El Seguro Social aumenta los incentivos para que las empresas no despidan a la mayoría de los veteranos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El consejero de Seguridad Social, José Luis Escrivá.
El consejero de Seguridad Social, José Luis Escrivá.Cézaro De Luca / Europa Press

La Seguridad Social ha aumentado el bono de cotización de los trabajadores mayores de 62 años cuando están ausentes. Así lo anunció el gobierno de Bruselas en el plan de recuperación: «Se establecerán beneficios para las empresas que retengan a estos trabajadores mayores». El objetivo es reducir el costo de la mano de obra para que las empresas no renuncien a estos empleados y no se vean obligadas a jubilarse antes por la imposibilidad de encontrar un nuevo trabajo. La medida se concretó en negociaciones con sindicatos y empleadores.

Uno de los principales objetivos del Gobierno en la primera parte de la reforma previsional es retrasar la edad real de jubilación, ahora en promedio 64,6 años, y acercarla a la real, entre 65 y 66 años en 2021 (y entre 65 y 67 años en 2027). “La reforma tiene como objetivo mostrar a la población la conveniencia de retrasar la edad de jubilación y ofrecer incentivos”, explica el plan de recuperación enviado a la Comisión Europea en el componente de pensiones. El mismo documento agrega: «La jubilación anticipada debe convertirse en una excepción».

Más información

Es por ello que propone medidas que, por un lado, desalientan la jubilación anticipada -especialmente las voluntarias- y, por otro, recompensan a quienes deciden continuar en el mercado laboral después de alcanzar la edad en la que pueden jubilarse legalmente. También busca evitar que las empresas prescindan de estos trabajadores limitando significativamente la llamada jubilación forzosa, que permite el despido de los trabajadores que alcanzan la edad legal de jubilación cuando tienen derecho al cobro del 100% de la pensión, si así se prevé en un acuerdo colectivo.

Esta orientación de la reforma no es del agrado de la CEOE. La dirección es consciente de que estos cambios pueden dificultar la renovación de modelos. Y, además, añaden que entre los trabajadores de mayor edad, los costes laborales no solo son más altos porque reciben salarios más altos, sino también porque también suelen tener menos tiempo libre que el resto de la población activa.

El Ministerio de Seguridad Social ha entendido este último argumento y ha presentado una propuesta en las negociaciones que mantiene abierta desde hace meses con los agentes sociales para la reforma de las pensiones. La oferta trata esencialmente de aliviar las contribuciones que pagan las empresas a los trabajadores de 62 años o más cuando están fuera de servicio. Para ello, propuso una reducción del 75% en la contribución por contingencias comunes durante estos períodos a todas las empresas, subrayan las fuentes del diálogo social. La oferta inicial era hacerlo a partir de los 63 años, pero en la última reunión del consejo celebrada hasta el momento, el departamento que preside José Luis Escrivá mejoró la propuesta hasta los 62 años.

El enfoque, sin embargo, es una oferta que aún no ha sido aceptada por las otras partes en la negociación y, por lo tanto, podría cambiar mucho en próximas reuniones.

Las conversaciones entre los agentes sociales y la seguridad social llevan ya varios meses. Según varias declaraciones públicas difundidas por Escrivá, deberían estar a punto de completarse, ya que indicó que su intención sería aprobar próximamente este primer paquete de reforma previsional. Sin embargo, diversas fuentes de diálogo social creen que aún deben haber varios movimientos por parte del Ejecutivo para concretar el pacto.

Ya en las semanas precedentes el Ejecutivo ha realizado otras labores, como renunciar a pedir ajustes a los pensionistas en caso de bajada de precios. Finalmente, la actualización seguirá el IPC pasado, pero si este es negativo, las pensiones no aumentarán menos en los años siguientes para compensarlo.

Escrivá también anunció este viernes que está dispuesto a renunciar a un cambio en caso de una retirada parcial. Así lo señaló en una entrevista en TVE. Se trata de una modalidad de jubilación anticipada que permite a un trabajador que tiene una carrera contributiva a largo plazo jubilarse parcialmente, por lo que todavía tiene que trabajar parte del día, si la empresa contrata a un joven en su lugar. En los planes iniciales de seguridad social se preveía su modificación, como explicó el ministro al Congreso hace semanas. No obstante, Escrivá reiteró que habrá una reforma de la jubilación forzosa y la jubilación anticipada, en la que se suele poner más énfasis.