El presunto agresor principal había sido expulsado de un bar por una pelea poco antes de matar a Samuel.



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

No hay evidencia de que el fallecido y sus agresores se conocieran previamente y actualmente se descarta la motivación homofóbica.

El presunto agresor principal había sido expulsado de un bar poco antes de matar a Samuel.

La agresión en la que mataron Samuel Luiz tuvo dosis sin precedentes de violencia en La Corua. Los agentes de la Policía Estatal encargados de la investigación están sorprendidos por la particular brutalidad mostrada por los atacantes, quienes lo patearon a lo largo de 150 metros, lo golpearon con los pies y las manos y, cuando ya se encontraba tendido en la acera, gravemente herido, le dieron le dio un tiro que acabó con él.

Según fuentes de la investigación en EL MUNDO, ese último golpe y el primero pudo haber sido obra del mismo joven, uno de los tres presuntos atacantes que la Policía Estatal detuvo entre la mañana y la tarde del martes. Los investigadores lo consideran el principal agresor.

La Policía Judicial ya ha recogido las declaraciones de más de 15 personas y ha seguido con la máxima atención las grabaciones de las cámaras de seguridad del local de la zona, de las cámaras de la Policía Local coruesa y dispositivos móviles de las personas que presenciaron el ataque. Este miércoles también comenzó con el interrogatorio de los tres detenidos. A partir de todo este material lograron comenzar a reconstruir la brutal agresión y ya tienen un relato más o menos confiable de lo sucedido que seguirán investigando en los próximos días.

Todo ese trabajo de interrogatorio y reconstrucción también los llevó, en este punto de la investigación, a descartar la motivación homofóbica que los amigos de Samuel ven en su brutal asesinato. El círculo de muertos dice que durante el ataque lo llamaron «maricón» y, dada la orientación sexual de la víctima, homosexual, ven un claro crimen de odio y aseguran que «lo mataron por ser gay».

Fuentes investigadoras dijeron a este diario que, durante el ataque, profirieron múltiples insultos, lo llamaron «maricón», pero también «hijo de puta» o «bastardo». Asimismo, señalan que no existe evidencia de que el fallecido y sus agresores se conocieran previamente o conocieran su orientación sexual antes de la brutal golpiza.

Los momentos antes

Los investigadores enmarcan el asalto en esa brutalidad sin precedentes denunciada. También han sabido reconstruir los momentos previos, que confirman estas altas dosis de agresión. Así, el conocido como el principal atacante tuvo un problema en la discoteca donde se encontraba en la madrugada del sábado; Según los testimonios recogidos, se encontraba muy ebrio y visiblemente alterado y generó indignación dentro del establecimiento, tanto que fue expulsado.

Cuando se fue, vio a Samuel y un amigo haciendo la videollamada y se enfrentó a él, diciéndole que los estaba grabando a él y a su pareja. Aunque Samuel y su amigo intentaron razonar con él y explicarle que estaban hablando por sus celulares, él no escuchó los motivos y, sin justificación, lo agredió. Según el amigo que acompañaba a la víctima, antes de agredirlo soltaron: «O dejas de grabar o te mato, maricón».

Homenaje a Samuel Luiz en la calle de La Corua donde fue asesinado.
Homenaje a Samuel Luiz en la calle de La Corua donde fue asesinado.cábalaEFE

Fuentes consultadas por este diario indicaron que, inmediatamente después de que el agresor principal le propinara el primer golpe, un segundo muchacho, conocido por el primero, salió del bar y también lo golpeó. Luego de esos primeros asaltos, ambos abandonaron sus lugares, pero regresaron poco después acompañados de un grupo mayor de personas, hasta 13 según algunos testigos, y entre todos, le dieron la paliza al que no sobrevivió. Lo patearon y golpearon desde donde estaban 150 metros en la acera hasta que fue derribado. Allí, como colofón final, el principal atacante supuestamente lo terminó y se fueron todos juntos.

Los atacantes eran todos amigos o del mismo círculo de amigos, y todos vecinos de la ciudad de Coruesa. Por el momento, dos niños y una niña de entre 20 y 25 años han sido detenidos, pero en los próximos días los investigadores planean realizar muchas más detenciones. Todos los involucrados que lo agredieron directamente y también quienes los acompañaron, mirando y aplaudiendo, serán detenidos.

.