El suicidio asistido de Casado, la crisis de la derecha y la ruina de España



La actualidad en Alicantur Noticias

Hace doce años, Mariano Rajoy Decidió salvar su futuro al frente del PP sacrificando su partido y rompiendo con sus símbolos y aliados, a cambio de la benevolencia de los medios de comunicación y la izquierda política. De hecho, la gran mayoría de los medios Aznar había cedido a la izquierda, aplaudió su arrepentimiento, la eliminación de María San Gil y el ataque a la COPE, El mundo Y Libertad digital, su único apoyo en la dura legislatura posterior al 11M, marcada por el pacto de Zapatero y la ETA, el colapso del consenso constitucional, el aislamiento del PP como «fascista» y la Ley de la Memoria Histórica que sacó a la luz la Guerra Civil. Por tanto, nada ha hecho Casado Jueves que Rajoy no ha hecho antes. Pero lo hace en una situación mucho peor. No se rinde ante un gobierno del PSOE; se rinde a un bloque de poder que apoya el golpe de Estado de 2017 en Cataluña y cuyo proyecto político es liquidar el régimen constitucional.

Estás en secreto y la fiesta en Babia

El discurso de Casado salvajemente ofensivo Abascal ya VoxNo fue, como cantan al unísono peperos y rojeras, una respuesta al discurso del candidato en la moción de censura. Una de las fuentes habituales del PP dio un relato detallado de quién, cómo y cuándo decidieron romper con la segunda fuerza política de la derecha, gracias a la cual el PP tiene la potencia regional de Madrid, Andalucía y Murcia y todas las grandes capitales españolas, desde Madrid a Zaragoza, han ganado por la izquierda en las últimas elecciones autonómicas y municipales. El riesgo que corrió Casado, y por eso la izquierda lo aplaude tanto, fue que, en correspondencia con una de sus palabras, cuando Vox desaparezca «sólo dejará escombros», dejará miles y miles de funcionarios públicos del paro en la inmensa vertedero de desempleo. PÁGINAS.

¿Sabían todos esos potenciales parados del PP en Madrid, Andalucía y Murcia, Madrid y otras capitales en manos de la derecha que Casado dejaría su futuro político y personal al riesgo de la venganza de Abascal? No. Entonces contó Lamet en El mundo como está decidido por todos:

«Seis personas lo sabían; el factor sorpresa fue fundamental»: así se fraguó el discurso del ‘no’ de Pablo Casado

La estrategia del líder del PP, propuesta desde julio, ha intentado romper con Vox «de un solo golpe» y evitar una nueva foto de Colón «.

Y estos fueron los seis:

«Solo un puñado de personas conocía la estrategia de Casado: su jefe de gabinete, Pablo Hispan; el director de comunicaciones del partido, María Pelayo; el subsecretario Pablo Montesinos; Teodoro García Egea, Pablo Cano -Director del Gabinete del Secretario General- e Isabel Gil, director de comunicación del número dos del PP. “Seis de nosotros lo sabíamos. La mitad del acierto se debe al discurso de Casado y la otra mitad, a la estrategia, al factor sorpresa.

Es mentira, pero ser funcionario degrada aún más un partido que supuestamente está en manos de tres periodistas mediocres, dos políticos de segundo nivel y uno que aún no está clasificado en la Liga de Campeones. Suponemos que era verdad: Isabel Gil el sabia que Isabel Díaz Ayuso ignorado; Pablo Cano, qué Juanma Moreno Yo no sabía; ya Martínez Almeida, portavoz de Pablo, Pablito y Pablete (Casado, Hispán y Cano), le dijo lo que iba a votar, pero no el fondo de un discurso para destruir a Vox que podría haberlo hecho perder la alcaldía esta semana y fue el portavoz. En unos cuantos meses.

Zarzalejos, Casado y, al fondo, Aznar

De hecho, como dije antes esRadio, en FAES había pasado mucho tiempo Javier Zarzalejos cocinando ese discurso. ¿Cuánto cuesta? Theodore no miente esta vez: Desde julio. Ayer Javier Somalo dijo como le dijo el murciano vigoroso que iban a Cayetana, y que lo entenderían si lo criticamos, pero que era por una buena razón. Cuando fue despedida, Javier Zarzalejos publicó un abyecto artículo en El mundo, alabando la disciplina y lamentando, quizás, no poder contar con ella para el gran proyecto, que ya estaba destrozando a Vox. Así que nunca hubo seis en secreto, excepto para mantenerlo, aterrorizado. Solo tres: el escriba Zarzalejos; el fariseo casado; y el recaudador de impuestos Theodore. Y al fondo, en su castillo, Herodes Aznar, quien luego de posar con un Casado en un plan de propaganda, dijo que votaría «no», «no» y «no» a la moción. Lo que no dijo fue que no se trataba de votar «no» a la moción «, que se podía hacer sin ofender y con fruto para el PP, sino» no «a la existencia de Vox.

La estrategia, típica del peor Aznar, la de la mayoría absoluta, no es, por tanto, reorganizar la derecha, sino destruir los dos partidos que flanquean al PP, tarea más fácil que derrotar a la izquierda en el poder. Al parecer, el operativo es sencillo: si Ciudadanos está medio destruido y Vox aún no está resuelto, Vox debe ser destruido con la ayuda de la izquierda política y el sector de los medios de comunicación maricomplejines. Y el votante Vox, cabeza pero buenas sensaciones, volverá al voto útil, que es el PP. A los medios indignados, los pocos que quedan pasarán. Nosotros, en Sesto.

Análisis de sangre de la mafia: mata a un amigo

Para que la izquierda crea que la apuesta de Casado contra Vox es seria, tuvo que hacer el análisis de sangre de los que se unen a la mafia: matar a un amigo, señal de obediencia a la Organización. Y Pablo tiene su doctorado en Prisharvard con un golpe en la nuca a su amigo Santi:

“Esta fiesta que conoces bien y conoces muy bien ha rendido un homenaje de sangre que gente como tú ahora está pisoteando. No sé cuál es su idea del patriotismo, pero no lo veo como un insulto a quienes dan la vida por la libertad de todos. Especialmente cuando eran sus compañeros «

Rara vez escuché tan decepcionado y escandalizado. Ese ya no era el Casado que pretendía ser y pensábamos que era, un personaje un poco débil pero excusable por ser una buena persona, pero alguien sin escrúpulos como Sánchez. Al día siguiente, todavía sangrando por la herida, Abascal recordó en esRadio quien fue consejero de Llodio, elegido por los ciudadanos y no pagado por el PP, mientras que Casado se llevó la billetera de Aznar. He aquí que el héroe de la resistencia contra ETA no es ese tipo que Santiago González Recordó haber venido a clase con sus guardaespaldas, su padre amenazado, sus caballos pintados y su tienda asaltada con gasolina.

Ahora el héroe es el chico del internado inglés, el joven de las Nuevas Generaciones, el portavoz de comunicación de Rajoy para «quien quiera ir al Partido Liberal, que se vaya, y quien quiera ir al Partido Conservador, que se vaya», que cargaba heroicamente del PP cuando Abascal se fue con Ortega Lara y Alcaraz a pisotear la sangre de las víctimas de ETA. La verdad: Como análisis de sangre, la mafia no podía pedir más.

Casado solo tendrá éxito si Sánchez cambia

Para derrotar a Abascal y capitalizar la moción de censura, Casado solo tuvo que decir que votó «no» a los jueces y a Europa, pero que el PP está abierto a tanta gente buena, alarmada por lo que está pasando en España, quien se equivoca al apostar por Vox y dividir el voto de la derecha. En tono un tanto condescendiente, porque no hay pruebas de que la estrategia blanda del PP sea práctica: el cambio de gobierno. Si la izquierda y el separatismo no cambian su política, lo que hizo el PP fue romper la derecha y ofrecerse al PSOE, como Arrimadas, de socio incondicional. De hecho, Casado quemó sus barcos rompiendo brutalmente con Vox. Sin los cuatro millones para respaldarlo la derecha ya no es un gobierno alternativo. El PP se salva, de momento, sólo si se convierte en socio del PSOE y cambia de política, empezando por la alianza con comunistas y separatistas.

Pero si Sánchez no cambia su alianza con Iglesias y los separatistas, ¿de qué sirve el crimen de Casado contra Abascal? Seguirá siendo provisional y Vox emergerá como la única fuerza opuesta al bloqueo del poder que lleva a España al abismo institucional, sanitario y económico. Si Casado hubiera perpetrado lo que, en cualquier caso, seguirá siendo un mal personal, pero según Sánchez, para crear conjuntamente un nuevo bloque de poder para hacer frente al virus y la ruina con un amplio apoyo europeo, sería posible que, a medio plazo, Vox migrará al PP, al igual que los que se quedan por Ciudadanos. Pero eso no es lo que parecen ver los últimos movimientos espasmódicos del Mulo de la Moncloa, que una vez más quiere encarcelarnos para curarnos de lo que ya nos había curado hace tres meses. Y si Sánchez sigue siendo Sánchez, Iglesias sigue siendo Iglesias, Y los que firmaron el pacto contra Vox siguen siendo la basura totalitaria y separatista que son, ¿qué habrá conseguido el PP, si no fuera por unas semanas de telenovela mediática?

Es el momento de convocar un congreso en el PP

Por el momento, el intento de destruir Vox es solo el suicidio, asistido por los medios, de Casado como líder de una derecha plural con dos grandes fuerzas, PP y Vox, y una pequeña, Ciudadanos, cuyos votantes se mueven con facilidad de una a otra. No seguro: ver el millón de abstemios que prefirieron quedarse en casa antes que votar por el PSOE, el PP o Vox. Imagino que el eterno Dr. Bacterio de Génova 13 predice que la crisis social será tan terrible que la masa de votantes de derecha volverá al PP, como un voto útil para derrocar a la izquierda.

Pero, ¿y si el PP ya ha colaborado con Sánchez y comparte errores y crímenes? ¿Y si Sánchez le dijera a Casado, rojo de sangre de Abascal, «Roma, es decir, no pago a los traidores»? ¿Qué harán el Trío Calaverejos y Erode «El Atlántico»? ¿A puñaladas, después de Cayetana y Abascal, Díaz Ayuso y Juanma Moreno, o viceversa? El crimen de la herencia tiene una lógica implacable: no puedes dejar de matar hasta que eliminas a todos los enemigos o eres eliminado por uno de ellos. La apuesta de Casado es tan brutal y tan arriesgada que deja su futuro en la cuneta del Congreso del PP, que debe ser convocado y debe ratificar por aclamación la guerra contra Vox. Pero ¿y si a esa altura todo fuera peor y el PP se hundiera en las urnas? Incluso si García Egea multiplica las decapitaciones provinciales, Vox puede desalojarlo mañana. Y Andalucía, con Vox como aliado, es mucho mas grande que murcia.

.