El teletrabajador: el objeto del deseo de las personas



La actualidad en Alicantur Noticias

Una mujer teletrabajando desde un municipio de la provincia de Segovia.
Una mujer teletrabajando desde un municipio de la provincia de Segovia.PABLO MARTÍN / EFE

El murmullo del río, el canto de un gallo a lo lejos o el cencerro de una vaca pastando. Los sonidos del campo, de esa España rural que se ha despoblado, ahora se ofrecen a los ciudadanos para que experimenten su paz mientras trabajan. Para que lo prueben. “El teletrabajo se ha convertido en una oportunidad que las ciudades nunca han tenido y no pueden dejar pasar”, dice Joaquín Alcalde, director de la empresa social El Hueco Labs, quien aprecia un cambio en la percepción ciudadana sobre el medio rural gracias a la pandemia.

Más información

Esta entidad sin ánimo de lucro ha puesto en marcha con el Grupo Red Eléctrica la Red Nacional de Ciudades acogedoras para el teletrabajo, una página web en el que una treintena de municipios compiten por encantar a los empleados remotos de las grandes ciudades con estancias temporales. “Muchos pueblos pequeños necesitan unirse para darse a conocer y atraer nuevos colonos. Tienen pocos recursos y pensamos que añadiendo dispersión a esta plataforma podemos captar la atención de las personas que quieren teletrabajar ”, explica Alcalde.

Se trata de municipios con menos de 5.000 habitantes y con problemas reales de despoblación. Municipios de Huelva, Málaga, Albacete, Cuenca, Guadalajara, La Rioja, Navarra, Teruel, Burgos, Ávila, León, Palencia, Las Palmas, Soria y Zamora con conexión a Internet «digna», espacios de trabajo comunitario (ya sean salas polivalentes o centros trabajo colaborativo, que son cada vez más lujosos en la España rural) y la disponibilidad de vivienda. Pero no solo. Cada aldea ha designado a una persona como huésped de los teletrabajadores. Alguien que se encarga de explicar los atractivos del lugar y facilitar su integración, «porque los países no siempre dan la bienvenida a los extraños», agradece Alcalde.

De la quiebra al juego

El municipio navarro de Allo forma parte de esta red. Su alcaldesa, Susana Castanera, cree que el descubrimiento del teletrabajo durante la pandemia ha despertado beneficios como el regreso a las zonas rurales, una tendencia que ha llegado para quedarse, cree, porque la gente se ha dado cuenta de la calidad de vida que ofrece el campo. «Si antes pensaban que vivir en los pueblos era un fracaso, ahora lo ven como una apuesta». El comisario confía en que esta red servirá, junto con otras medidas, para frenar la despoblación de 960 habitantes en Allo. Por ahora acaban de abrir un centro para trabajo colaborativo y una nueva barra … a medida que aumenta la demanda de vivienda y se realizan algunos registros, dice.

Más información

Sigüenza (3.400 habitantes) también agradece la llegada de nuevos vecinos. «Hemos abierto un espacio trabajo colaborativo y se usa. La gente está planteándose el teletrabajo unos días a la semana, aunque es menos evidente en el censo ”, explica la alcaldesa del Ayuntamiento de Alcarreña, María Jesús Merino.“ Tras la pandemia hay una cierta demanda, un ligero aumento de matriculaciones que Está detrás de la realidad, ya que muchas casas se venden «. Según él hay un cambio de ciclo. Se busca calidad de vida, tranquilidad y la crisis de salud ha sido un catalizador de esta transformación social que consideran estructural». notan ciudades con una buena conexión a Internet y cercanas a una ciudad local «, dice.

“Sentimos que la población se está moviendo hacia el medio rural”, explica Antonio Calvo Roy, director de Sostenibilidad de Red Eléctrica. Esta empresa denominada “on the ground”, una de las más activas a la hora de luchar contra la España vacía, ha puesto a disposición 50.000 € para desarrollar la Red de Ciudades Acogedoras al Teletrabajo. “El teletrabajo se está difundiendo en las empresas y de ahí la idea de esta plataforma, en la que Booking quiso insertarse, ya que observa un nicho empresarial en el trabajo a distancia desde la España rural y que nos ha demostrado las bondades de la iniciativa”, añade ha. «Hemos acertado», dice Alcalde, dadas las 9.000 visitas a la web en la primera semana de vida y la expansión de las ubicaciones ofrecidas. El Hueco y Red Eléctrica esperan que entre 50 y 100 ciudades se unan a la red en un año.

“Trabajar de forma remota se convirtió en algo irreversible durante la pandemia y esperamos que esto induzca a los usuarios a realizar viajes más largos en el futuro, combinando trabajo y placer con más eficacia que nunca. La pandemia también ha creado una nueva tendencia, los denominados “Nómadas Digitales”, cuyas características les permiten trabajar desde cualquier lugar ”, indica vía email Mireia Prieto, Directora de Reservas para el Sur de Europa. Los alojamientos rurales suponen el 30% de las reservas realizadas en la plataforma de viajes.

Junto a iniciativas como estas, hay otras que buscan repoblar la España vaciada. El caso de Holapueblo, también de Red Eléctrica, que apoya a emprendedores que quieren instalarse en zonas rurales. Pasó de 350 preguntas a 1.600 de la primera a la segunda edición, según Calvo Roy. O atraer talento digital, como es el caso de Pueblos Remotos, una iniciativa que busca generar un impacto socioeconómico en los pequeños pueblos de Tenerife. La idea es que teletrabajadores de todo el mundo se instalen en Icod de los Vinos durante 21 días para trabajar junto a los empresarios locales para solucionar sus retos, explica Carlos Jonai Suárez, su arquitecto. “La idea es que se conozca el medio ambiente. Que se sepa que se puede ir al teletrabajo en el campo y que actúa como un efecto de llamada para el talento digital ”, dice. El precio de la estadía en base a coliving oscila entre 700 y 1.300 euros.