El Tribunal Constitucional cierra la fase con una nueva sentencia sobre el estado de alarma



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El Tribunal Constitucional cierra la fase con una nueva

El Tribunal Constitucional celebrará esta semana el último Pleno en su composición actual, con una apretada agenda en la que una nueva sentencia sobre el estado de alarma ocupa un lugar preferente. En esta ocasión es el segundo decreto que este resorte legal utilizó para tomar las medidas necesarias contra la pandemia, entre el 3 de noviembre de 2020 y el 9 de mayo de 2021. El tribunal se inclina a aprobar la presentación preparada por el juez Antonio Narváez, del sector conservador. , en cuyo caso será el tercer fallo consecutivo en contra de la estrategia legal del gobierno ante la emergencia sanitaria.

El equilibrio en la Constitución no cambiará tras el pacto entre el Gobierno y el PP para la renovación, pero el sector conservador ha puesto especial interés en tener un último pleno con la composición actual. La mayoría de las decisiones que se tomarán recaerán del lado de este bloque, y todas son relevantes. Uno de los trabajos elaborados propone abolir el impuesto a las ganancias de capital, del que se benefician los municipios.

El presidente de la cancha, Juan José González Rivas, había propuesto suspender este pleno ante la inminencia de las carreras de relevos. Pero esto hubiera supuesto retrasos, para los nuevos magistrados, para estudiar los temas pendientes, con la consecuencia de reabrir debates ya maduros, sin tener que cambiar las decisiones de fondo, ya que se mantiene la preponderancia del sector conservador.

En sesión plenaria de esta semana se resolverá el recurso de apelación de Carme Forcadell por su condena por sedición en la demanda. El proyecto de sentencia analiza la acusación de inviolabilidad parlamentaria, entendiendo que esta prerrogativa no protegía la labor del expresidente del Parlament de Catalunya al permitir el tratamiento de leyes de desconexión. La sentencia constitucional -a pesar de que ya se pactó el indulto en relación con la condena de 11 años y 6 meses impuesta a Forcadell- es el paso que le permitirá ahora apelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

En cuanto al segundo estado de alarma, el proyecto de sentencia se redactó antes del verano. El tema surge en sesión plenaria después de que el tribunal declaró inconstitucionales tanto el decreto sobre el primer estado de alarma como la decisión de la junta de reducir la actividad parlamentaria al comienzo de la pandemia. La primera sentencia fue aprobada con 6 a 5 votos. En la segunda, un miembro de la corte, Alfredo Montoya, recuperándose de un ictus, estuvo ausente y el resultado fue de 6 a 4 votos, luego de que el locutor, el magistrado Antonio Narváez, del sector conservador – cambiará de opinión en el último momento de la resolución y propondrá cancelar los acuerdos de la Mesa.

En el caso de la sentencia sobre el primer decreto de estado de alarma, el argumento aceptado fue que el gobierno aceptó el confinamiento bajo el paraguas legal equivocado, porque habría sido fundamental pedir a los tribunales que declararan un estado de excepción. Solo así – dijo el Tribunal Constitucional al aprobar la propuesta del relator, juez Pedro González Trevijano, también del sector conservador, que lo apoyará hasta que asuma la presidencia – se podrá aplicar una disposición que no implique una mera limitación, sino una suspensión de los derechos fundamentales.

En el caso que se decidirá esta semana, sobre el segundo estado de alarma, el relator propone una vez más que las medidas más importantes adoptadas por el gobierno sean declaradas inconstitucionales ante la persistencia de la pandemia. El proyecto de sentencia cuestiona la delegación de competencias a las comunidades autónomas, al considerar que no tienen competencias para pactar determinadas restricciones de derechos. También se cuestiona la reducción del escrutinio parlamentario durante el semestre para el que se preveía este segundo estado de alarma. Habrá un primer debate sobre la ley Celáa, pero no se votará. La presentación preparada considera inconstitucional negar subsidios a las escuelas segregadas por sexo.