El Tribunal Supremo decidirá si está justificada la multa a Telepizza por la dimisión de Marcos de Quinto



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Marcos de Quinto, exdirector de Telepizza.
Marcos de Quinto, exdirector de Telepizza.Pablo Monge

El Tribunal Supremo estimó el recurso de casación de Telepizza contra la sentencia de 18 de marzo, dictada por la Sala de lo Litigio de la Audiencia Nacional, con la que condenó a la cadena de restaurantes al pago de una multa de 150.000 euros por haber comunicado incorrectamente al mercado la dimisión de Marcos de Quinto para continuar en el consejo de administración, que tuvo lugar el 18 de mayo de 2018. Entonces Telepizza se refirió a «motivos personales», para justificar la despedida del empresario, cuando en realidad De Quinto no estuvo de acuerdo porque no compartía el plan de Telepizza de firmar un pacto con Pizza Hut (ahora Yum!) para convertirse en master franquiciado en España y Latinoamérica.

La CNMV abrió un expediente por ese hecho y acabó sancionando a la sociedad por una infracción grave a que se refiere el artículo 295.15 de la Ley del Mercado de Valores por incumplimiento de la normativa sobre abuso de mercado. La CNMV siempre ha sostenido que Telepizza había facilitado información con datos inexactos o falsos, y que había omitido aspectos o datos relevantes para explicar lo sucedido. De hecho, la sentencia de la Audiencia que aprobó la sanción llegó a la conclusión de que la renuncia tenía un motivo personal, pero que había sido pronunciada por el desgana de Marcos de Quinto, en contra de la mayoría de la junta directiva, para respaldar la transacción. Algo «lo suficientemente trascendente y concreto» como para haber influido, si se comunica adecuadamente, en las decisiones de los inversores y en los precios de las acciones.

La compañía, sin embargo, afirma haber cumplido con las recomendaciones del Código de Gobierno Corporativo del órgano supervisor entonces vigente, que preveía la comunicación de la revocación del consejero como hecho significativo, «pero no los motivos de la revocación», según a la apelación admitida al tratamiento. La Corte Suprema ahora tiene la intención de interpretar la Ley de Abuso del Mercado y la Ley del Mercado de Valores para dictaminar.

Tras ese acuerdo con Pizza Hut, que fue muy bien recibido por el mercado, Telepizza aspiraba a crear un gigante en Latinoamérica, el Caribe, Suiza y España, con la intención de crear 1.300 nuevas aperturas en 10 años. Sin embargo, el año pasado, la compañía amenazó con romper el trato debido a la «incapacidad» de integrar ambas marcas de manera eficiente porque COVID deprimió las ventas y provocó las necesidades de financiamiento del grupo. Después de un año en la cuerda floja, los términos del acuerdo han sido revisados ​​y Food Delivery Brands (Telepizza), propiedad de KKR, ha obtenido nuevos fondos. Como se anunció el pasado mes de mayo, Telepizza y Pizza Hut (¡Yum!) Ampliaron un año el plazo de esas 1.300 aperturas y revisaron la distribución geográfica de las aperturas. Telepizza registró unas pérdidas de 12 millones de euros en el primer trimestre de este año.