El rechazo de las gracias se disipa en el PSOE tras un mes de asimilación



El periódico digital de Alicantur Noticias

El rechazo de las gracias se disipa en el PSOE

La preocupación con la que el PSOE acogió con satisfacción los planes de Pedro Sánchez de indultar a los presos del tu elaboras, especialmente en las comunidades del interior del país, se ha disuelto y ha dado paso a una acogida generalizada. Tanto como en algunos casos se muestra reticente. José Luis Rodríguez Zapatero calificó este lunes la medida de indulto como «una decisión valiente que será muy positiva para España» a su llegada en homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba, exvicepresidente del Gobierno y jefe de varias carteras ministeriales en varios gobiernos socialistas. murió en 2019. El otro expresidente del gobierno socialista, Felipe González, entiende que no provocará un cambio constitucional. «No lo creo», dijo brevemente antes del inicio de la manifestación, a la que también asistió el expresidente Mariano Rajoy (PP). González, quien en mayo dijo que no existen condiciones para otorgar el indulto, insistió en la necesidad de respetar «las reglas del juego», la Constitución y el ordenamiento jurídico.

Las explicaciones del gobierno el mes pasado y, sobre todo, la reacción de la derecha, contribuyeron a la asimilación de la medida, que sigue generando descontento entre algunos de los principales dirigentes territoriales, pero con tonos mucho más bajos. La marcha de Colón que reunió al PP, Vox y Ciudadanos el 13 de junio en Madrid unió las filas socialistas. Las iniciativas que el partido de Pablo Casado presentó en parlamentos autonómicos y ayuntamientos contra la concesión del indulto también tuvieron el efecto contrario y no abrieron grietas en el PSOE, salvo contadas excepciones. «La respuesta no puede ser más Colombo, debe ser más Constitución y Constitución es más diálogo», dijo el secretario general de los Socialistas Valencianos, Ximo Puig, apelando al apoyo de todos los partidos políticos, «principalmente la oposición», a lo que considera una medida «favorable a la reunificación». El presidente de la Comunidad Valenciana también insistió en que «más allá de los interesados, lo importante es el interés general de la ciudadanía». El motivo que empuja al Ejecutivo a conceder un indulto contra el criterio de la Fiscalía y el juzgado de condena es político, como argumentó Alicantur: «Fomentar la convivencia en Cataluña».

El más crítico ha vuelto a ser el secretario general de los Socialistas Castellano-La Mancha, Emiliano García-Page, aunque de una forma mucho más suave que en las últimas semanas. «Mañana me va a doler todo el cuerpo», dijo irónicamente el presidente de Castilla-La Mancha, con una mano vendada de un accidente doméstico, sobre el visto bueno de los indultos. «Con suerte mañana [por este martes] puede comenzar un camino diferente, al menos en el ámbito político y en el de la convivencia. Si solo. Y que algunos entiendan cuál es la única forma posible, y que no entiendan lo contrario ”, dijo. «Lo que hay que celebrar es la unidad, no la separación, ni la independencia», añadió en un acto de homenaje a la comunidad educativa. García-Page opinaba, a finales de mayo, que la decisión de conceder el indulto podría «ser estéril, porque es un ejemplo de cómo pueden volver a sus viejas costumbres sin consecuencias». Luego aclaró su negativa a concederlas por el no arrepentimiento de los líderes independentistas condenados por sedición y malversación: «Lo deseo con toda el alma y desde mis más profundas convicciones». Este lunes eligió bajar su perfil mientras espera a ver cómo se desarrollarán los eventos. El presidente de Aragón, Javier Lambán, otro de los barones más fuertes del independentismo, guardó silencio durante semanas mientras se recuperaba de un operativo. El extremeño Guillermo Fernández Vara también ha apostado por la discreción.

“La bienvenida es diálogo y armonía. Las soluciones y la pluralidad son bienvenidas ”, declaró a favor Francina Armengol. El presidente de las Islas Baleares volvió a ser uno de los más acérrimos defensores del otorgamiento de indultos. “La política está organizada por la política. Ante una situación de absoluta amargura, de tensión que no ayuda a nadie, que lastima mucho a los ciudadanos de Cataluña y del resto de España, hay que apostar por el diálogo y la búsqueda de soluciones. Y si un camino es el del perdón, bienvenidos ”, justificó. “Los políticos estamos aquí para resolver problemas, no para crear otros. Por ejemplo, si se recogen firmas contra indultos, creo que crea más problemas «, dijo sobre la estrategia seguida por el PP. Génova tiene previsto cerrar la campaña tras haber obtenido 300.000 consentimientos en dos semanas frente a los cuatro millones obtenidos en dos meses en 2006 contra el Estatuto.

Más información

En la misma línea, la presidenta de Navarra, María Chivite, coincidió en la oportunidad de que se abran las gracias. «Creo que es un lindo gesto que esperamos tenga un buen resultado», observó el presidente de la comunidad provincial. Chivite confía en que «contribuirán al diálogo».

La calma lograda en los últimos días de juego fue un escenario que no se manejó en Ferraz cuando Sánchez adelantó sus intenciones sin esperar a que dictamine el Tribunal Supremo. Nadie en el partido duda de que la comisión federal, órgano supremo del PSOE entre los congresos, cerrará filas el 3 de julio con el premier tres días después de su comparecencia en el Congreso para explicar las gracias.