El temporal con lluvias torrenciales provoca inundaciones en el sur de Tarragona y Castellón



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

La zona sur del Delta del Ebro, en las comarcas del Baix Ebre y el Montsià, en Tarragona, vive este miércoles un episodio lluvioso, con momentos de lluvias torrenciales que han dejado inundaciones, carreteras y caminos transformados en arroyos y vehículos arrastrados. En la cercana provincia de Castellón, cerca de una decena de personas tuvieron que ser rescatadas de sus vehículos por los bomberos y la Guardia Civil en la N-238, entre Vinaròs y Ulldecona.

«Fue en dos minutos», dijo Juan Ciudad, quien tuvo que ser sacado de su automóvil luego de sujetarlo con cuerdas, dada la fuerza del agua que, desbordándose de un barranco, inundó la vía. Casi no caía agua en ese momento, por lo que no fue un viaje aterrador, pero la trompeta llegó por tierra, rebosando, rugiendo. “Teníamos miedo, sí. El agua subía por el auto y mi esposo acababa de ser operado «, dice Conchita Rollad, quien comenzaría sus vacaciones este miércoles. Ellos, como otras cuatro personas, fueron rescatados y luego trasladados a una pala excavadora. Uno de ellos tuvo que ser atendido por los servicios médicos, donde siete equipos de bomberos se han trasladado al lugar, donde aún llovía intensamente a primera hora de la tarde.

Mapa de la Aemet con las zonas en amarillo y naranja avisando de fuertes lluvias.
Mapa de la Aemet con las zonas en amarillo y naranja avisando de fuertes lluvias.

Los municipios de Tarragona más afectados son Alcanar (acumuló 78 litros por metro cuadrado en media hora), Les Cases d’Alcanar (donde el agua llegaba al puerto arrastrando todo a su paso) y Sant Carles de la Ràpita (donde las redes sociales también atestiguan la violencia del agua). Algunos de los pueblos se encuentran entre el mar y la Sierra del Montsià, cuyos torrentes caen a raudales. En algunos puntos de la mañana llovió la mitad de lo que hace durante todo el año, 230 litros por metro cuadrado. La tormenta también golpeó las estructuras del cámping de Els Alfacs. Por ahora no se conocen lesiones personales.

El agua, que con esta intensidad fluye violentamente por donde puede atravesar, ha obligado a interrumpir la circulación de los trenes de la línea R-16 y el servicio de largo recorrido del Corredor Mediterráneo, y Renfe no ha podido permitir un servicio alternativo porque incluso las carreteras se ven afectadas (la N-340 y la autopista AP-7 fueron cortadas durante unas horas). La Generalitat y Protección Civil piden que se evite el desplazamiento. La tormenta ha dejado a 10,000 usuarios sin electricidad por ahora y todos en el área recuerdan otra tormenta que causó inundaciones en el otoño de 2018.

El temporal, que acumuló 167,8 litros de agua por metro cuadrado en Alcanar hasta la una de la tarde, inundó calles y zonas bajas de la zona, donde, según imágenes grabadas por algunos vecinos y compartidas en redes sociales, se arrastró hasta la varios vehículos. Entre las 12.00 y las 13.00 horas los bomberos recibieron 126 avisos por inundaciones graves, que afectan principalmente a Alcanar (con 96 avisos), donde algunos caminos se han convertido en ríos donde cae el agua hasta llegar al mar.

Protección Civil de la Generalitat ha llevado el plan de inundaciones al nivel de alerta por la intensidad de las lluvias en el Montsià y Baix Ebre y los episodios de inundación y ha recomendado no aparcar en arroyos o llanuras aluviales, alejarse de estas zonas, no hacerlo cruce áreas inundadas o pasos subterráneos, no vaya a garajes o áreas donde se acumule agua y evite transitar por caminos secundarios y caminos cercanos a ríos y arroyos.

Las lluvias torrenciales que inundaron los llanos y carreteras del Baix Ebre y Montsià obligaron también a cortar la N-340, entre Amposta y Alcanar, la AP-7, en Ulldecona en dirección a Tarragona, y la carretera local TP -3318 en Uldecona. .