El precio de las averías más frecuentes en el coche en invierno.



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Las averías más habituales en invierno son, ante todo, accidentes. El mantenimiento deficiente de un automóvil o su antigüedad hace que el vehículo se averíe conduce a un accidente de tráfico. Uno de los ejemplos más comunes es el de la ruptura de la luna. La electricidad también tiene que ver con todos aquellos problemas que provienen de una falla tecnológica, según el Comisariado europeo del automóvil (CEA). Cada vez más automóviles tienen sistemas eléctricos, por lo que es un tipo de falla cada vez mayor. Por tanto, debemos prestar atención a los espías para saber cómo actuar, y valorar si el coche puede seguir circulando o no.

El motor también es el tipo más común de falla en la carretera, sobre todo el rotura de puños y conductos. En clima frío, se recomienda calentar el motor a ralentí. Esto se debe a que todas las mañanas al arrancar el coche es necesario esperar unos minutos a que el motor y los principales fluidos del vehículo (aceite, líquido de dirección, frenos…) alcancen la temperatura mínima. De lo contrario, no obtendrá la lubricación necesaria y todas las partes móviles del motor pueden dañarse. Depende de la extensión del daño, el costo puede ser de 1.000 euros a 1.500 euros por gripe motor o, en el peor de los casos, dejarlo inutilizable.

Asimismo, es muy importante revisar el archivo estado del refrigerante. Un cambio oportuno de este líquido cuesta alrededor de 70 euros, dependiendo del vehículo. Si lo dejamos pasar y no lo cambiamos, podemos hacer que el motor se sobrecaliente y rompa la culata, costando hasta 3.000 euros. El aceite, la dirección o el líquido de frenos también son líquidos vitales para el correcto funcionamiento del vehículo. Deben estar en perfecto estado y el coste del cambio ronda los 49 euros de media.

Igualmente, llantas. Deben ser los elementos más cuidados del vehículo, ya que son los únicos que están en contacto con el asfalto. Pero no tener los neumáticos en regla está a la orden del día. La presión no está controlada y la edad puede provocar un mal agarre, haciendo que el coche patine más fácilmente.

Y finalmente, funcionamiento con batería. Esto se debe a que las bajas temperaturas, ligadas a un mal mantenimiento debido a las visitas poco frecuentes al taller, hacen imposible la puesta en marcha. Además, si tiene más de 3 años, aunque no haya causado problemas durante el período estival, corre el riesgo de quedar discapacitado. Por lo tanto, CEA recomienda verificar el estado de carga de la batería antes del invierno o reemplazarla si es necesario. El coste de esta intervención ronda los 230 euros de media.

Asimismo, recuerda que, dado que no usamos la calefacción de la máquina durante el resto del año, es normal que cuando llega el frío y tengamos que usarlo, esto no está funcionando correctamente. Esto puede deberse a que el radiador del calentador está obstruido con desechos sólidos flotando en el circuito de refrigerante. En este caso es necesario hacerlo limpieza y recarga del circuito y el coste de esta intervención es de unos 150 euros. Además, el uso durante todo el año causa desgaste en las escobillas del limpiaparabrisas. Además, en las heladas invernales pueden congelarse, pegarse al parabrisas e incluso romperse cuando intentas quitártelas o poner el sistema en funcionamiento. La sustitución puntual de neumáticos cuesta 36 euros. Pero si lo dejamos pasar y hacemos que se rompan los limpiaparabrisas, esto puede provocar que se cancelen y su coste de reposición ronda la media de 50 euros.

Míralos
Comentarios

.