El PSOE y Podemos vuelven a distanciarse en el Congreso con la ‘ley Zerolo’



El periódico digital de Alicantur Noticias

El PSOE y Podemos vuelven a distanciarse en el Congreso

No fue el campo catalán. El problema de las discrepancias entre los dos socios del Ejecutivo, PSOE y Unidos Podemos, tiene un carácter casi semanal al menos en el Congreso. El último desmembramiento grave y simbólico tuvo lugar este martes con la votación para iniciar los trámites de convocatoria Lhola zerolo por la igualdad de trato y la no discriminación. Podemos se abstuvo y calificó de «injusto» al PSOE por haber registrado unilateralmente esta iniciativa. Los socialistas manejan un informe que cuestiona la capacidad del ministerio de igualdad de Irene Montero.

Incluso los socios preferidos de este gobierno de coalición sin precedentes están comenzando a estar más que hartos de estas controversias recurrentes. El aliado más templado, Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, confesó estar «un poco cansado de esto proeza de los dos partidos tratando de liderar cada uno por su cuenta «. Esteban admitió que en un principio habían pensado en abstenerse de considerar la ley Zerolo este martes, aunque después no lo hicieron, porque no ven «agradables» ni entienden así que PSOE y Podemos deben «consolidarse». un gobierno «. Otro socio más esporádico, como Íñigo Errejón, de Más País, incidió:» No utilicen esta Cámara para meterse el dedo en los ojos «. O la diputada Sara Giménez, del CS, que ha apoyado la propuesta, y agregó: «Es una lástima que estén luchando por la medalla».

El PNV finalmente votó a favor del PSOE para iniciar los trabajos del debate parlamentario de ese proyecto simbólico, que estaba entre las prioridades del acuerdo de gobierno de ambas partes, y la propuesta socialista superó ese primer obstáculo en pleno con 160 votos en favor, 52 no (Vox) y abstención de partidos como PP y Podemos (133).

No fue solo el PNV el que aconsejó al Ejecutivo que pusiera fin a las tensiones públicas lo antes posible y que consultara más los proyectos antes de llevarlos al registro. Esta denuncia es muy mayoritaria. Esteban también añadió un consejo: «Nos gustan las cosas más ordenadas, menos choques y todo más institucionalizado, nos ayudaría a todos». Joan Baldoví, de Compromís, explicó que el ejecutivo está muchas veces más pendiente de las fotos que de promover reformas y se refirió a los cambios legales para evitar que raperos como Hasél vayan a prisión.

El nuevo capítulo de las diferencias entre los socialistas y la formación de Pablo Iglesias se desató con la ley Zerolo porque el PSOE decidió, tras seis meses de discretas e interminables discusiones entre los socios, registrar ese proyecto de ley solo, en la cuota que los partidos tengo. Defienden haber advertido a sus socios, que llevaban dos años trabajando allí y que no podían esperar más «para levantar barreras contra la discriminación y mejorar la convivencia», como defendió la portavoz socialista Adriana Lastra.

No confían en Podemos

Consciente de la nueva polémica, Lastra intentó reducir la tensión evidente: «No se pueden generar conflictos de buenas noticias». Y negó que el PSOE «esté en una pequeña contienda de batalla, este grupo no genera conflicto, soluciona problemas». El PSOE, temiendo o acusando que otras leyes sociales relevantes como la ley trans o LGTBI, impulsadas por el Ministerio de Igualdad de Oportunidades que dirige Irene Montero, puedan estar ahora bloqueadas en el Congreso y asegurándose que son materias distintas. No confían en Podemos. Y aunque en el acuerdo de gobierno que firmaron con el PSOE, entre otras cosas, que ninguno de los dos grupos presentaría unilateralmente enmiendas a los proyectos legislativos, el lunes la formación que lidera Iglesias registró hasta 12 en la Cámara para corregir aspectos de la Renta Mínima vitales, aprobado en el Consejo de Ministros por todos los miembros del Consejo de Ministros, de los dos partidos. Esas escaramuzas no tienen fin.

Luego se le preguntó a Lastra cómo maneja estas complejas relaciones cada semana en el Congreso. Él respondió: «Con mucha paciencia». Lo mismo se le pidió a su homólogo de Podemos, Pablo Echenique: «En el gobierno de coalición hay que tener mucha paciencia». Echenique quiso precisar que en las democracias y sin mayorías es «fundamental no llamar al debate un conflicto».

El PSOE ha elaborado al final de la jornada un informe de sus servicios jurídicos con hasta 10 correcciones de errores del documento realizado por el Ministerio Montero que cuestionaba su proyecto. Los socialistas subrayan que la igualdad está mal cuando se propone reformar una ley orgánica con una ordinaria, sin entender quién debe tener la capacidad sancionadora y también en materia semántica: «El Ministerio agregó el derecho a la igualdad de trato, a la no discriminación y intolerancia, como si existiera un derecho individual a la intolerancia «.