El tribunal militar absolvió a un guardia civil de Magaluf que golpeó a unos turistas británicos.



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El Juzgado Central Militar absolvió a uno de los dos guardias civiles que fueron sancionados por golpear con sus porras a un grupo de turistas británicos involucrados en un enfrentamiento en la localidad turística de Magaluf (Mallorca) a las 03:30 horas del 6 de octubre de 2018. . La sanción impuesta al otro agente también se rompió el pasado mes de diciembre.

El incidente desató polémica en Reino Unido ya que se difundió un video en el que se apreciaba cómo los guardias golpeaban a dos jóvenes que peleaban, aparentemente borrachos, y a la mujer que acompañaba a uno de ellos. Cae al suelo tras recibir un empujón. Tabloide Correo diario «Mientras la policía española intentaba poner fin con calma a una discusión en Magaluf, golpearon a la inglesa con una porra».

La Guardia Civil condenó a la Policía por considerar que no existía un grave peligro de inseguridad pública o integridad física que justificara el uso de porras, por lo que tuvieron que recurrir a otros métodos disuasorios.

Sin embargo, la sentencia indica que el expediente disciplinario se basa únicamente en video, tiene una duración de 1.04 minutos y no contiene ninguna discusión previa o «amenazas fuertes» ya presentes en el pub. Afuera, los dos ingleses se oponían a los porteros del edificio, a quienes se dirigían, pasándose los dedos por el cuello e intentando atacarlos cuando se les impidiera volver a entrar.

El tribunal militar critica la falta de testimonio de los conserjes que, según los agentes, les pidieron que intervinieran y afirmó que el único testigo interrogado vio una pelea «empujando, gritando y tirando» y «los agentes de la Guardia Civil que hablaban con los jóvenes y los ignoraban, empezaron a aferrarse entre sí, y que los agentes utilizaron sus defensas para evitar más discusiones». tuvo que intervenir ”.

Al concluir que no existían pruebas para incriminar al agente, el tribunal anuló la pena de cinco días por sus bienes, así como la suspensión de funciones que se le impuso por un delito grave de «exhibición y uso injustificado de armas». […] viola los principios y normas que rigen su implementación ”. El abogado de los guardias, Antonio Suárez-Valdés, acoge con satisfacción una sentencia que, según él, incita a los agentes a «seguir manteniendo el orden y la seguridad pública», a pesar de la actitud de sus comandantes políticos.