El Senado aprueba las tarifas de ‘Google’ y ‘Tobin’ que entrarán en vigor a principios de 2021



La actualidad en Alicantur Noticias

Portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
Portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.Jesús HellÌn; Jesús Hellín / Europa Press

El gobierno ya ha dejado claro que la reforma financiera «profunda» prevista en el acuerdo de coalición se ha retrasado debido al estallido de la epidemia. Sin embargo, aseguró que no renunciaría a los nuevos impuestos que había comenzado a tramitar a principios de año: tarifas Google Y A Bin. Este miércoles, ambos homenajes dieron luz verde en el pleno del Senado luego de que la comisión de Hacienda de la cámara alta diera luz verde a las opiniones de los diarios el jueves sin cambios.

Impuesto sobre determinados servicios digitales, más conocido como Tasa de Googley el impuesto sobre transacciones financieras o Impuesto Tobinse ha convertido en las dos partes principales del proyecto del gobierno para modernizar y adaptar el sistema tributario al siglo XXI. Se procesa fuera de los presupuestos como cifras de nueva creación y entrará en vigor de manera predecible a principios de 2021.

El primer homenaje tiene como objetivo gravar a las empresas con una facturación anual de al menos 750 millones de euros en todo el mundo y tres millones en España, con un enfoque en los servicios de publicidad online, los servicios de intermediación online y los servicios de publicidad online, vendiendo datos generados a partir de información o metadatos proporcionados por los usuarios. rebaja. A principios de este año, la ejecución enfrió las posibilidades de recaudación de este impuesto por la ralentización económica y el impacto de medidas similares en otros países: calculó que recaudaría alrededor de 968 millones de euros al año, un 20% menos de lo estimado anteriormente. Entonces, la epidemia aún no se había producido.

Velocidad A BinSegún las proyecciones del ejecutivo, por su parte, ingresaría alrededor de 850 millones al año. Este impuesto gravará la venta de acciones de empresas españolas con una capitalización superior a 1.000 millones de euros a un tipo del 0,2%. Los contribuyentes, es decir, los que tienen que pagar, serán los intermediarios financieros que ejecuten la orden de compra, y no tributarán las compras de acciones de pymes y empresas que no coticen en bolsa.

Dudas sobre la colección

Tasa de Google En primer lugar, ha logrado su objetivo debido a las dudas sobre su potencial coleccionista. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha estado trabajando durante mucho tiempo para alcanzar un consenso sobre una fiscalidad digital a nivel mundial en su misión de adaptar las normas fiscales internacionales a la UE, que se remonta a la década de 1920. nuevos retos de la digitalización. Quienes descartan esta cifra piensan que sin un impuesto internacional de Google, las grandes empresas tecnológicas podrían trasladarse a áreas con impuestos más bajos. Además, afirman que Estados Unidos ha amenazado a muchos países europeos que tienen tal impuesto sobre la mesa, incluida España, con imponer nuevos aranceles en represalia por el impuesto.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado en varias ocasiones que el impuesto digital cambiará si se llega a un consenso dentro de la OCDE o la Unión Europea. Bruselas ya ha manifestado que si fracasan las negociaciones internacionales (si las sedes estadounidenses de las principales empresas tecnológicas se retiran de las negociaciones este verano), la UE aprobará su propuesta a principios de 2021.