la tarifa para su posterior traspaso a las comunidades autónomas. Asimismo, se pueden incluir cambios en los cargos asociados a la tarifa, como costos extranacionales, primas por renovables o fondos asignados al déficit tarifario.

Las medidas se suman a la reducción, decidida hasta fin de año, del IVA del 21% al 10% y la supresión del impuesto a la generación (7%) para todos los consumidores con potencia contractual de hasta 10 kilovatios (kW), siempre que el precio medio mensual del mercado eléctrico mayorista sea superior a 45 euros el megavatio hora (MWh). La suspensión del 7% del impuesto al valor de la producción eléctrica ya se aplicó en 2018 durante seis meses para contener otra ola alcista.

El incremento, que ha sido prácticamente continuo desde junio, está basado en los precios internacionales del gas, materia prima utilizada para ciclos combinados y que representa la última tecnología para ingresar al mercado. piscina del mercado y los derechos de emisión de CO₂, que la semana pasada aumentaron algo más de 62 € la tonelada. A esto se suma la menor contribución de las renovables en mezcla energía (principalmente por falta de viento), lo que obliga a incrementar los ciclos combinados.

Las fluctuaciones en el precio diario afectan a los consumidores cubiertos por la tarifa regulada (PVPC), unos 10,5 millones, mientras que los que están en el mercado libre (unos 17 millones) y que negocian el precio con los comercializadores están exentos. Sin embargo, los consumidores de este segmento también verán el impacto en sus contratos en una fecha posterior, generalmente refiriéndose a una serie de cláusulas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *