El Tribunal de Cuentas amplía en dos días el plazo para el pago de las obligaciones de los golpistas



El periódico digital de Alicantur Noticias

Confusión y caos alrededor garantía a ser presentada por los líderes del proceso separatista que se lleva a cabo en Tribunal de cuentas por la difusión internacional del secesionista intenso e igual a 5,4 millones de euros. Debido a una supuesta disposición administrativa, la Institut Català de Finances (ICF), la entidad de crédito de la Generalitat, no pudo disponer antes del vencimiento (miércoles por la noche) del aprobaciones 29 de los 34 sospechosos habían preguntado. Esta mañana, sus representantes legales afirmaron ante el órgano de control estatal que sus patrones estaban esperando la documentación de la ICF y que debían estar allí en breve, por lo que la instructora, Esperanza García, extendió el plazo en 48 horas con el fin de recibir las garantías y analizar su legalidad.

Anoche el ICF recibió el dinero del Fondo Complementario de Riesgos arbitrado por la Generalitat, pero un error burocrático notarial impidió al ICF proceder con las garantías. Ahora, con la prórroga concedida por el investigador ya fuera de plazo, los abogados de los imputados confían en que podrán entregar toda la documentación. Una vez que se completa el procedimiento, el Tribunal de Cuentas debe decidir si permite a la Generalitat pagar con fondos públicos las limitaciones de los líderes separatistas que han asumido responsabilidades contables al autorizar los gastos que están bajo la lupa fiscal.

Sería la primera vez que el Tribunal de Cuentas admite que la administración lesionada es la que cubre las obligacionesPero la prórroga del plazo tras reiteradas negativas dio esperanzas a los abogados defensores.

Actualmente el Tribunal de Cuentas no habría dado seguimiento a las órdenes de incautación, como se señaló en primer lugar, aunque esta ordenanza no significa en ningún caso que los afectados perderían inmediatamente sus bienes. No solo es posible apelar, sino que habría que esperar a que concluya el trámite para poder llevar a cabo los embargos siempre y cuando los sospechosos sean culpables y no puedan hacer frente a las multas en dinero.

Refiriéndose a caja de solidaridad separatista, la suma recaudada sirvió para cubrir las multas impuestas a Artur Mas y al exconsejero Francesc Homs por el referéndum ilegal del 9-N 2014. De esta forma, Mas y Homs no perdieron sus propiedades y pudieron presentarlas en garantía. para este nuevo caso.

Solo uno de los imputados no entregó sus propiedades como garantía ni aceptó la vía de la ICF. Se asume con el nombre de Carles Puigdemont, que cree que la sede en Bélgica queda fuera del procedimiento judicial o administrativo español.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *