El Tribunal Supremo dictaminó que la Universidad Pompeu Fabra viola la neutralidad con un texto a favor de los golpistas



La actualidad en Alicantur Noticias

Nuevo sentencia contra la práctica de rectores y profesores separatistas Las universidades catalanas se pronuncian de manera corporativa a favor de los golpistas encarcelados y los postulados independentistas. La Corte Suprema ha ratificado que un cartel de claustro Universidad Pompeu Fabra contra la sentencia sobre el golpe de Estado del 1-O «no encuentra cobertura en la autonomía universitaria, ni en la supuesta libertad de ideología y expresión».

La Sala de lo Contencioso-Administrativo rechaza, por tanto, el recurso de casación interpuesto por Pompeu Fabra contra el acuerdo del Consejo Central Electoral (JEC) de 20 de noviembre de 2019 en el que resolvió que la proclamación de la universidad violaba el principio de neutralidad política consagrado en el artículo 130.1 de la Constitución, así como la ley orgánica del régimen electoral general (Loreg) en la sección where prohíbe a cualquier organismo público emitir durante el período electoral mensajes coincidentes con los de grupos políticos.

El manifiesto censuró al presunto «violencia policial» Durante el referéndum ilegal, así como la «represión y erosión de las libertades», pidió la liberación de los condenados y el sobreseimiento de todas las causas vinculadas al independentismo. Tan pronto como se hizo pública la declaración separatista, el resto de universidades públicas con sede en Cataluña se sumaron al pregón.

El texto fue impugnado por el profesor de derecho administrativo Andrés Betancor en el Consejo Central Electoral, quien coincidió con él. La Universidad Pompeu Fabra se opuso con otro recurso al Tribunal Supremo, que es el que finalmente estableció que la propaganda electoral en las universidades es inconstitucional y no puede beneficiarse de la libertad de expresión ni de la autonomía universitaria.

Aunque no es la primera resolución judicial contra este tipo de proclamas, ya que el juzgado contencioso-administrativo número 3 de Barcelona ha fallado en relación a un texto de la Universidad de Barcelona que este «Es parte de la administración pública y no es una institución de representación política» y que «no puede asumir una posición política particular como la suya», volvieron a manifestar los rectores de la universidad a favor de una amnistía para los golpistas a fines del pasado mes de marzo. Las deliberaciones de los claustros a favor de las tesis separatistas son una constante del llamado «procés» en gran parte de la penetración de Asamblea Nacional Catalana (CONGRESO NACIONAL AFRICANO), Òmnium y partidos independentistas entre profesores y sindicatos.

El diputado por la ciudadanía en el parlamento catalán Ignacio Martín Blanco celebró la sentencia de la Corte Suprema y declaró que «es una buena noticia que la Justicia vuelva a decir a los organismos públicos que no pueden violar sistemáticamente el derecho a la libertad de expresión de los ciudadanos y la comunidad universitaria «.

.