El Tribunal Supremo condena a Luis Brcenas y al PP por el ‘caso Grtel’ en medio de reprimendas en la audiencia por sus denuncias del ‘recuadro B’



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El Tribunal Supremo notificó este miércoles la sentencia de la Primera Época de la conspiración Grtel (1999-2005) y confirmó en general las condenas impuestas por la Audiencia Nacional a los principales líderes de esta red de corrupción así como la que el Partido Popular recibió para sacar beneficiarse de la red corporativa liderada por Francisco Correa.

En sentencia de 1.843 páginas, el Tribunal Superior confirma la comisión en este caso de delitos de corrupción (activa y pasiva), falsificación de documentos comerciales, malversación de fondos públicos, prevaricación, asociación ilícita, fraude a la administración pública, blanqueo de capitales. dinero, delitos contra las finanzas públicas, tráfico de influencias, malversación o recaudación ilegal de impuestos.

En mayo de 2018, el PP fue condenado en derecho civil -como parte del proceso penal- a devolver 245.000 euros que obtenían de fondos ilícitos a través de los ayuntamientos de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda (Madrid). Esta pena es ahora ligeramente modificada por el Tribunal Superior en sentencia adoptada por unanimidad y cuya presentación fue competencia del magistrado. Juan Ramn Berdugo. El PP, lucrativo participante en los actos electorales que las empresas del grupo Correa pagaron en las ciudades madrileñas de Majadahonda y Pozuelo cuando Guillermo Ortega Y Jess Seplveda fueron candidatos a esos alcaldes, deberán abonar 133.628,48 euros por los actos realizados en Majadahonda y 111.864,32 euros por los de Pozuelo, ya que se constató que hubo un enriquecimiento ilícito en detrimento de los intereses del Estado, generando una obligación de devolución civil. La sentencia establece que lo pagarán directamente y en solidaridad con los condenados Guillermo Ortega, Jos Luis Peas, Juan Jos Moreno, Carmen Rodrguez Quijano, Francisco Correa, Pablo Crespo (para gastos de Majadahonda) e Jess Seplveda (de los de Pozuelo).

La Sala, en cambio, mantiene la sentencia del líder de Grtel Francisco Correa a 51 años, reduce la de su número dos a 36 años y 8 meses Pablo Crespo, a los 29 años y un mes el del ex tesorero del PP Luis Brcenas y deja la sentencia de su esposa entre doce años y 11 meses Marcador de posición de Rosala Iglesias.

Crítica a las frases de De Prada

Además, la sentencia contiene reproches a las pretensiones de la Audiencia Nacional sobre la Caja B educación conservadora cuando se considera que el tribunal de aplicación se ha excedido en su razonamiento jurídico. La Sala considera excesivas las referencias al recuadro opaco porque no puede haber responsabilidad penal sin acusación ni defensa.

Esas sentencias más duras con el gobierno de Mariano Rajoy y la financiación de su partido en B fue el detonante del voto de censura contra el triunfo del Ejecutivo del PP en el Congreso de los Diputados. Esos pasajes de la sentencia fueron escritos por el magistrado progresista Jos Ricardo de Prada y provocó que el relator de la sentencia, el magistrado ngel Hurtado, acabaría redactando un voto privado en contra de su propia resolución.

En su recurso de casación, el PP denunció la vulneración del derecho al honor, la tutela judicial efectiva sin indiferencia y la presunción de inocencia por considerar que la Audiencia Nacional había incluido innecesariamente declaraciones relativas a la existencia de un recuadro B en el partido, atribuyendo a la formación política un delito que no ha sido perseguido.

La Sala considera que es parcialmente correcta la opinión particular de Hurtado, que considera estas declaraciones como excesivas y expresivas de un Técnica irregular en la redacción de la oración. En su fallo, sostiene que la responsabilidad penal no se puede reclamar sin acusación ni defensa y recuerda que el Partido Popular participó en el juicio como participante lucrativo, lo que supone que el beneficiario no solo no participó en el delito, sino que no estaba al tanto de su comisión.

El tribunal explica que nadie ha acusado la formación de Pablo Casado porque no pudo, así que denunciar una responsabilidad involuntaria es tanto como ponerse en el lugar de la acusación y condenar sin pedirlo, dicen los magistrados. “La contradicción en la que entra la sentencia es evidente, considerando que el Partido Popular fue criminalmente informado y responsable, incluso con fines teóricos, implica el entendimiento de que no era ajeno a los hechos delictivos, por lo que sería imposible aplicar la regla utilizada para imputar civilmente a tales participa en el proceso penal y en base a una figura, el artículo 122, que exige la enajenación ”. La lucrativa sentencia no solo es compatible con la buena fe y, por supuesto, la inocencia, sino que también presupone esta última, agrega la Sala Penal.

La Sala recuerda que si la defensa del PP hubiera devuelto el dinero antes del juicio, su presencia no habría sido necesaria, ya que el tercero que participa con fines de lucro no es culpable sino civilmente responsable y si el dinero hubiera sido devuelto antes del juicio. el juicio habría extinguido su obligación civil.

Actividad fraudulenta de Brcenas

En cuanto a la ex hacienda pública del PP, la sentencia recoge todas las maniobras llevadas a cabo por los imputados dentro de «una actitud de permanente fraude, tendiente a ocultar que Luis Brcenas era el verdadero propietario y el verdadero origen de los fondos, tanto es así que tanto él porque su esposa no declaró todos los ingresos a las autoridades tributarias: ocultaron pagos a las autoridades tributarias, simularon la venta de cuadros y, finalmente, presentaron una Declaración Especial de Impuestos a nombre de Tesedul, en el que reflejan de forma incompleta las cantidades omitidas en las correspondientes declaraciones de impuestos de las personas físicas de Luis Brcenas para los años 2007 a 2010, insertando la cantidad de 1.098.804 euros por este concepto ”.

Sobre la condena de Brcenas, como autor, y de su esposa Rosala Iglesias, como colaboradora necesaria, por el delito de malversación, en concreto por el robo de 149.600 euros ‘Caja B’ por parte del Partido Popular, mediante la compra de acciones de Libertad digital, la Sala enfatiza que la Audiencia Nacional tenía pruebas de objeción válidas y suficientes para concluir «o la existencia de una ‘Caja B’, o ‘cuentas extra-contables’ del PP – sobre las cuales el demandante tenía pleno control y disponibilidad -, como las diversas escrituras de incautación verificadas por este último, incluyendo la utilización de 149.600 euros, de dicho fondo, para la compra de acciones de la entidad Libertad Digital ”.

Tras analizar el recurso de casación de Rosala Iglesias, el tribunal concluye que existen múltiples y acreditados indicios de que conocía el origen delictivo del dinero, el aumento del patrimonio de su marido no justificado por sus ingresos ordinarios y destaca la conducta activa de la mujer condenada. «, no solo en la tramitación de dicha documentación falsa relativa a transacciones inexistentes, sino también en la gestión eficaz de las cuentas bancarias abiertas a su nombre, en los propios ingresos que verificó de aquellas sumas de dinero que luego quedaron reflejadas en las declaraciones de impuestos «.

El fraude atribuido a Iglesias se articuló a través de una serie de trucos (abrir cuentas bancarias, tomar como propios determinados ingresos en sus cuentas bancarias verificados por ellos mismos o enviar falsamente en su declaración de renta individual de transacciones inexistentes. De art) en la que su intervención fue fundamental y en sí misma incompatible con el desconocimiento o ignorancia invocada por el imputado.

El fallo concluye que la esposa de Luis Brcenas «tenía pleno control y capacidad de gestión sobre las cuentas bancarias que poseía, suizas o españolas, a través de las cuales la pareja escondía sus bienes y los circulaba; y por otro lado, que también observó un comportamiento claramente activo para colaborar en esta dinámica de fraude, encubrimiento y consecuente afloramiento del dinero obtenido ilegalmente por su esposo. Su participación, como hemos visto, no se limitó a la colocación de su firma en algunos documentos ”.

Sin embargo, la Corte Suprema estima parcialmente los recursos tanto de Luis Brcenas como de Rosala Iglesias y los absuelve del delito de tentativa de fraude procesal (con una pena de 9 meses de prisión) y reduce sus condenas por el delito de blanqueo de capitales de parte de excluir de ella la competencia de un delito continuo de falsificación documental.

Mato también aprovechó la trama

En el caso de la exministra Ana Mato, en cambio, la sentencia confirma su responsabilidad como partícipe de la participación en los beneficios porque cree que se ha beneficiado de pagos en especie del grupo Correa por un importe de 25.608 euros. La sentencia de la Audiencia Nacional detalló diversos pagos en especie realizados por el Grupo Correa como viajes y servicios turísticos a Jess Seplveda y su familia, eventos familiares como cumpleaños y comunión de los hijos del matrimonio.

El Tribunal Superior solicita gastos a favor de la unidad familiar formada por la demandante y su esposo, gastos que no han sido cubiertos por ninguno de los cónyuges, por lo que es obvio que al ser un enriquecimiento sin motivo, corresponde a la demandante paga su parte.

.