El régimen de Ortega detiene a Dora María Téllez, figura destacada de la revolución sandinista



El periódico digital de Alicantur Noticias

La ex guerrillera sandinista Dora María Téllez, en una imagen de archivo.
La ex guerrillera sandinista Dora María Téllez, en una imagen de archivo.CARLOS HERRERA

La policía nicaragüense detuvo este domingo por la mañana a la exguerrillera sandinista Dora María Téllez, heroína de la revolución sandinista y una de las principales figuras de la política del país centroamericano. Téllez fue detenida en su finca en las afueras de Managua luego de horas de asedio policial. Junto a ella fue detenida la activista Ana Vijil, integrante del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) – rebautizado Unamos -, grupo que fundó el escritor Sergio Ramírez en los años 90 y del que Téllez es máximo representante. El arresto fue confirmado por Unamos, quien llamó al respeto a la integridad de Téllez y Vijil y condenó lo que él llama «una agresión de la dictadura contra la oposición».

Más información

Téllez se suma a la lista de destacados miembros de la oposición nicaragüense, incluidos cuatro candidatos presidenciales, detenidos en las últimas semanas por el régimen de Ortega, en una nueva ola represiva que apunta a allanar el camino para que el mandatario llegue a una tercera reelección consecutiva. Ortega regresó al poder en Nicaragua en 2007 y desde entonces ha desarrollado un gobierno autoritario, que se ha radicalizado desde 2018, cuando estallaron manifestaciones pacíficas para exigir el fin de su mandato. Uno de los rostros más destacados de esas protestas fue Dora María Téllez, quien tras su ruptura con el Frente Sandinista se convirtió en una voz crítica contra Ortega y su deriva autoritaria.

Dora María Téllez, durante un acto político en Managua, en 1999.
Dora María Téllez, durante un acto político en Managua, en 1999.AFP

Téllez es una de las personalidades más importantes de la revolución sandinista. Su valentía para enfrentar la dictadura de Somoza, que gobernó Nicaragua con mano dura durante 47 años, es parte de la mística y la epopeya de la revolución latinoamericana. A los 20 años decide abandonar sus estudios de medicina para dedicarse a la guerra de guerrillas del entonces clandestino Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). A los 22 años, Téllez formó parte de la escuadra guerrillera que se apoderó del Palacio Nacional, sede del parlamento de Somoza, una de las acciones más atrevidas de la guerrilla y uno de los mayores golpes sufridos por la dictadura. Gracias a esta acción, el Frente Sandinista logró negociar con el régimen la liberación de varios guerrilleros detenidos. Nombrado Comandante Dos, su heroísmo fue inmortalizado por Gabriel García Márquez en su crónica Asalto al palacio. Téllez también fue protagonista de la llamada telefónica ofensiva final contra la dictadura como jefe de Estado Mayor del Frente Rigoberto López Pérez. Tras el triunfo de la revolución en 1979, se convirtió en ministra de Salud, siendo la mujer que ocupaba el puesto más alto en la escala sandinista del poder.

Reincorporado a la vida civil, Téllez se mantuvo activo en la política como la principal figura del MRS, ahora Unamos. Es una eminente académica e historiadora, considerada una de las intelectuales más importantes de Centroamérica. Su vida siempre ha estado marcada por su participación en la revolución. En 2005, la Universidad de Harvard la invitó a convertirse en profesora visitante de estudios latinoamericanos Robert Kennedy, pero la administración de George Bush le negó una visa de «terrorista». «La acusación del gobierno de Estados Unidos viola mis derechos humanos», reaccionó Téllez en ese momento, «y no puedo evitar considerarla una amenaza para mi vida, mi seguridad, integridad y tranquilidad».

La detención de Dora María Téllez se produce pocos días después de la detención de destacadas figuras de la oposición. La policía arrestó a cuatro de los candidatos presidenciales – Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro – y también fueron detenidos líderes del sector empresarial y de la sociedad civil, entre ellos el expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) José Adán Aguerri, la activista Violeta Granera y el exministro y economista José Pallais. “Eliminar a todos los candidatos, a toda la oposición, es el objetivo de una dictadura en agonía. Por eso recurre a una represión masiva. Nada funcionó para él. Nada le funcionará ”, denunció Téllez en Twitter el 8 de junio.

Regístrese aquí en Boletin informativo de Alicantur América y reciba todas las claves de información de la situación actual de la región.