El testimonio de Aschraf, el joven que llegó a Ceuta en una botella flotante



La actualidad en Alicantur Noticias

El miércoles 19 de mayo, Aschraf suplicó en las aguas de Ceuta: «¡Intenta comprendernos!» Pidió comprensión a los militares españoles mientras acariciaba y lloraba, atado a unas botellas de plástico que le servían de flotador. No se atrevió a pisar el suelo porque creía que el soldado, que le hablaba en su idioma desde la orilla, lo golpearía. Finalmente, este joven de 16 años salió del agua, trató de escapar trepando una pared, pero fue atrapado. Y, tras ser consolado por los propios soldados, fue devuelto a Marruecos ese mismo día. Apenas dos días antes, 8.000 inmigrantes irregulares acababan de entrar en Ceuta sin encontrar oposición por parte de las autoridades marroquíes. De estos, entre 2.000 y 3.000 son menores. En el video que acompaña a esta noticia, relata su testimonio a Alicantur.